Inicio / Encuentros Cercanos / El Incidente del Faro de la Isla de Lobos, Uruguay
Isla Lobos
La Isla de Lobos es una reserva natural porque tiene la mayor colonia de lobos marinos del hemisferio occidental. Foto: Jimmy Baikovicius - Flickr https://flic.kr/p/BE2nnc

El Incidente del Faro de la Isla de Lobos, Uruguay

En octubre de 1972 en la Isla de Lobos, una pequeña isla frente a la costa de Uruguay, situada en el punto de encuentro entre el Río de la Plata y el Océano Atlántico, se desarrollaría uno de los encuentros cercanos más intrincados e investigados de la historia de los OVNIS uruguayos. La isla está casi desierta excepto por un faro que la marina uruguaya mantiene. Fue durante una de estas misiones de mantenimiento que la vida de un joven cabo cambió para siempre.

Recientemente miramos el encuentro de Bruno Facchini en 1950 y declaramos cuántos de los detalles que a primera vista parecen triviales se repiten en muchos otros incidentes similares. El caso del faro de la Isla de Lobos es otro de ellos. Además de los detalles correspondientes a otros incidentes, el avistamiento se considera en gran medida extremadamente creíble. Aunque los escépticos argumentan que sólo una persona presenció los eventos, las investigaciones subsiguientes darían como resultado una oleada de pruebas psicológicas de expertos en diferentes campos. En última instancia, todos apoyarían a los demás. Y el encuentro en sí mismo.

Luces extrañas durante la revisión de rutina

Eran justo después de las 10 de la noche del 28 de octubre de 1972. Cinco miembros de la armada, el cabo Juan Fuentes, José Gómez y Héctor Giménez, junto con el oficial a cargo, Francisco Cascudo y el operador de telégrafos, José Lima, jugaban a las cartas después de su cena. Fuentes revisó su reloj y se excusó para llevar a cabo sus tareas de inspección del generador.

Las unidades generadoras estaban cerca del faro, frente al cuartel y las habitaciones de los hombres. Mientras Fuentes salía del faro, parado a más de 200 pies de altura, lo miró casi amenazadoramente. Sin embargo, antes de que pudiera dar unos pocos pasos, le llamaron la atención unas extrañas luces en la parte superior del techo del generador, a unos veinte pies del suelo. Se detuvo en su camino, confundido. Para él, las luces parecían los faros de un coche. Retrocedió y regresó adentro. Sin avisar a ninguno de los otros hombres que estaban al otro lado del edificio, fue a buscar su pistola. Luego regresó afuera y procedió a acercarse al generador al pie del faro.

Ahora podía ver que cualquiera que fuera el objeto, había varias luces de múltiples colores de amarillo, blanco y violeta. Fuentes siguió adelante, pero lentamente. Podía ver una «figura» en la base del objeto misterioso que se movía. Luego, notó que una segunda figura se dirigía hacia el techo desde el objeto. Inmediatamente después, apareció una tercera figura, esta más alta que las dos primeras. Calculó que la cifra más alta era de unos dos metros, mientras que los dos primeros parecían estar más cerca de los dos metros.

Fue entonces cuando los tres se volvieron repentinamente para mirar a las Fuentes que se acercaban. Se detuvo inmediatamente.

«¡No dispares porque es inútil!»

Estaba a unos treinta metros del generador cuando las tres figuras misteriosas se volvieron hacia él. Su primer instinto, en parte por miedo y en parte por su entrenamiento militar, fue elevar la pistola a una posición de tiro. Sin embargo, cuando fue a extender su brazo completamente, algo le impidió completar el movimiento. Fuentes lucharía más tarde para explicar lo que le impedía hacerlo. Describiría una sensación de «vibración» en su brazo, así como una sensación de parálisis y de incapacidad para levantar el arma. Fuentes también recordó una extraña comunicación, casi telepática, que le decía «no dispares porque es inútil».

Permaneció donde estaba, notando como las figuras se movían lenta y torpemente. Más tarde recordará que pensó que los trajes, que cubrían todo el cuerpo, debían ser extremadamente pesados. Se trata de un detalle casi idéntico al caso Facchini de hace dos décadas y al otro lado del Océano Atlántico, en Italia. También afirmaba que las figuras tenían «cabezas alargadas». Aunque esto tal vez encaje con las descripciones de los extraterrestres grises, es más probable que se trate de una referencia a algún tipo de prenda para la cabeza, probablemente parte del traje en sí.

Después de varios momentos, ciertamente no más de un minuto, los seres comenzaron a volver a entrar en la nave, que a su vez tenía una cualidad metálica distinta al exterior. A medida que cada una de las figuras regresaba al interior del objeto, era obvio para Fuentes por los movimientos de sus cuerpos que estaban subiendo algún tipo de escalones para hacerlo. Entonces, la puerta se cerró con un movimiento lateral y comenzó a elevarse directamente hacia arriba. Cuando estaba ligeramente más alto que la parte superior del faro, una brillante «bola de fuego» se disparó desde la parte inferior y la nave desapareció a una velocidad vertiginosa.

Interés de la Embajada Americana

Fuentes se quedó un momento mirando el cielo. A pesar de la feroz velocidad con la que la embarcación abandonó la zona, aparte de un bajo «zumbido», la acción fue por lo demás silenciosa. Contento de que no había otras misteriosas artesanías sobre su cabeza, volvió a entrar. Cuando llegó al lugar donde el resto de la unidad aún jugaba a las cartas, todos se dieron cuenta de lo pálido que estaba el joven cabo. Y que tenía una pistola en sus manos. Les informó a todos de lo que había visto. Todos los hombres despreciaron el avistamiento, aunque Cascudo se quedó con los detalles.

Aunque no es seguro, parece que Cascudo pasaría el informe a un superior. Poco después del incidente, Fuentes recibió órdenes de reportarse a un oficial militar de alto rango. Esta vez, los detalles se registraron meticulosamente, y el relato de Fuentes fue tratado con mucha más seriedad. Tanto es así que dos «agentes especiales» de la Embajada de los Estados Unidos hablaban con el oficial de alto rango en una habitación exterior inmediatamente después de su entrevista con Fuentes. Luego le ofrecían varios dibujos de figuras y discos de formas extrañas. Se le pidió que resaltara cuál era el más cercano al objeto que vio.

Entonces, el interés de los militares y de la embajada estadounidense cesó, al menos oficialmente. Aunque Fuentes contaría el relato y el incidente sería investigado por varios investigadores de OVNIS, sigue siendo inexplicable. Por supuesto, el hecho de que la embajada estadounidense esté interesada en un avistamiento que oficialmente no le interesa al gobierno de Estados Unidos es quizás una señal reveladora en sí misma.

«Sincero, sin complicaciones y simple»

Algunas de las investigaciones independientes que siguieron fortalecerían a Fuentes como testigo. Quizás más notablemente la investigación del Centro de Investigación OVNIs del Uruguay (C.I.O.V.I.) que sometería al testigo a intensas pruebas psicológicas. Estas pruebas, como mencionamos al principio, sólo servirían para presentar un caso irrefutable en nombre de Fuentes.

Aunque no es particularmente atractivo, en las conclusiones de estos exámenes se le describiría como «sincero, sin complicaciones y sencillo». Además, era sincero, directo y sin la «carga cultural» de teñir su pensamiento. Más aún, según las conclusiones de la prueba, Fuentes «no tiene tendencia a la fabricación ni a la fantasía» y que «carece de imaginación media». En general, el testigo tenía «una capacidad intelectual inferior a la media» junto con un «conocimiento notablemente pobre de lo que está ocurriendo en el entorno social». En resumen, en la opinión de expertos independientes (incluso en el campo de los OVNIS), estaba diciendo la verdad.

Incluso su acción de conseguir su arma y al mismo tiempo no alertar a su unidad de los extraños sucesos era indicativa de su limitada respuesta e imaginación. Estas no eran las acciones de alguien que buscaba hacer pasar la falsedad por verdad. De hecho, la forma en que actuó frente a un evento tan adverso, es exactamente la forma en que los resultados de sus criminólogos sugirieron que lo haría.

Isla Lobos Sketch

 

El caso Rojas-Penafiel

Otro incidente similar ocurrió varios meses antes, de nuevo en el continente sudamericano, esta vez en Nazca, Perú. Era de madrugada, el 3 de febrero de 1972. Los dueños de las tiendas de alimentos, Tito Rojas y Adolfo Penafiel, iban de Puquilo a Nazca para hacer entregas antes de que el sol se volviera demasiado insoportable.

Se dirigieron hacia el norte por la Carretera Panamericana, con un paisaje de color marrón, rocoso y arenoso a cada lado de la carretera. Cuando estaban justo al sur de Nazca, la radio del camión comenzó a sufrir interferencias. La estática rompió persistentemente la música hasta que finalmente se silenció por completo. Sin embargo, antes de que Tito tuviera la oportunidad de preocuparse por la radio, el camión comenzó a disminuir la velocidad. Por mucho que presionara el pedal, el motor no alcanzó ninguna velocidad, a pesar de que el propio motor estaba «corriendo». Se agotó demasiado pronto y el coche se detuvo por completo.

Cada uno de los hombres salió del camión, Tito expresó su preocupación de que si la batería necesitaba recargarse estarían allí «todo el día y toda la noche». Mientras investigaba, Adolfo señaló repentinamente a lo lejos, diciéndole a su amigo que mirara lo que estaba viendo. «Creo que es un auto», diría él mientras Tito se volvía para mirar también. Tito sabía que no era un coche, dado lo lejos que estaban en el campo. Sin embargo, aún así, él también pudo ver un «resplandor plateado» delante de ellos.

Se fue con un «¡Lloriqueo Metálico!»

Los dos hombres partieron en dirección al objeto brillante. Sea lo que sea, tal vez puedan ayudarlos. Cuanto más se acercaban, podían distinguir un objeto en forma de disco que tenía una «superficie similar a un espejo». Tan brillante era la superficie de la nave que cada hombre tenía que entrecerrar los ojos considerablemente cuando la miraba. En la parte inferior había tres patas sobre las que descansaba la embarcación. Los dos hombres estimaron que medía unos 15 metros de largo y más de 10 pies de alto.

En el momento en el que se asimilaban todos los detalles que podían, el aparente ocupante de la extraña embarcación, «un hombre de estatura media», apareció a la vista. Vestía un «traje espacial transparente» bajo el cual ambos hombres recordaban que tenía «ropa verde». Aún a una distancia considerable de la embarcación, ambos hombres aceleraron el paso, ansiosos y emocionados por conocer a este extraño visitante. Sin embargo, la figura se dio cuenta de que se acercaban y en un instante, entró en la brillante nave y se perdió de vista.

Unos segundos más tarde, el disco brillante comenzó a elevarse. Continuó directamente hacia arriba a una velocidad cada vez más alta hasta que se perdió completamente de vista. Al hacerlo, se oía un «gemido metálico». Este es un sonido con el que mucha gente de la zona está familiarizada, por cierto. Tal vez esto sugiere visitas consistentes, aunque no siempre sean presenciadas. Los dos hombres regresaron a su camión. Curiosamente, cuando Tito probó las llaves en la ignición, el motor y la radio rugieron en vida.

Por cierto, el caso Rojas-Penafiel fue uno de los primeros de cientos de avistamientos de OVNIS entre 1972 y 1973 en la región. Quizás aún más interesante, el 90 por ciento de los avistamientos fueron de un «disco de plata» con «ocupantes similares a los humanos».

Conexiones entre los incidentes «únicos»?

El hecho de que exista o no una conexión entre los dos avistamientos resaltados aquí es discutible. Y si hay más conexiones con avistamientos de OVNIS como el encuentro de Facchini también se discute. Las similitudes, sin embargo, son innegables. Ya sean las naves en forma de disco, las naves metálicas, o los ocupantes humanos de las mismas. O incluso sus trajes espaciales, que en su mayoría parecen ser «extremadamente pesados». Y obligar al usuario a moverse lenta y torpemente. Además, en cada ocasión, a pesar de tener el control de la situación (mediante el uso de algún tipo de parálisis mental en el caso de Fuentes), cada uno de los visitantes misteriosos tiene una prisa decisiva por desalojar el área una vez que se le acerca.

Y, por si acaso, si hay una conexión entre estos avistamientos, ¿qué podría decirnos de otros incidentes igualmente creíbles que ofrezcan detalles completamente diferentes a estos, pero que correspondan igual de bien con otros casos? ¿Sugiere esto que realmente hay una presencia extraterrestre en nuestro planeta? ¿Y que la Tierra recibe visitas consistentes de diferentes razas de tales extraterrestres? ¿Cada uno con agendas diferentes, tal vez incluso en competencia? No es una revelación innovadora, es cierto, pero ciertamente es un paso hacia la prueba de que la noción está lejos de ser descabellada. Tal vez al resaltar estas similitudes aparentemente flagrantes en estos incidentes «únicos» e inconexos, se obtenga una imagen más completa.

Fuente: Marcus Lowth – www.ufoinsight.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

new york Cherry Creek

El desembarco de los ovnis de Cherry Creek, 1965

En el verano de 1965, un aparente aterrizaje de un OVNI se desarrollaría en Cherry …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *