Inicio / Ciencia y Tecnologia / Cómo el misterio de Oumuamua sacudió la búsqueda alienígena
El físico teórico Avi Loeb fue coautor de un artículo controvertido que planteó la posibilidad de que Oumuamua sea una nave extraterrestre. Jemal Countess / Getty Images

Cómo el misterio de Oumuamua sacudió la búsqueda alienígena

El año pasado, un enigmático objeto llamado Oumuamua sorprendió a los astrónomos al pasar junto al sol, dando a la humanidad su primera mirada de cerca a un objeto de más allá de nuestro sistema solar. Este año, el visitante interestelar hizo algo aún más notable: Hacía respetable hablar de naves espaciales alienígenas.

El punto de inflexión se produjo en noviembre, cuando Avi Loeb, jefe del departamento de astronomía de la Universidad de Harvard, co-escribió un artículo diciendo que Oumuamua es tan inusual que los científicos deberían considerar la posibilidad de que no se trate de un cometa o asteroide lejano, como suponían sus colegas, sino más bien de una estructura artificial.

En otras palabras, tal vez sea una nave interestelar construida por extraterrestres.

Algunos de los colegas de Loeb estaban intrigados. Otros estaban desconcertados. Pero de repente, los científicos de la corriente dominante hablaban de cómo saber si Oumuamua es un objeto natural o -como Loeb planteó como una posibilidad en su ponencia- una nave espacial alienígena diseñada para capturar la fuerza de la luz solar (la llamada vela de luz).

Loeb es muy consciente de que la mayoría de los científicos se alejan de cualquier cosa que suene a locuras de OVNIs, pero cree que una sobreabundancia de escepticismo los ha separado de las ideas preconcebidas. «El objetivo de hacer ciencia es no tener prejuicios», dice. «Un prejuicio se basa en la experiencia del pasado, pero si quieres permitirte hacer descubrimientos, entonces el futuro no será el mismo que el pasado.»

Jason Wright, un astrónomo de Penn State que recientemente lanzó un programa de postgrado en SETI (la búsqueda de inteligencia extraterrestre), comparte el deseo de Loeb de una discusión abierta – y ofrece una evaluación optimista de la creciente respetabilidad del campo. «Hay un verdadero cambio de cultura. El SETI se está convirtiendo en una disciplina científica seria», dice.

Extraño Visitante de las Estrellas

Estaba claro desde el principio que Oumuamua (pronunciado oh-MOO-uh-MOO-uh) sacudiría el status quo de la astronomía. Poco después de su descubrimiento, los científicos se dieron cuenta de que la trayectoria inusual del objeto significaba que tenía que haber venido de fuera del sistema solar – y que podría haber estado viajando durante millones de años. Rápidamente apodaron al misterioso objeto Oumuamua, una palabra hawaiana que significa «mensajero del pasado».

Hubo más sorpresas. Oumuamua estaba demasiado lejos para que los astrónomos pudieran observar su forma directamente, pero se dieron cuenta por la forma extrema en que su brillo se movía al atravesar el espacio, que no se parecía a ninguna roca espacial que hubiesen visto jamás.

«Es muy alargado, con una relación de ejes de al menos 7 a 1», dijo la astrónoma Karen Meech de la Universidad de Hawaii en un correo electrónico. En otras palabras, es por lo menos siete veces más largo que ancho – tal vez con forma de cigarro. O, como propone Loeb en su artículo, tal vez un disco aplastado.

Los modelos de los astrónomos predicen que la mayoría de los cuerpos pequeños que vagan en el espacio interestelar son cometas. Pero cuando Meech y otros lo examinaron, Oumuamua no mostró ninguna señal de la esperada cola de cometa. También es bastante pequeño, del orden de los 1.000 pies de largo, y parece ser mucho más reflexivo que los cometas que conocemos.

Intrigados por sus rarezas, varios grupos de investigadores del SETI escucharon posibles transmisiones de radio desde Oumuamua – y no escucharon nada.

Un Empuje Invisible

El mayor rompecabezas de Oumuamua era la forma en que se movía. Al alejarse del sol, se aceleró un poco, como si le dieran un empujón invisible. «No hace falta mucho para proporcionar la poca aceleración que vemos», dice Michele Bannister, experto en cometas de la Universidad de Queens en Belfast, «pero el efecto está definitivamente ahí».

La ilustración de este artista muestra a Oumuamua corriendo hacia las afueras de nuestro sistema solar, con anotaciones que muestran la ubicación de las órbitas planetarias. JPL / NASA

Los cometas a menudo aceleran de esa manera cuando los gases hierven de su superficie bajo el calor del sol. Pero las observaciones del Telescopio Espacial Spitzer no mostraron tal material saliendo de Oumuamua.

En este punto, Loeb pensó que era el momento de considerar una interpretación más radical y, con un estudiante de posdoctorado, Shmuel Bialy, escribió el provocativo artículo. En él, los científicos consideran la posibilidad de que Oumuamua carezca de cola porque no es un cometa en absoluto, y que la aceleración fue causada no por gases hirvientes sino por la presión de la luz solar contra una estructura muy ancha y delgada y ligera.

«Los datos de Spitzer son consistentes con una vela de unos 20 metros [60 pies] de ancho», dice Loeb. Él y Bialy sugieren que tal objeto podría ser escombros tecnológicos o incluso «una sonda totalmente operativa».

Loeb anticipó una dura reacción a su trabajo, y su expectativa se cumplió pronto.

Un investigador, que pidió permanecer en el anonimato, denunció al periódico de Bialy y Loeb como «irresponsable» y dijo que era «sólo para llamar la atención».

Loeb se encoge de hombros ante los desestimadas reflexiones, pero en parte acepta esa última crítica, diciendo que su elevada posición académica le obliga a ser un agitador: «Puedo decir estas cosas que otras personas no pueden porque yo tengo un puesto en Harvard. La idea de obtener la titularidad es permitirle ser libre en su mentalidad. Aproveché la oportunidad de Oumuamua para hacer una declaración».

En su opinión, la búsqueda de evidencia de artefactos alienígenas no es más escandalosa que la de los físicos que exploran dimensiones superiores o la de los astrónomos que invocan la materia oscura para explicar los movimientos de las galaxias. O, más concretamente, no más escandaloso que buscar microbios en Marte.

Por: Corey S. Powell – nbcnews.com

Le puede interesar

alien planets

Podría haber 36 civilizaciones alienígenas inteligentes en la Vía Láctea, según un estudio

Un estudio ha descubierto que puede haber más de 30 civilizaciones alienígenas inteligentes viviendo en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *