DragUFO

El incidente del disco de Draguignan: ¿una conexión con la red mundial?

El incidente OVNI ocurrido en la región francesa de Draguignan en la primavera de 1971 sigue sin explicación hoy en día casi medio siglo después. Fue un incidente en el que hubo dos testigos -cada uno de ellos miembro de una banda- que vieron cómo se desarrollaban los acontecimientos mientras se dirigían a un ensayo preestablecido de la banda en una casa desocupada.

Es más, especialmente cuando examinamos otros relatos muy similares en exactamente la misma región, parece haber pruebas de que esta parte del mundo puede albergar líneas de falla. Las mismas líneas que algunos investigadores sugieren que son parte de una red mundial de energía. Una que se conocía en la antigüedad y que comparte una aparente conexión con la actividad OVNI, tanto ahora como en el pasado lejano.

El relato fue traducido por el veterano investigador Gordon Creighton y apareció en la edición del volumen 19, número 3, de la revista Flying Saucer Review. Aunque hay varias versiones de este incidente en Internet, todas parecen ser réplicas directas de este relato de Flying Saucer Review. Sin embargo, en la edición del Suplemento 14 de Flying Saucer Review Case Histories de abril de 1973, se presenta un relato mucho más detallado.

Un objeto rojo brillante en una carretera pequeña y tranquila

Pierre Calafat y André Bouchaud, de 25 y 23 años respectivamente, se dirigían la noche del 29 de marzo de 1971 a una «casa aislada» para reunirse con los demás miembros de la banda de baile de la que formaban parte. La casa, situada en la campiña de Draguignan (Francia), no tenía ningún otro vecino y se encontraba al final de una carretera tranquila.

Estas condiciones eran ideales para la banda de baile, que planeaba utilizar la casa como base de ensayo para perfeccionar sus rutinas. El aislamiento de la propiedad permitía que el volumen de la música y el ruido de sus pasos no fueran un problema para los vecinos.

Sin embargo, esa noche en particular, alrededor de las 21:00 horas, con los demás miembros de la banda aún por llegar, Calafat y Bouchaud vivirían una de las noches más extrañas de sus vidas. Al girar su vehículo hacia la pequeña carretera que conducía a la casa, fueron testigos de una extraña «luz rojiza» sobre su cabeza y frente a su vehículo.

Los dos jóvenes observaron el extraño resplandor durante un momento o dos más antes de detener el vehículo. Con el coche parado, miraron por sus respectivas ventanas. Para ambos estaba claro que la luz brillante no era el resultado de un avión o un helicóptero. Cada uno de ellos pudo ver ahora que el objeto era «más o menos una forma redonda, que emitía una luz roja oscura».

Las descripciones que daban de las naves eran intrigantes. Y aunque difieren ligeramente -por ejemplo, Bouchaud describe el objeto como «un plato superpuesto a otro» mientras que Calafat afirma que es como «un plato visto desde abajo»-, cada uno ve claramente lo mismo.

¿Una señal involuntaria?

Cada uno de ellos estimó que el objeto tenía entre 10 y 15 metros de diámetro. Y a pesar de sus ligeras discrepancias sobre la forma básica del objeto, cada uno de ellos afirmó que el brillo era definitivamente visible en la parte inferior de la nave.

Bouchaud pidió a su amigo que apagara los faros del coche, recordando en su mente un encuentro anterior con un OVNI que había presenciado varios años antes. Por error, debido a su desconocimiento del coche, Calafat puso las luces a «tope», luego las bajó antes de atenuarlas finalmente. Independientemente de la exactitud, los testigos sostienen que esta acción involuntaria podría haber sido interpretada como una señal.

Casi inmediatamente después de la ligera debacle con las luces, el objeto se elevó en el aire antes de completar lo que parecía ser un «movimiento en forma de Z» sobre su cabeza. Esto se repetiría dos veces más.

Los dos hombres observaron estos movimientos durante unos instantes antes de meter el coche y salir una vez más para completar el resto de su viaje hasta la casa alquilada y desocupada. Cuando llegaron al exterior de la propiedad poco después, el objeto rojo brillante seguía siendo perfectamente visible en lo alto.

Tal vez lo más preocupante era el hecho de que ahora se encontraba más abajo del suelo y a poco más de 150 pies de su ubicación. A pesar de que esta proximidad sin duda hizo que ambos hombres se sintieran incómodos, cada uno de ellos miró fijamente la extraña nave, captando todos los detalles posibles.

Ambos recuerdan que los «contornos eran muy nítidos» en el exterior. Además, el color era un «rojo oscuro como la masilla de celulosa que se utiliza como imprimación antes de pintar la carrocería de los coches». Otro detalle que destacaba era el aspecto mucho más oscuro de la parte inferior de la nave que el de la parte superior.

«Se desvanece como un rayo»

Una extraña luz «amarillenta» emanaba de la nave, y Bouchaud incluso describió la luz como «ondulante». Además, parecía haber otras tres luces en la parte superior de la nave que parecían sugerir un «movimiento de rotación» de al menos la sección superior del objeto.

El objeto permaneció en esta posición durante unos dos minutos. Luego, «rodó» ligeramente antes de desaparecer en el cielo «como un destello». Durante todo el incidente, los dos testigos no escucharon ni un solo sonido. Todo el encuentro se produjo en absoluto silencio.

Un detalle extraño que merece la pena destacar es que, mientras que Bouchaud no se vio afectado por el incidente (recordemos que afirmó haber visto un objeto similar varios años antes), ese no fue el caso de Calafat. Recuerda que tuvo la sensación de tener dificultades para respirar durante gran parte del encuentro. Y que esa «opresión» era consecuencia del extraño objeto.

Incluso tiempo después, cuando el objeto ya había desaparecido, seguía teniendo el aspecto de alguien que se encontraba extremadamente mal. Más extraño aún era el reloj de pulsera que llevaba. Tras el incidente, empezó a dar la hora de forma errática y cada vez se paraba más. El examen del reloj mostró que estaba «fuertemente magnetizado».

Por supuesto, sigue siendo una incógnita si estas cosas fueron consecuencia del avistamiento y de la exposición de Calafat al mismo. Sin embargo, si ese fuera el caso, tenemos que preguntarnos por qué Bouchaud no se vio aparentemente afectado por el misterioso visitante. ¿Podría tener algo que ver con el avistamiento anterior que tuvo? Es ahí donde vamos a centrar nuestra atención a continuación.

A poca distancia, ¡cinco años antes!

Según la información que dio a los investigadores de ovnis de la época, Bouchaud había experimentado un encuentro con un ovni la noche del 17 de julio de 1966. El incidente ocurrió en un pequeño pueblo a poca distancia del lugar del incidente de 1971.

El día en cuestión era un domingo, aunque técnicamente la hora tardía era la madrugada del lunes. Seis amigos habían asistido a una fiesta y se preparaban para volver a casa, divididos en dos grupos de tres en dos coches.

El primer coche se adelantó, pero el segundo se quedó aparentemente rezagado. Esto hizo que el primer coche diera la vuelta para localizar a sus amigos en caso de que hubiera habido un accidente. Cuando los encontraron poco después en la carretera, les informaron del extraño incidente que acababan de presenciar.

Tras sortear las sinuosas carreteras cercanas al río Nartuby, uno de los pasajeros había gritado de repente: «¡Mira! Hay un platillo volante». Aunque el conductor y el otro pasajero supusieron que estaba bromeando, ante su insistencia, pararon el coche para investigar más a fondo. Cuando lo hicieron, los tres jóvenes pudieron ver «dos grandes luces que emitían un resplandor apagado». Y lo que es más, parecían «moverse en paralelo» a su ubicación.

Los hombres volvieron a entrar en su vehículo y lo pusieron en marcha. Mientras continuaban por la carretera, seguían las luces brillantes mientras se abrían paso entre las copas de los árboles. Por un momento, las luces desaparecían. Sin embargo, cuando volvían a aparecer, los tres jóvenes tenían una visión clara no sólo de las luces, sino del propio objeto.

Como una «caja de queso Camembert» brillante

El conductor del vehículo se apartó una vez más a un lado de la carretera. Luego apagó las luces y detuvo el motor. Entonces, tan silenciosamente como pudieron, los testigos salieron del coche y se dirigieron a un pequeño muro al lado de la carretera. Desde allí, observaron el extraño objeto. Ahora descendía ligeramente y se acercaba a su ubicación.

Finalmente, se detuvo y se mantuvo a unos 150 pies de ellos, y aproximadamente a 100 pies del suelo. De repente, una ráfaga de rayos de luz apareció desde la parte inferior de la nave alcanzando el suelo. Esta exhibición duró varios segundos antes de que las luces se apagaran de repente. Luego, la nave desapareció con un brillante despliegue de velocidad.

Tras la desaparición de la nave, todos se dieron cuenta de que no había emitido ningún sonido. De hecho, todo lo que les rodeaba era completamente silencioso.

Mientras contemplaban lo que habían presenciado, las luces del primer coche se acercaban a la carretera. Aunque los que iban en el vehículo no habían presenciado nada tan cercano como los tres del segundo coche, habían sido testigos de algo que parecía una «caja de queso Camembert» brillante que se movía por encima de ellos en completo silencio.

Lo que quizás también sea interesante es que toda la zona tiene «líneas de falla» a su alrededor. ¿Podrían estas fallas tener algo que ver con los avistamientos en la zona? ¿Y podría ser que esta zona -como muchas otras en todo el planeta- haya albergado esta misteriosa actividad durante mucho más tiempo del que muchos de nosotros podríamos imaginar?

Volveremos sobre esta idea en breve. Sin embargo, primero examinaremos otros dos avistamientos muy similares en la misma región.

El extraño encuentro del Sr. F, septiembre de 1945

El primero de ellos ocurrió sólo unos meses después del final de la Segunda Guerra Mundial. El testigo, conocido como «Sr. F», un pastor de 62 años de la región de Draguignan, estaba vigilando a sus ovejas durante la noche a finales de septiembre de 1945. La noche había transcurrido como él esperaba. Hasta que, aproximadamente «una hora antes del amanecer», un extraño «resplandor amarillo» apareció en el cielo.

El resplandor era claramente circular. Y lo que es más, descendía hacia el suelo. Al hacerlo, toda la zona se iluminó como si fuera «a plena luz del día». Esto hacía que las ovejas huyeran en todas direcciones. Al parecer, intentaban claramente alejarse de las zonas iluminadas.

El objeto permaneció en el lugar donde se encontraba, planeando por encima de la cabeza. El testigo estaba lo suficientemente aturdido y conmocionado por el encuentro como para no saber exactamente cuánto tiempo permaneció el objeto. Sin embargo, recordó que un extraño «latido o zumbido» le hizo recobrar el sentido justo antes de ver cómo la nave salía disparada hacia el cielo.

Durante varias horas después del encuentro, las ovejas y los perros que tenía con él se mostraron «perturbados» y ansiosos.

Más de dos décadas después, y sólo tres años antes del encuentro en Draguignan presenciado por los dos miembros de la banda de baile, se produjo otro encuentro en la región.

Christian Fabre es testigo del «resplandor naranja», en marzo de 1968

Aunque la fecha exacta es incierta, en algún momento de mediados de marzo de 1968, alrededor de las 23:30 horas, Christian Fabre, de 16 años, regresaba a casa de sus padres. Mientras lo hacía, dirigía su atención a observar la ciudad. Fue entonces cuando notó un extraño «resplandor naranja» en la distancia.

Cuanto más miraba el extraño objeto brillante, más se daba cuenta de que tenía la forma de un cigarro. Y lo que es más, se movía a través del cielo, cambiando de color a un rojo oscuro mientras lo hacía. Y lo que es más intrigante, parecía estar cambiando de forma, haciéndose ligeramente más grande o más grueso.

A medida que se acercaba, Fabre describió el objeto «como un plato de sopa al revés, con el borde abombado en la parte inferior». Esta descripción es muy similar a la que hicieron los bailarines en 1971.

Se detenía sobre la torre del reloj de la ciudad y giraba durante varios segundos. A medida que lo hacía, volvía al color naranja que tenía cuando Fabre lo había visto por primera vez. A continuación, se precipitó al suelo a gran velocidad, deteniéndose repentinamente y volviendo a girar.

El extraño objeto permanecería en el lugar donde estaba durante varios segundos más antes de subir al cielo con la misma velocidad alarmante con la que había caído. Una vez más, el color cambiaría de naranja a un rojo oscuro. Finalmente, desaparecería en la distancia.

El detalle del cambio de color es particularmente intrigante, ya que aparece en muchos informes sobre ovnis. Además, como en este caso, estos cambios de color suelen estar relacionados, aunque no exclusivamente, con la velocidad del objeto.

Líneas de falla y leyendas locales

Hemos mencionado que algunos investigadores sugieren que hay líneas de falla que atraviesan la región de Draguignan. Y lo que es más, algunos investigadores de ovnis han sugerido que existe una conexión entre estas líneas de falla y los avistamientos de ovnis.

Algunos sugieren que estos avistamientos, para la mayoría, son una especie de manifestación de energías. Estas resultan en una especie de espejismo aéreo extraño. Otros sugieren que los propios ovnis son muy reales. Y utilizan estas líneas -que muchos creen que conectan todo el mundo como parte de una «red mundial»- para atravesar la Tierra, utilizando las energías que producen al hacerlo. Otros sugieren que estas líneas de falla crean portales o puertas. Éstas permiten a estos vehículos cósmicos entrar y salir de nuestro mundo al suyo.

Quizás un aspecto interesante que debemos examinar brevemente es el que destacaron los investigadores del caso en su momento. Los de las leyendas locales de la zona que sugieren que, en la antigüedad, un «gran dragón rondaba» el pueblo. Muchos estudiosos de la teoría del astronauta ancestral hacen la conexión entre los dragones -un animal aéreo que respira fuego- y un objeto volador como una nave espacial. Sobre todo cuando puede aterrizar y despegar en una explosión de llamas y ruido. Quizás sea interesante observar que las leyendas de dragones que respiran fuego desde el aire existen en casi todas las culturas del mundo.

¿De dónde procede esta idea? ¿Podrían haber existido alguna vez, en carne y hueso? ¿O es posible que una criatura tan bestial fuera la única forma que tenían los antiguos de explicar y racionalizar una aeronave tan futurista?

Quizás un aspecto interesante que debemos examinar brevemente es el que destacaron los investigadores del caso en su momento. Se trata de las leyendas locales de la zona que sugieren que, en la antigüedad, un «gran dragón rondaba» el pueblo. Muchos estudiosos de la teoría del astronauta ancestral hacen la conexión entre los dragones -un animal aéreo que respira fuego- y un objeto volador como una nave espacial. Sobre todo cuando puede aterrizar y despegar en una explosión de llamas y ruido. Quizás sea interesante observar que las leyendas de dragones que respiran fuego desde el aire existen en casi todas las culturas del mundo.

¿De dónde procede esta idea? ¿Podrían haber existido alguna vez, en carne y hueso? ¿O es posible que una criatura tan bestial fuera la única forma que tenían los antiguos de explicar y racionalizar una aeronave tan futurista?

La red energética mundial y «los dioses» de la antigüedad

Quizás sea aún más intrigante otra leyenda local de la antigüedad. Una que habla de una «gran llama (que) brota del suelo». Una vez más, ¿son estas leyendas una referencia a la tecnología aérea? Y si es así, ¿por qué esta región de Francia tiene una historia tan larga de aparente actividad ovni?

Además, parece que todavía hoy se producen avistamientos de ovnis en esta región del país. No tenemos espacio ni tiempo para examinarlos aquí. Sin embargo, parece claramente evidente que la región es un extraño punto caliente para tal actividad. Y las conexiones con las líneas de falla, aunque sólo son especulaciones, también son interesantes. Y un aspecto de tales avistamientos que debería ser considerado en cualquier revisión o reinvestigación futura del caso.

Hemos examinado antes, por ejemplo, las afirmaciones de una red mundial de energía. Una que era conocida por las antiguas civilizaciones avanzadas en la antigüedad. Y cuando muchos de los mitos y leyendas de la creación de todo el mundo hablan de esos tiempos en la prehistoria cuando los humanos y «los dioses» caminaban juntos por la Tierra, tenemos que preguntarnos quizás si estas líneas de la red siguen siendo utilizadas por los mismos «dioses» hoy en día. Sólo nosotros en el mundo moderno, por supuesto, reconoceríamos a tales visitantes como extraterrestres. O, al menos, como entidades vivas de carne y hueso, en contraposición a un ser divino.

Fuente: ufoinsight.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

korean war corea

Cuando docenas de tropas en la guerra de Corea afirmaron que un ovni los enfermó

Las teorías van desde los rayos de la muerte soviéticos de alta tecnología hasta los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *