Inicio / Ciencia y Tecnologia / Cómo la creciente creencia en los extraterrestres inspira nuestro mundo real
Stephen Hawking ovni
ilustración: Johanna Burai

Cómo la creciente creencia en los extraterrestres inspira nuestro mundo real

Según las investigaciones de los psicólogos, la creencia en la inteligencia no humana está aumentando de maneras sin precedentes, y muchos tecnopreneuristas contemporáneos se están inspirando en su trabajo con ella.

Conocí a Thomas* a través de un amigo en común. Para la mayoría de la sociedad, Thomas sería considerado «normal»: es un biotecnólogo exitoso con un compañero y un hijo, disfruta de largas caminatas durante el fin de semana y de comer fuera de casa. En su trabajo, ayuda a crear tecnologías que ayudan a la gente a recuperarse de enfermedades como el cáncer. Pero la inspiración para algunas de las tecnologías más exitosas de Thomas -como los dispositivos de implantes que están grabados con láser y codificados para que el tejido humano los reconozca como tales, y no como un agente extraño, o el uso de una antigua célula madre que parece ayudar a aliviar el dolor asociado con el cáncer- no es algo que él comparta abiertamente. Por qué? Porque, me explicó, los implantes estaban inspirados en la «inteligencia no humana». En otras palabras, no fue su brillante idea, ni la de otro humano. Cree que proviene de una fuente sobrenatural, quizás extraterrestre.

Su protocolo de investigación era, para ser franco, no transparente. Nunca le dijo a ninguno de los científicos que reclutó para su equipo donde adquirió la idea de la nueva tecnología, porque, según Thomas, «Primero, habrían pensado que yo era realmente raro, y segundo -y lo más importante- les habría impedido tener éxito en la implementación de los pasos necesarios para crear la tecnología. Habría estado tan lejos de sus propios sistemas de creencias que les habría sido imposible implementar mi visión. Así que, mantengo esa parte en secreto.»

Durante mucho tiempo ha sido el caso que las personas que creen en los OVNIS o en los extraterrestres se caracterizan, como Stephen Hawking los ha descrito, como «maniáticos» o moradores marginales. A pesar de esa asociación, algunas de las mentes más brillantes del mundo, ganadoras del Premio Nobel, entre ellas el matemático John Nash y la bioquímica Kary Mullis, han tenido experiencias que perciben como encuentros cercanos. Richard Dawkins, de la Universidad de Oxford, famoso por su defensa de la teoría de la evolución de Darwin, así como por su incredulidad en Dios y en las religiones, ha sugerido, sin embargo, que la civilización humana puede haber sido sembrada por una civilización alienígena. Lo que es más sorprendente, según las investigaciones de los psicólogos, la creencia en los extraterrestres está aumentando de maneras sin precedentes. Yo mismo me di cuenta de que este era el caso, especialmente entre los tecnopreneurs contemporáneos (empresarios que utilizan la tecnología para hacer una innovación o satisfacer una necesidad), al igual que Thomas. Una creencia que una vez estuvo en la periferia ahora parece ser el nuevo color negro. Pasar un día con creyentes de alto funcionamiento -como he hecho varias veces en los últimos meses como investigación para mi libro American Cosmic: UFOs, Religion, Technology- revela mucho acerca de cómo la creciente creencia en la inteligencia no humana inspira nuestro mundo real así como nuestro entretenimiento.

Tal vez el primer tecnopreneur que desde hace mucho tiempo está «fuera» de su creencia en los OVNIs es Jacques Vallée, que trabajó en ARPANET (el proto-internet), un programa financiado por los militares. De hecho, estaba trabajando en esta nueva tecnología mientras experimentaba con fenómenos telepáticos, lo que algunos llamarían ciencia «woo-woo». Vallée era tan conocido por su estudio de los OVNIS que Steven Spielberg le pidió que consultara sobre el set de Encuentros cercanos de la tercera clase (el científico francés interpretado por François Truffaut en la película está basado en Vallée). Fue uno de los primeros tecnólogos vocales en abogar por el estudio de los OVNIS, y allanó el camino para una serie de otros científicos y biotecnólogos de Silicon Valley que creen que el secreto de su éxito es la tecnología extraterrestre; en otras palabras, artefactos encontrados en supuestos sitios de choque de naves espaciales extraterrestres o información proporcionada a través de descargas mentales.

El experto en juegos, tecnólogo e inversor Rizwan Virk confirma esta nueva dirección en la creencia y las prácticas asociadas con los OVNIS. En un artículo en el sitio web de Hacker Noon, escribió: «Puedo decir que he hablado personalmente con investigadores de las mejores universidades (Stanford, MIT, Harvard) que han visto los «artefactos» a los que hace referencia el artículo, y otros similares que son aún más secretos (y quizás más funcionales)». En mi propia investigación, también he conocido a científicos que creen en estos artefactos; incluso he acompañado a varios de ellos en una expedición a un supuesto lugar de colisión de extraterrestres en Nuevo México, que, según me dijeron, no era» Roswell». Pero no podía decirles dónde estábamos exactamente, ya que me vendaron los ojos para que no pudiera identificar el lugar.

Si se piensa en ello, la conexión entre los tecnopreneuristas de Silicon Valley y la creencia en la vida extraterrestre, o incluso en la tecnología alienígena, no es tan sorprendente, dadas las formas en que las creencias religiosas y espirituales se desarrollan y prosperan. Las religiones, al igual que otros fenómenos sociales, emergen de sus entornos, y los entornos de pantalla y digitales están produciendo nuevas formas de creencias religiosas, desde la religión del Jediismo (basada en el código Jedi de Star Wars) hasta una espiritualidad que se fusiona en torno a la idea de que la vida extraterrestre no humana avanzada está comprometida en la comunicación con los humanos. La creencia generalizada en los OVNIs y los ETs es una nueva forma de religiosidad producida por la infraestructura digital, entregada no sólo a través de libros (como las religiones tradicionales) sino también a través de películas, teléfonos y computadoras. Sin embargo, lo que realmente lo hace diferente de las religiones tradicionales es algo que la mayoría de los estudiosos han pasado por alto: la posible «verdad» de la vida inteligente no humana en el universo. Los científicos de la NASA y otros sugieren que encontrarán vida, incluso microbiana, en los exoplanetas, una idea poderosa porque es distinta de la fe que informa a la mayoría de las religiones tradicionales. Las religiones tradicionales requieren creencias sin pruebas. Con la nueva religiosidad de los OVNIS, las pruebas se retrasan.

Y sin embargo, incluso con la posibilidad de que encontremos vida en otras partes del universo, los actores clave dentro de esta nueva religiosidad siguen operando en las sombras. La razón del secreto de Thomas y otros es lo que yo llamo el «Efecto John Mack». El Dr. John Mack fue un psiquiatra de investigación ganador del Premio Pulitzer que trabajaba en la Universidad de Harvard. Sus credenciales y logros en investigaciones anteriores lo ubicaron en una categoría que es rara para la mayoría de los académicos, ya que había alcanzado la cúspide del éxito académico. Pero en la década de 1990 comenzó un estudio de personas que creían que estaban en contacto con la inteligencia extraterrestre. Siguió los protocolos de investigación convencionales de su disciplina y, al final, descubrió que sus sujetos eran normales en todos los sentidos, excepto por su creencia en los extraterrestres. Concluyó que no eran ni delirantes ni patológicos. El libro sobre sus hallazgos, Secuestro: Human Encounters with Aliens, fue un éxito de ventas instantáneo, pero su publicación llevó a la Universidad de Harvard a llevar a cabo una investigación interna de su investigación; se preguntaron por qué estaría estudiando a personas que creían en esas cosas. La decisión de Mack de investigar amenazó su carrera, y la publicidad generada por el libro, así como la investigación de Harvard, lo retrató como un chiflado. Alan Dershowitz, abogado y profesor de la Facultad de Derecho de Harvard, se obsesionó durante mucho tiempo con la idea de la libertad académica. Dershowitz fue uno de los varios académicos que defendió públicamente a Mack, y aunque la investigación de Mack demostró ser sólida, su reputación había recibido un golpe. Las secuelas produjeron un efecto escalofriante en las becas relacionadas con el estudio de los OVNIs, ya que los académicos no estaban dispuestos a arriesgar su reputación para estudiar el fenómeno.

Un nuevo trabajo ha sugerido que los seres humanos podrían ser la «nueva tecnología» que eventualmente poblará otros planetas, galaxias o universos. Una presentación reciente en el Consorcio para la Genética Espacial de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard argumentó que las personas que estarían mejor equipadas para explorar el espacio serían aquellas cuyos cerebros estuvieran en sintonía con formas no tradicionales de conocimiento, que tuvieran la capacidad de saber cosas más allá de los medios normales, algo así como un sexto sentido. Estos cerebros fueron referidos en la conferencia como «hiper». El profesor que hizo la presentación fue Garry Nolan de la Universidad de Stanford, biólogo molecular con especialidad en genética. Explicó que la exploración espacial está llena de peligros: La radiación, la lentitud de las tecnologías de cohetes de propulsión y otros factores son disuasivos, por lo que la NASA envía rovers y otras tecnologías exploratorias. Nolan argumenta que las personas mejor preparadas para hacer juicios correctos, en fracciones de segundo, deberían ser las elegidas para investigar los destinos extraterrestres.

Extrañamente, o tal vez convenientemente, la idea de hiperintuición nos trae de vuelta a Vallée, quien ha descrito el «discernimiento» como una de las estrategias de investigación más efectivas para aquellos que estudian los OVNIS. El término, derivado de la tradición católica romana, significa la capacidad de percibir el curso de acción correcto sin tener información relevante. En otras palabras, hacer un tiro en la oscuridad y tener éxito en dar en el blanco. Yendo más atrás históricamente, el término deriva del griego aisthesis, o percepción moral, que realmente significa vaciar la mente de distracciones el tiempo suficiente para descifrar la verdad de una situación. El trabajo de Nolan vincula la síntesis con un correlato físico real en el cuerpo humano que puede ser modificado o, como sugiere la investigación de Thomas, amplificado. Dentro de la cosmovisión de estos tecnoprenadores, las demarcaciones entre el cuerpo humano y la tecnología son apenas perceptibles.

Entonces, ¿dónde nos deja este respeto y admiración por la inteligencia no humana? Con un nuevo tipo de religiosidad y espiritualidad que encarna la tecnología, el futuro y el potencial de infraestructuras casi inimaginables en el espacio y en la tierra. También nos deja con una nueva forma de religión que no se basa sólo en la fe, sino en el posible realismo de sus afirmaciones de verdad. Como me recordó Vallée, el aparente absurdo de las afirmaciones no significa que no sean ciertas.

Fuente: D.W. Pasulka – vice.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

vida alienígena

¿Será 2020 el año en que encontremos vida alienígena inteligente?

En las últimas tres décadas, los científicos han encontrado más de 4.000 exoplanetas. Y los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *