Inicio / Encuentros Cercanos / El incidente Ovni de Exeter, New Hampshire 50 años después
incidente Exeter

El incidente Ovni de Exeter, New Hampshire 50 años después

Hoy hace 50 años, el 3 de septiembre de 1965, Norman Muscarello, de 18 años, residente de New Hampshire, mientras hacía autostop en la autopista 150, a las afueras de la pequeña y bucólica ciudad, fue testigo de algo increíble y misterioso. Muscarello, un reciente graduado de la escuela secundaria que se preparaba para servir en la Marina de los Estados Unidos, estaba visitando a una novia en Amesbury, Massachusetts, y como en ese momento no tenía auto, decidió que haría autostop por las ocho millas y media de regreso a Exeter. Siendo bien pasada la medianoche, había muy poco tráfico en la pequeña carretera de dos carriles, y se vio obligado a caminar gran parte de la distancia.

Aproximadamente a las dos de la madrugada, Muscarello vio en algunos bosques cercanos cinco brillantes luces intermitentes, de color rojo intenso. Las luces iluminaron el bosque y una granja vecina. Acompañados por ningún sonido o desplazamiento de aire, las luces comenzaron a moverse hacia él, y, asustado por su acercamiento, Muscarello saltó a una zanja al borde de la carretera. Pronto, las luces se alejaron de él y volvieron a la granja antes de retirarse al bosque. Alarmado, Muscarello corrió a la granja y empezó a golpear la puerta, pidiendo ayuda, pero no hubo respuesta (la casa pertenecía a la familia Dining, que estaba ausente en el momento del incidente). Al ver un vehículo que conducía por la autopista, Muscarello lo obligó a detenerse. La pareja en el auto llevó a su pasajero altamente agitado directamente a la estación de policía de Exeter.

En la estación de policía, Muscarello habló con el oficial Reginald Toland, haciendo todo lo posible para explicar su inusual avistamiento. Debido a que Toland sabía que Muscarello era un hombre joven, íntegro y que no se dejaba llevar por el atractivo ni por la fantasía, llamó por radio a otro oficial, Eugene Bertrand, Jr, a quien sabía que se encontraba en el área del avistamiento. Toland se sorprendió al descubrir que esa misma noche, Bertrand se había encontrado con una mujer detenida en la cercana 108, que había sido testigo de lo que describió como un «objeto enorme con luces rojas parpadeantes», que siguió a su coche durante unas 12 millas antes de desaparecer en la distancia.

Después de hablar con Toland, Bertrand regresó a la estación de policía y él y Muscarello se dirigieron a la granja de comida para investigar. En la escena del avistamiento, los dos salieron del crucero y comenzaron a dirigirse hacia el bosque, algunos perros cercanos comenzaron a aullar, y los caballos en un corral se agitaron extremadamente. En ese momento, un enorme objeto pareció ascender del bosque; Bertrand lo describió más tarde como un enorme objeto oscuro, del tamaño de un granero, adornado con numerosas luces rojas parpadeantes.

El objeto se acercó entonces a Muscarello y Bertrand y, al hacerlo, pareció oscilar a diestra y siniestra. Sin saber cómo debía reaccionar, Bertrand recurrió al protocolo policial, retirando su pistola y apuntándole al objeto gigante. Al darse cuenta de que disparar contra el objeto podría ser desacertado, volvió a tapar y ordenó a Muscarello que volviera al patrullero. Llamando por radio para pedir refuerzos, él y Muscarello permanecieron en el vehículo y observaron cómo el objeto flotaba sobre ellos, a unos 30 metros de distancia y a una altitud de unos 30 metros del suelo. El objeto continuó oscilando de un lado a otro, sus luces rojas parpadeando en un patrón de 5-4-3-2-1 a 1-2-3-4-5 de derecha a izquierda y luego de izquierda a derecha -un atributo que ha llevado a algunos a especular que el objeto era, de hecho, una aeronave convencional; con cada ciclo durando aproximadamente dos segundos. Mientras tanto, los animales de los alrededores se mantuvieron en un estado frenético.

Muscarello
(De izquierda a derecha) Muscarello, David Hunt, Eugene Bertrand y el despachador Scratch Toland

El objeto también fue atestiguado por el oficial Dave Hunt, el respaldo que Bertrand solicitó. Poco después de la llegada de Hunt a la escena, el objeto partió, volando de vuelta sobre el bosque antes de desaparecer entre los árboles. Poco después de su desaparición, Hunt presenció el paso de un bombardero B-47 de la cercana Base de la Fuerza Aérea de Pease (AFB) y, como más tarde explicó al periodista de investigación John G. Fuller, autor de Incident at Exeter (1966), que sigue siendo el relato autorizado del suceso, fue fácil distinguir entre el misterioso objeto y el B-47, y simplemente «no hubo comparación» entre ambos. Los tres hombres regresaron a la estación de policía de Exeter y comenzaron la tediosa tarea de archivar los papeles.

La Investigación

Una vez que los medios de comunicación se enteraron del incidente, se desató una tormenta de publicidad nacional. Fuller, entonces columnista de la revista Saturday Review, quien mientras investigaba a Exeter se topaba con el caso de secuestro de Betty y Barney Hill, que ocurrió del 19 al 21 de septiembre de 1961, justo al sur de Lancaster, en la zona rural de New Hampshire; Fuller también publicaba The Interrupted Journey (1966), un relato definitivo del caso que llegó a la ciudad en seguida para entrevistar a los protagonistas de la investigación de la película y a un número más de otras personas que afirmaron que habían presenciado extrañas y semejantes luces en el cielo. Ron Smith, un estudiante del último año de secundaria, le dijo a Fuller que, tres semanas antes del avistamiento de Muscarello, mientras conducía una noche, él, su tía y su madre fueron testigos de un objeto brillante que parecía blanco en la parte inferior, con una luz roja en la parte superior. Además, el oficial Toland informó a Fuller que alrededor de la hora del incidente, la estación de policía recibió numerosas llamadas de los residentes sobre avistamientos que se aproximaban mucho a los de Muscarello y Smith. (Por supuesto, es muy probable que la gran mayoría de estos supuestos avistamientos fueran eventos imaginarios que buscaban la atención, influenciados por el aumento de la actividad noticiosa circundante).

Tal vez en un esfuerzo por obstaculizar lo que él percibía como una intrusión no deseada en su comunidad y en el tiempo de su oficial de policía, tales informes los alejaban de sus deberes reales: el jefe de policía de Exeter contactó a los oficiales de la Base de la Fuerza Aérea de Pease, informándoles de los informes de sus oficiales. El mayor David Griffin y el teniente Alan Brandt fueron enviados pronto a interrogar a Hunt, Bertrand y Muscarello, solicitando que se abstuvieran de hablar con la prensa. (La petición llegó un poco tarde: los hombres ya habían sido entrevistados por un reportero del periódico Manchester Union-Leader). Griffin presentó un informe al Proyecto Libro Azul, señalando en su informe que no pudo determinar exactamente qué fue lo que vieron los tres testigos. Observó la integridad de los observadores y señaló que, si bien en el momento del avistamiento había cinco bombarderos B-47 de la Base Aérea de Pease en el aire, no creía que estuvieran relacionados.

La Fuerza Aérea, ignorando la incertidumbre de Griffin sobre el caso, también emitió un comunicado de prensa, afirmando que lo que los hombres habían presenciado era el centelleo de planetas y estrellas como resultado de un fenómeno meteorológico común conocido como «inversión de temperatura», en el que la temperatura atmosférica aumenta con la altitud, desviándose de la disminución normal de la temperatura que debería ocurrir.

Como si dos explicaciones oficiales no fuesen suficientes, el Proyecto Blue Book se sumó a su propia explicación, afirmando que el avistamiento probablemente fue el resultado de la identificación errónea de una misión de entrenamiento conjunta -denominada «Operación Gran Explosión»- esa noche entre el Mando Aéreo Estratégico (SAC)/Mando de Defensa Aeroespacial de Norteamérica (NORAD). El Comandante de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, Héctor Quintanilla, mantuvo correspondencia personal con los oficiales Bertrand y Hunt, informándoles de que, además de esta misión conjunta de capacitación, cinco aviones B-47 de la Base Aérea de Pease también estaban presentes en el aire en el momento del avistamiento. Esta abundancia de aviones en el área, explicó Quintanilla, probablemente explique su extraño avistamiento.

No es de extrañar que Muscarello y los dos oficiales rechazaran rotundamente las posiciones tanto del Pentágono como de la Fuerza Aérea. Bertrand y Hunt respondieron a Quintanilla que, ante el ridículo extremo, los hombres no habrían reportado el avistamiento si no hubieran creído firmemente que lo que presenciaron no era un avión mundano e identificable, ni tampoco era el resultado de una inversión de temperatura. Comprobando con las autoridades, Bertrand descubrió que, de hecho, la Operación Gran Explosión finalizó aproximadamente a la 1 de la madrugada, una hora antes de que el objeto no identificado fuera visto inicialmente (esto no descarta por sí mismo el avistamiento anterior por parte de la mujer en el coche que se detuvo). Es importante destacar que el objeto en cuestión era silencioso, sin alas, y sus brillantes luces rojas iluminaban toda la zona visible, ninguna de las cuales coincide con la descripción de los aviones convencionales.

Además de las explicaciones del Pentágono y de la Fuerza Aérea, y el reportaje de John Fuller en la revista Saturday Review -más tarde reorientado como su libro Incidente en Exeter-, el investigador de Nueva Inglaterra del Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos (National Investigations Committee on Aerial Phenomena, NICAP), Raymond Fowler, intervino en el evento. Al igual que Fuller, Fowler no estuvo de acuerdo con las evaluaciones de las autoridades, lanzando varios experimentos para probar las afirmaciones de los militares, incluyendo que la Base Aérea de Pease iluminara su campo de aviación, cuyos efectos fueron presenciados por una multitud reunida en un campo cercano. Cuando la multitud no vio nada, Fowler pidió por altavoz que la AFB encendiera sus luces, a lo que respondieron que ya lo habían hecho.

En una carta de enero de 1966 dirigida a los dos oficiales por el Teniente Coronel John Spaulding, la Fuerza Aérea se retractó de sus explicaciones sobre el suceso y admitió a los dos oficiales que no tenían una explicación racional del objeto que presenciaron. En un artículo de 2011 publicado en la revista Skeptical Inquirer, el investigador Joe Nickell, junto con el comandante retirado de la USAF James McGaha, especuló que el avistamiento fue el resultado de una operación de reabastecimiento de combustible del KC-97. Ese tipo de avión estaba estacionado en Pease y, según los autores, el patrón de luz roja del objeto inexplicable coincide con un patrón similar de luces en la parte inferior del KC-97. Además, los testigos que se balanceaban afirmaron haber visto, según los autores, podría haber sido el resultado del aleteo de un brazo de reabastecimiento de combustible, que cuelga a un ángulo de 60 grados del camión cisterna. Sin embargo, Bertrand fue tripulante de un buque cisterna durante sus cuatro años de alistamiento en la Fuerza Aérea y, por lo tanto, era probable que cualquiera pudiera identificar un avión de este tipo, cosa que él no hizo. Finalmente, la explicación de Nickell y McGaha no aborda el silencio que acompañaba al objeto; uno se imagina que una operación de reabastecimiento implicaría sólo un poco de ruido.

El Legado

Incident_Exeter_book
Incidente en Exeter

El libro de Fuller fue publicado en 1966, llegando a la lista de best-sellers del New York Times y permaneciendo, hasta el día de hoy, como uno de los libros de OVNIs más exitosos comercialmente jamás publicados.

Todos los directores del caso, con la excepción de David Hunt y Raymond Fowler, han fallecido desde entonces.

Desde 2009 se celebra en Exeter un festival anual de OVNIs en memoria del evento. (Para más información, visite http://exeterufofestival.org/)

 

Fuente: openminds.tv

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

George Adamski

George Adamski se hizo famoso al compartir sus fotos de OVNIs y encuentros con extraterrestres

George Adamski afirmó haber conversado con los venusianos usando gestos con las manos y telepatía …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *