Inicio / Entretenimiento / Cuando hicieron una versión ecuatoriana de «La Guerra de los Mundos»
Guerra mundos

Cuando hicieron una versión ecuatoriana de «La Guerra de los Mundos»

Hace sesenta años, en la noche del 12 de febrero de 1949, los marcianos aterrizaron en mi ciudad natal de Quito, la capital de Ecuador. Y aquí estoy, como visitante de esta gran ciudad, recordando.

En ese lejano año, Quito era una pequeña ciudad de 250.000 habitantes. Situado en lo alto de los Andes, junto a un volcán y rodeado de montañas nevadas, conservó su encanto colonial español con casas encaladas, calles estrechas y magníficas iglesias.

Yo era una niña de 9 años y vivía con mis padres y dos hermanas en la antigua zona colonial del centro de la ciudad. También tenía dos hermanos mayores.

En esa época anterior a la televisión, nuestras principales fuentes de entretenimiento eran el cine y la radio.

Nuestra emisora favorita era Radio Quito. Hacía programas de música y las mejores telenovelas o «radio-novelas» como las llamábamos. La estación tenía noticias, pero eso era para los adultos.

En 1949 dos ejecutivos de programación de Radio Quito, en busca de entretenimiento de vanguardia, decidieron emitir una versión ecuatoriana de «La Guerra de los Mundos».

No importa que cuando Orson Welles transmitió el programa en los Estados Unidos en 1938, creó un pánico generalizado y llevó a miles a creer que los marcianos invasores estaban extendiendo la muerte y la destrucción por todo Nueva Jersey y Nueva York. El pánico persistió a pesar del anuncio en la parte superior de la transmisión de que esto era sólo una dramatización de la historia clásica de H.G. Wells.

Pero 11 años después, en Quito, las emisoras no hicieron tal anuncio. Un grave error.

En esa fatídica noche la mayoría de las casas de Quito estaban sintonizadas en nuestra estación favorita. Un famoso dúo interpretó una canción folclórica ecuatoriana, pero a la mitad de la actuación un locutor irrumpió con noticias urgentes. Dijo que los platillos voladores marcianos habían aterrizado en Latacunga, un pueblo a unas 25 millas al sur de Quito.

Sin aliento, proclamó que los marcianos con sus «rayos de la muerte» habían destruido Latacunga y que las hordas alienígenas se dirigían ahora a Quito.

Un «reportero» hizo un informe remoto desde Cotocollao, la zona cercana al aeropuerto de Quito, relatando cómo los marcianos habían tomado la base de la Fuerza Aérea Ecuatoriana y la habían destruido. Este «remoto» terminó abruptamente cuando el «reportero» jadeó en busca de aire mientras una nube de «gas mortal» lo envolvía.

Otro «reportero» que decía estar en la cima del edificio del banco «La Previsora», en el sexto piso, el más alto de Quito, describió a los «monstruos» causando destrucción en su camino hacia la ciudad.

Para aumentar aún más el «realismo mágico» del evento, los actores que se hacían pasar por funcionarios del gobierno emitieron «comunicados» en los que pedían a las mujeres y a los niños que evacuaran la ciudad y a los hombres sanos y salvos que permanecieran en ella para luchar contra los invasores.

El pánico se apoderó de Quito. La policía y los bomberos fueron enviados a la zona del aeropuerto para enfrentarse a los alienígenas. A los cadetes de la escuela militar, incluyendo a mi hermano Eduardo, se les ordenó tomar posiciones de batalla a lo largo del perímetro del campus. Mi hermano mayor Alfredo, un estudiante de derecho, acababa de terminar una clase nocturna y fue testigo de cómo hombres, mujeres y niños, todavía vestidos de noche, salían a las calles. Algunos trataron de salir de la ciudad, otros buscaron refugio en las muchas iglesias que abrieron sus puertas.

Convencidos de que esto era «el fin del mundo», miles de personas trataron de confesar sus pecados a sacerdotes abrumados.
Un sacerdote supuestamente instruyó a un grupo de fieles a confesar sus pecados en voz alta para que pudiera concederles una absolución masiva. Muchos lo hicieron y confesaron infidelidades y otras transgresiones a distancia de sus esposos y vecinos.

Tomó un tiempo, pero finalmente los ejecutivos de programación de Radio Quito se dieron cuenta de que su recreación del truco de Orson Welles «La Guerra de los Mundos» había ido demasiado lejos.

Anunciaron que se trataba de una dramatización, que todo era ficción, que no había marcianos y que Quito estaba a salvo.

En ese momento terminó la comedia y comenzó la tragedia. En lugar de calmar las aguas turbulentas, el anuncio provocó una tremenda indignación entre la población.

Una turba marchó hacia el edificio que albergaba tanto a Radio Quito como al principal periódico de Quito, El Comercio. Tiraron piedras y algunos trajeron gasolina y prendieron fuego al edificio.

Para contextualizar el pánico y su posterior cólera hay que entender que sólo ocho años antes, en 1941, las fuerzas militares peruanas invadieron las provincias del sur del Ecuador en una guerra por territorio disputado por ambos países. Para resolver esa guerra, Ecuador cedió una gran parte de sus selvas orientales a Perú. Como consecuencia, el entonces Presidente de Ecuador fue depuesto y el país sufrió convulsiones políticas que llevaron a la instalación de cuatro jefes de Estado y a su rápida sustitución mediante golpes o contragolpes en un período de cuatro años. Para los hombres que marcharon sobre la estación, el miedo a una invasión era muy real y sentían que el engaño de la radio era un insulto cruel que los despojaba a ellos y a sus familias de su dignidad.

En su furia, los alborotadores no tuvieron en cuenta al centenar de personas inocentes que trabajaban en las oficinas de los periódicos y en la estación de radio. Uno sólo puede imaginar su terror cuando trataban de escapar del fuego saltando por las ventanas o saltando por encima de los edificios vecinos.

Los bomberos y la policía se retrasaron en su llegada porque tuvieron que regresar de la zona del aeropuerto donde habían ido a combatir a los «marcianos».

El fuego fue finalmente apagado, pero el edificio fue destruido. Las cifras de víctimas varían, algunos relatos lo sitúan en seis, la revista «Time» cuenta quince y otras publicaciones llegan a veinte muertos.

Cuando el anuncio de la noticia interrumpió el programa musical, mis hermanas y yo decidimos ir a la cama. Recuerda, pensamos que las noticias eran aburridas. Poco sabía entonces que acabaría siendo periodista y que las noticias se convertirían en mi pasión y mi carrera.

Mis padres escucharon un rato, mi padre recordaba vagamente haber leído sobre lo que pasó en Nueva Jersey, y cuando finalmente se hicieron las renuncias, también se fueron a la cama.

Al día siguiente, un domingo, nos despertamos sin papel ni radio.

Fuimos a misa y luego caminamos para ver las ruinas humeantes de Radio Quito y El Comercio. Uno sólo podía imaginar el horror de los que perecieron.

En una muestra de solidaridad con el otro diario de Quito, El Día ofreció generosamente compartir su planta con El Comercio y por un tiempo tuvimos una portada con los dos nombres. Eventualmente Radio Quito y «El Comercio» fueron reconstruidas en otra área de la ciudad y permanecen hasta el día de hoy. Después de la tragedia, hubo historias -quizás leyendas urbanas- de varios divorcios, separaciones y demandas como consecuencia de la información obtenida a través de las confesiones masivas.

Los ejecutivos de la programación de radio Quito perdieron sus empleos y fueron acusados. Uno de ellos se escondió y huyó a otro país. En cuanto a los Quiteños – se ganaron un nuevo apodo, por un tiempo otros ecuatorianos se burlaban de ellos llamándolos «Los Marcianos».

Y tal vez los temores de otra invasión marciana se disiparon finalmente en 1955 cuando el compositor cubano Rosendo Ruiz Oquendo escribió «Los Marcianos llegaron ya». La melodía popular describe a los marcianos como un grupo afortunado que sale de su nave espacial bailando al ritmo del rica-cha, la versión marciana del cha-cha-cha. Se convirtió en un éxito de baile en toda América Latina.

Cecilia Alvear es una periodista independiente de televisión y multimedia. Ella es nativa de las Islas Galápagos, Ecuador y creció en Quito, la capital ecuatoriana.

Fuente: huffingtonpost.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

interpretación original del dibujante

El turismo ovni gana terreno en Flatwoods, West Virginia

FLATWOODS, W.Va. – Cuando se trata de objetos voladores no identificados, u ovnis, Flatwoods no …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *