Inicio / Encuentros Cercanos / Encuentro cercano con un destripador de ovejas en Potosí, Bolivia

Encuentro cercano con un destripador de ovejas en Potosí, Bolivia

En lo que debe considerarse uno de los casos más inquietantes de la historia de la ufología, una confiada pastora boliviana atendía a sus rebaños de ovejas y llamas cuando tuvo un encuentro terriblemente violento con una entidad de origen desconocido que la dejaría literalmente marcada de por vida.

Situada en las desoladas y montañosas regiones del altiplano suroccidental de Bolivia, no muy lejos de la una vez próspera ciudad minera de plata de Potosí, es una provincia rústica conocida como Opoco.

En 1967, Valentina Flores, de 24 años, y su esposo, Gumersindo, lograban ganarse la vida en una pequeña parcela de tierra no lejos de Opoco. Estos indígenas quechuas analfabetos llevaban una vida solitaria cuidando de sus tierras, del ganado y de su hija menor, Theodosia.

Ni Valentina ni Gumersindo estaban al tanto de las historias de los OVNIS o de sus ostensiblemente extraterrestres ocupantes que habían ocupado los titulares en todo el mundo… y absolutamente nada podría haber preparado a Valentina para el horror que ella y su hijo enfrentarían en una tarde justo después de la Pascua de ese año.

Al final de la tarde del día en cuestión, Valentina llevó a su rebaño de sesenta y cuatro ovejas a un campo de pastoreo adyacente a una extensión montañosa que albergaba un corral de piedra de larga data. Fue entonces cuando se dio cuenta -para su consternación- de que su rebaño de llamas se había alejado.

El famoso autor español e investigador de OVNIS, J. J. Benítez, viajó a Bolivia en 2001 y logró localizar a Valentina y a su marido.

Entrevistó a la entonces testigo ocular de 59 años de edad, que estaba asombrada por el hecho de que una persona extranjera hubiera oído hablar, y mucho menos que le importara, del aterrador encuentro que había tenido 34 años antes. Todavía claramente obsesionada por el evento, Valentina le describió la escena:

«Ese día estaba sola. Mi marido fue comisionado y, como el resto de los hombres, estaba en la pampa, trabajando… eran como las cuatro de la tarde… fui a buscar a las llamas y a sus crías. se habían extraviado. luego reuní a las ovejas y a los corderos en un solo lugar y fui a buscar a los animales.»

Con Theodosia atada firmemente a su espalda en una manta tradicional conocida como manta, Valentina comenzó a perseguir a sus llamas, finalmente las rastreó hasta un prado a unos cuarenta y cinco minutos de distancia del campo donde dejó a sus ovejas. La pastora recogió sus animales en busca de alimento y comenzó a conducirlos de vuelta al campo de pastoreo.

El sol comenzaba a descender lentamente hacia el horizonte cuando Valentín regresó con las llamas a cuestas. Esta vez se sorprendió al descubrir que sus ovejas no estaban en ninguna parte.

Confundida y más que un poco molesta, Valentina dejó atrás a sus llamas y ella y la dormida Teodosia siguieron las huellas de las ovejas hacia las colinas. Al acercarse al corral de piedra, Valentina dudó, notando que había algo peculiar que cubría la extraña estructura.

Lo que le hizo detenerse fue ver una sustancia en forma de telaraña que se extendía como una tienda de campaña sobre todo el recinto de piedra. El material se asemejaba a una red de malla plástica que emergió de una estructura en forma de poste en el centro del corral y parecía adherirse a las paredes de roca – aunque algunos relatos dicen que se sostenía en su lugar por medio de un bastón afilado que se desgarraba de los árboles circundantes.

Decidida a averiguar qué estaba pasando con su ganado, la joven madre apartó a un lado sus temores y se acercó más al recinto. Valentina apenas pudo sofocar un grito de horror cuando vio que el suelo bajo las telarañas estaba lleno de los cadáveres destripados de las preciadas ovejas de su familia.

Fue entonces cuando un parpadeo de movimiento llamó la atención de Valentina y vio a la entidad infantil que había sido responsable de eviscerar a sesenta y tres de sus ovejas, tratando de hacer lo mismo con su último cordero que luchaba por su vida, a través de un dispositivo tubular alargado con un gancho afilado de cuchilla de afeitar en uno de sus extremos, que parecía que estaba unido a él por medio de una cadena.

Junto al ser había una bolsa de plástico abierta llena de entrañas y órganos de ovejas. La comprensiblemente molesta Valentia describió la increíble visión que tenía ante ella:

«Había un hombre pequeño dentro del corral…. era como un niño… de rodillas, y con una oveja entre las piernas. La pluma estaba cubierta con algo así como una red. Entré en pánico. El individuo había matado a todos mis animales.»

Valentina describiría a este mini-mutilador como joven y «gordito». Medía un poco más de un metro de alto y llevaba puesto:

«…ropa extraña, como un buzo….una pieza desde el cuello hasta los pies. Las botas eran marrones.»

La pastora describió además las correas rojas entrecruzadas que cubrían el pecho del humanoide en forma de X, las cuales sostenían una gran mochila de aspecto mecánico en su espalda. La criatura también tenía dos mochilas utilitarias a los costados.

Valentina notó el extraño casco del ser, que tenía una hélice que lo coronaba. Aunque muchos informes describen al famoso Cazador de Ovejas de Potosí como portador de un casco redondo «ahumado», sin hélice, que cubría su cara, Valentina realmente vio bien sus rasgos expuestos, que ella describió de esta manera:

«tenía una piel muy blanca, con pelo rubio, ojos azules y un bigote rojo y abundante.»

Enfurecida por la matanza masiva causada por este diminuto carnicero, Valentina hizo lo que cualquiera podría hacer en su lugar. Comenzó a arrojar una serie de blasfemias y a arrojar piedras a este extraño cuatrero de ovejas.

En este punto, el miniatura-Mengele se levantó abruptamente, soltando la última oveja y volviéndose para enfrentarse a su agresor terrenal con una expresión de conmoción y miedo.

Saltó a un extraño dispositivo – que Valentina, con su limitado conocimiento de la tecnología, más tarde comparado con una radio – y giró una palanca en forma de rueda en su vértice, con lo cual las correas elásticas que cubrían el corral se replegaron rápidamente en el mecanismo.

Una vez que la cubierta en forma de tienda de campaña desapareció, Valentina notó que otra entidad virtualmente idéntica estaba parada en el lado opuesto del corral. Al ser visto este segundo saliò corriendo hacia una colina cercana y sentándose en un artilugio parecido a una silla.

Un conjunto de cuchillas y un mecanismo similar al de un rotor salieron de un par de aditamentos cilíndricos detrás de esta silla y esta criatura rápidamente se marchó dejando a su compinche para que se las arreglara por sí mismo.

Fue entonces cuando Valentina decidió que era hora de ponerse manos a la obra. Sacó su garrote de madera con punta de hierro de su saco y entró en el corral lleno de sangre como un gladiador entrando en una arena.

Miró hacia abajo a la carnicería masiva que representaba la mayor parte del sustento de su familia y se acercó airadamente a la criatura responsable de la devastación. Evidentemente ansioso, el hombrecito trató de hablar con la pastora furiosa en un lenguaje que ella no podía comprender. Recordó su estado de ánimo en ese momento de furia:

«Me habló, pero no lo entendí. No era quechua ni español. Estaba tan molesto como yo. ¡Oh Dios mío! ¡Mis animales! ¡Los había matado uno por uno! ¡Me volví loca!»

Valentina se abalanzó sobre la entidad con su palo, golpeándolo con un golpe desgarrador:

«Le pegué con todas mis fuerzas….[i] le pegué en la cara y empezó a sangrar. El tipo seguía gritando, pero no lo entendí.»

Fue en ese momento que el Cazador de Ovejas decidió defenderse blandiendo el mismo implemento quirúrgico con gancho cilíndrico que había utilizado para destripar a las ovejas.

Le arrojó el armamento a Valentina, rebanándole el pecho y los brazos. La madre admitiría más tarde, con una sensación de alivio casi segura, que fue sólo el gran nudo de la manta que sostenía a Theodosia lo que impidió que la hoja se incrustara en su pecho y le diera el golpe mortal.

Vale la pena señalar que, aunque la mayoría de los informes de esta batalla afirman que el destripador enganchado se usaba como un arma tipo bumerán, Valentia insistió en que era la cadena a la que estaba sujeta la que automáticamente retraía la afilada herramienta en la mano de la entidad después de cada lanzamiento.

Sin dejarse intimidar, Valentina volvió a golpear, conectando con el antebrazo derecho de la entidad. El ente gritó de angustia mientras la sangre corría por su muñeca, ahora colgante e inmóvil.

Este golpe desmoralizador resultó ser demasiado para la Cazadora de Ovejas y utilizó su brazo izquierdo en funcionamiento para agarrar el artilugio parecido a una radio y literalmente dirigirse a las colinas. Una vez allí se fue volando de la misma manera que su camarada…. para no volver a ser visto.

Poco después, un destacamento del ejército boliviano fue enviado a la escena y recogieron los sesenta y tres cadáveres, así como muestras de la sangre de la criatura que había sido derramada por la porra de Valentina dentro del corral.

Se determinó que a las ovejas les faltaban múltiples órganos internos y externos, incluyendo sus ojos, orejas, porciones de la boca y grasa del vientre. Las autoridades también encontraron que la mayoría (si no toda) la sangre que debería haber estado dentro de los animales había desaparecido.

Otros ganaderos de la zona, al ser interrogados por el gobierno boliviano, afirmaron haber sido testigos de otros hechos extraños. Algunos testificaron que habían visto a individuos extraños saltando de sus corrales de ovejas y dejando atrás cadáveres desangrados.

La propia Valentina afirmaba que pocos días antes de su encuentro un invisible individuo le había arrojado un tazón de sangre a la cara…. con lo que sigue siendo una incógnita hasta el día de hoy.

Cuando Benítez entrevistó a Valentina en 2001, algo se hizo evidente inmediatamente para el investigador. Fue el hecho de que tres décadas después de su aterrador encuentro, Valentina todavía no sabía lo que era un OVNI – y mucho menos un extraterrestre. Cuando intentaron explicárselo, ella descartó sus iniciativas. No era algo que le preocupara lo más mínimo.

Pero lo que sí le preocupaba a Valentina – y continuaba persiguiendo sus sueños – era el hombre vicioso, pequeño, con bigotes rojos que voló hacia el cielo con una bolsa llena de órganos, dejándola en un estado de completa ruina financiera.

Fuente: cryptopia.us

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.
Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

Ellsworth Air Force

El Incidente de Ellsworth, 1953

Lo que es quizás interesante acerca de la Base de la Fuerza Aérea de Ellsworth …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *