Inicio / Ciencia y Tecnologia / El descenso en la luna del Apolo 11 demostró que los alienígenas podrían ser más que ciencia ficción
luna ovnis

El descenso en la luna del Apolo 11 demostró que los alienígenas podrían ser más que ciencia ficción

El 20 de julio de 1969, los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin caminaron sobre la luna de la Tierra por primera vez en la historia de la humanidad. Cuatro días después, ellos – junto con el piloto del módulo de mando del Apolo 11, Michael Collins – fueron encerrados en un portaaviones americano en medio del Océano Pacífico.

Los astronautas triunfantes estaban en cuarentena. De acuerdo con un protocolo de seguridad de la NASA escrito media década antes, los tres visitantes lunares fueron escoltados directamente desde su lugar de amerizaje en el Pacífico central hasta un remolque modificado a bordo del USS Hornet, donde comenzó un período de aislamiento de 21 días. ¿El objetivo? Asegurarse de que ningún microbio lunar potencialmente peligroso volviera a la Tierra con ellos.

Por supuesto, como la NASA confirmó rápidamente, no había pequeños alienígenas acechando en las axilas de los astronautas o en las 50 libras (22 kilogramos) de rocas lunares y suelo que habían recogido. Pero a pesar de esta ausencia de vida extraterrestre, los astronautas del Apolo 11 todavía pueden haber logrado traer a los extraterrestres de vuelta a la Tierra de otra manera que todavía se puede sentir 50 años después.

«Hoy, cerca de 30 por ciento del público piensa que la Tierra es visitada por extraterrestres en platillos, a pesar de que la evidencia de ello es muy pobre», dijo Seth Shostak, astrónomo principal del Instituto SETI, un centro de investigación sin fines de lucro enfocado en la búsqueda de vida extraterrestre en el universo. «Creo que el alunizaje tuvo algo que ver con eso».

Shostak ha estado buscando señales de vida inteligente en el universo durante la mayor parte de su vida (y, acertadamente, comparte un cumpleaños con el alunizaje del Apolo 11). Live Science habló recientemente con él para saber más sobre cómo el alunizaje cambió la búsqueda de alienígenas por parte de la comunidad científica y la percepción que el mundo tiene de ellos. Los puntos más destacados de nuestra conversación (ligeramente editados para mayor claridad) aparecen a continuación.

LS: ¿Qué le enseñó el alunizaje a los humanos sobre la vida extraterrestre?

Seth Shostak: No mucho. En 1969, la mayoría de los científicos esperaban que la luna iba a estar muerta.

Durante 100 años supieron que la luna no tenía atmósfera, porque cuando las estrellas pasan detrás de la luna, simplemente desaparecen; si la luna tuviera una atmósfera, las estrellas se atenuarían a medida que se acercaran al borde de la luna. Además, basta con mirar a la luna: No hay líquido, las temperaturas en el sol son de cientos de grados, las temperaturas en la sombra son de menos cientos de grados – ¡Es horrible!

Dicho esto, creo que el alunizaje afectó la percepción pública de la vida extraterrestre. Hasta entonces, los cohetes y demás eran sólo ciencia ficción. Pero las misiones Apolo mostraron que se podía viajar de un mundo a otro en un cohete – y tal vez los extraterrestres también. Creo que, desde el punto de vista del público, esto significaba que ir a las estrellas no siempre iba a ser sólo ficción. De repente, el universo era un poco más abierto.

LS: En 1969, ¿los científicos pensaron que podría haber extraterrestres en algún otro lugar del sistema solar?

Marte era la Gran Esperanza Roja, si se quiere, de vida extraterrestre en el sistema solar. La gente era muy optimista en 1976 cuando los vehículos de aterrizaje Viking llegaron a Marte y dijeron que habría vida. Incluso Carl Sagan pensó que podría haber criaturas con piernas y cabezas corriendo por ahí. Los científicos se decepcionaron un poco cuando no parecía que Marte tuviera mucha vida tampoco.

Si le preguntas a los científicos de hoy en día cuál es el mejor lugar para buscar vida en el sistema solar, probablemente dirán que Encélado o una de las otras lunas de Júpiter o Saturno. Todavía podría haber vida microbiana en Marte, pero para encontrarla tendrás que cavar un agujero muy profundo y sacar cosas. Algunas de estas lunas, por otro lado, tienen géiseres que disparan el material directamente al espacio, así que ni siquiera tienes que aterrizar una nave espacial para encontrarlo.

LS: ¿Cómo fue la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI) alrededor de 1969?

Shostak: Los experimentos modernos de SETI comenzaron en 1960 con el astrónomo Frank Drake y su Proyecto Ozma, en el que buscaba planetas habitados alrededor de dos estrellas utilizando un radiotelescopio. Después de cuatro años de búsqueda, no se detectaron señales reconocibles.

Pero para 1969, el SETI lo realizaban informalmente personas que trabajaban en telescopios, buscando las coordenadas de las estrellas cercanas y esperando captar las ondas de radio en su tiempo libre. Pero no se organizó realmente hasta que el programa SETI de la NASA comenzó en la década de 1970. Era un programa serio que, en un momento dado, tenía un presupuesto de 10 millones de dólares al año, de modo que la NASA podía construir receptores especiales, obtener tiempo de telescopio y todo ese tipo de cosas.

El programa SETI de la NASA comenzó a observar en 1992, y en 1993 el Congreso lo eliminó. En última instancia, un congresista democrático de Nevada lo mató. Me parece irónico que un congresista de Nevada – hogar del Área 51 y la autopista extraterrestre – rechazara el programa SETI de la NASA, cuando se benefician más de la fascinación pública por los extraterrestres que en cualquier otro lugar.

Fuente: livescience.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

musica extraterrestres

Por qué seguimos enviando música a los extraterrestres

La música es un medio ideal para la comunicación interestelar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *