Inicio / Ciencia y Tecnologia / Astrónomos están rastreando cuatro objetos interestelares en nuestro Sistema Solar Externo
Esta serie de imágenes muestra cómo se rompe el asteroide P / 2013 R3, tal como lo vio el Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA en 2013. Esta es la primera vez que se ve que un cuerpo así se somete a este tipo de ruptura. Foto Flickr https://flic.kr/p/kLmBKL

Astrónomos están rastreando cuatro objetos interestelares en nuestro Sistema Solar Externo

Usando modelos computarizados detallados de objetos de tipo asteroidal entre el Sol y Júpiter, dos investigadores de la Universidad de Harvard descubrieron que al menos cuatro objetos conocidos tienen probabilidades de tener orígenes fuera de nuestro sistema solar.

Después de quedar atrapados gravitacionalmente, se cree que los cuatro objetos potencialmente interestelares — 2011 SP25, 2017 RR2, 2017 SV13, y 2018 TL6 — pasan la mayor parte de su tiempo entre las órbitas de Júpiter y Neptuno. Sin embargo, durante sus acercamientos más cercanos al Sol, pasan por el vecindario de la Tierra.

En un artículo presentado a las Notificaciones Mensuales de la Royal Astronomical Society, los coautores de Harvard, Amir Siraj y Abraham Loeb, comparan las características orbitales de los objetos teóricos de alta inclinación con las de los centauros, la población más similar de asteroides conocidos.

«Encontramos que debería haber cientos de objetos interestelares del tamaño de Oumuamua identificables por órbitas similares a las de un centauro», escriben los autores. 1I/2017 U1 Oumuamua, el primer objeto interestelar de fidedigna reputación, fue descubierto el 19 de octubre de 2017 por el telescopio Pan-Starrs de la Universidad de Hawaii. Pero los autores señalan que debería haber al menos 66 posibles otros objetos interestelares en sus cálculos, con diámetros que oscilan entre los 100 metros y los 10 kilómetros de tamaño.

Y todos estos potenciales intrusos interestelares deberían ser detectables por el LSST (Large Synoptic Survey Telescope), actualmente en construcción en Chile.

«El sistema Sun-Jupiter actúa como una red de pesca que recoge objetos interestelares», me dijo el astrofísico de la Universidad de Harvard Abraham Loeb. «En cualquier momento, hay miles de objetos atrapados en el sistema solar…»

Nuestro trabajo, dice Loeb, muestra que al enfocarnos en objetos de alta inclinación hacia el plano del sistema solar y en órbitas contrarrotantes hacia los planetas, podemos aislar objetos interestelares.

En cuanto a los cuatro que los autores han identificado hasta ahora como potenciales objetos interestelares?

“No sabemos si son cometas, asteroides o artefactos», me dijo Amir Siraj, un estudiante de astrofísica de la Universidad de Harvard. Hasta que estos objetos vuelvan a pasar cerca de la tierra, dice que no podremos saberlo. Siraj señala que de los cuatro, el objeto 2018 TL6 se acercará a la Tierra dentro de otros veinte años.

¿Podrían ser de origen artificial?

«No tenemos ninguna evidencia de que estos [cuatro] objetos sean antinaturales en este momento», dijo Siraj.
No sabemos si son cometas, asteroides o artefactos», me dijo Amir Siraj, un estudiante de astrofísica de la Universidad de Harvard. Hasta que estos objetos vuelvan a pasar cerca de la tierra, dice que no podremos saberlo. Siraj señala que de los cuatro, el objeto 2018 TL6 se acercará a la Tierra dentro de otros veinte años.

¿Podrían ser de origen artificial?

«No tenemos ninguna evidencia de que estos[cuatro] objetos sean antinaturales en este momento», dijo Siraj.

Pasan cerca de la Tierra en escalas de tiempo de unos 20 a 120 años, así que pasarán otros 20 años hasta que podamos fotografiar a uno de ellos, dice. Es decir, a menos que alguien diseñe una misión que visite a uno o más de ellos. La fuente más probable de objetos interestelares son los sistemas planetarios que los expulsan durante los procesos de formación y desarrollo.

Y en cuanto a Oumuamua, que la NASA clasifica como un objeto muy alargado, rocoso, en forma de cigarro, con un tono algo rojizo?

Los datos del telescopio infrarrojo Spitzer de la NASA descartan la actividad cometaria típica, dice Loeb. Y dice que también establece un límite superior en el tamaño de Oumuamua, que a su vez implica una superficie brillante, que es al menos diez veces más reflectante que un asteroide típico.

«Estos resultados están en desacuerdo con las propiedades de los cometas y los asteroides en el sistema solar son totalmente consistentes con un origen artificial», dijo Loeb.

Fuente: forbes.com

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

alien AI

¿Qué pasa si ET es una Inteligencia Artificial?

Después de siglos buscando vida extraterrestre, podríamos encontrar que el primer contacto no es con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *