Inicio / Encuentros Cercanos / Encuentro con una Entidad Humanoide dentro de un Motel

Encuentro con una Entidad Humanoide dentro de un Motel

En la madrugada del 14 de junio de 1968, en la ciudad de Villa Carlos Paz (Argentina), una joven (María Elodia Pretzel, de 19 años de edad) tuvo un extraño encuentro en la planta baja de su motel familiar.

A la 1:02 de la madrugada, María despidió a dos huéspedes hasta la puerta lateral del motel que conduce a su aparcamiento. Como ya era tarde, cerró la puerta lateral y apagó las luces principales de la planta baja, dejando sólo tres luces fluorescentes. Luego fue a la cocina y la lavandería es para asegurarse de que todo estaba cerrado y en su lugar. Mientras estaba en la cocina percibió una luz azul brillante que provenía del comedor principal. Podía ver el resplandor que entraba por la escotilla de servicio (ventana que conectaba la cocina con el comedor). Por un momento pensó que podría ser su padre o algún invitado. Salió de la cocina y entró en el comedor; mientras estaba de pie detrás de la barra, vio a unos metros de ella (en el comedor).

Ilustraciones basadas en bocetos de don Benjamín Galíndez.

El humanoide (parecía varón, 30-35 años) medía más de 2 metros de altura, vestido con un traje de una sola pieza, de color azul claro y muy ajustado, hecho de un material que daba la impresión de tener escamas (como la piel de un pez o de una serpiente). El traje también cubría las manos y los pies y en la cintura la entidad llevaba un estrecho cinturón azul. Tenía una sonrisa constante en su rostro y en su mano izquierda sostenía una esfera de cristal que emanaba un rayo de luz azul-blanca. El ser se detuvo con la pierna ligeramente separada, agarrando la esfera y moviéndola hacia delante y hacia atrás mientras su luz llenaba el comedor. La puerta lateral que daba al aparcamiento estaba abierta y María dedujo que el ser había entrado por allí.

Al ver la entidad, María experimentó algunas sensaciones extrañas. Sintió que su cuerpo estaba siendo distorsionado por algún tipo de fuerza que la hacía parecer más delgada y más alta (similar al efecto causado por la distorsión de los espejos). Al mismo tiempo, no podía hablar, como si su cerebro estuviera bloqueado. Se las arregló para poner las manos sobre su cabeza, pero luego se quedó inmóvil. Entonces empezó a recibir un mensaje telepático. Una voz en español sin acento particular repetía «No tengas miedo, No tengas miedo».

De repente, María se encontró a sí misma agarrando el mostrador del bar sin recordar cómo había llegado allí, ya que antes estaba parada a pocos metros de distancia. Ahora el ser estaba a sólo 3 metros delante de ella en el otro lado del mostrador. La entidad seguía moviendo la esfera y María seguía escuchando el mismo mensaje en su cabeza: «No tengas miedo, No tengas miedo». Comenzó a sentir un hormigueo en las piernas como si se hubieran dormido. Luego la entidad levantó lentamente su brazo (no el de la esfera) a la altura del hombro con la palma de la mano hacia arriba. Las yemas de sus dedos emitían destellos de luz. En ese momento, María notó que en el dorso de la mano levantada la entidad tenía un dispositivo rectangular que cubría la base de sus cuatro dedos.

El levantamiento del brazo hizo que María se sintiera agotada y con los brazos y las piernas todavía inmóviles, pero el resto del cuerpo relajado empezó a caer hacia atrás en cámara lenta. Cayó de espaldas con sólo los talones en contacto con el suelo. Sin embargo, unos veinte centímetros antes de golpear el suelo, la caída hacia atrás se detuvo y su cuerpo comenzó a levantarse de nuevo hasta que volvió a estar en posición vertical. Una vez de pie, se agarró al mostrador. Entonces la entidad volvió a levantar el brazo y el fenómeno se repitió. Al regresar de su segunda caída, volvió a agarrar el mostrador. La entidad se acercó más. Su forma de caminar era algo inusual. Las puntas de sus dedos emitían lo mismo que sus dedos y caminaba como si tratara de equilibrarse en una línea recta imaginaria, poniendo un pie delante del otro con los dedos de los pies tocando los talones del pie de enfrente.

De repente, la esfera sostenida en la mano izquierda dejó de emitir luz y se convirtió en un color azul oscuro. María pudo ver que la esfera en forma de vidrio tenía algunas protuberancias en ella desde donde asumió que se había producido la luz. Con la extinción de la luz dejó de escuchar «»No tengas miedo» en su mente. La entidad se volvió hacia la puerta lateral, flexionó su brazo izquierdo formando un ángulo recto. Se detuvo unos segundos y luego comenzó a caminar hacia la puerta lateral (que conduce al aparcamiento) de la misma manera que antes (como si estuviera en una línea imaginaria).

Mientras miraba a la entidad que se iba, María notó que él llevaba una falda corta plisada hecha del mismo material que el resto de su ropa. Cuando estaba en la puerta, la entidad bajó la cabeza porque era más alto que la puerta. Al pasar por la puerta cerrada. Con la desaparición de la entidad el hormigueo se detuvo. Muy sorprendida, entró en la lavandería y se cayó de rodillas al lado de un sofá. Se quedó allí, acurrucada hasta que fue encontrada por su padre, que acababa de entrar en el motel después de aparcar su coche fuera. Se estima que el fenómeno duró unos 4 minutos y que María probablemente estuvo de rodillas durante un par de minutos.

Su padre no se topó con la entidad. Tal vez la entidad sintió que alguien se acercaba al motel y abandonó la escena. Sin embargo, su padre, Pedro Jacobo Pretzel, vio algo inusual momentos antes de entrar al motel. Mientras conducía en su coche y a una distancia de unos 100 metros del motel, notó dos luces rojas muy brillantes y estacionarias en la carretera delante de él a una distancia de unos 400 metros. Asumió que eran las luces traseras de un vehículo grande. Cuando a una distancia de 70 metros de las luces y a la derecha en el punto donde tuvo que girar a la derecha para entrar en el aparcamiento son del motel, cambió de opinión. Podía ver que las luces tenían una distancia de 5 a 6 metros (más ancha que el camino) y a una altura de un metro y medio. No pudo ver ninguna silueta de un vehículo ni ningún otro detalle que indicara que se trataba de algún tipo de vehículo conocido. Pedro no tuvo la curiosidad de acercarse más y giró a la derecha para aparcar su coche y entrar en el motel por la puerta lateral. ¿Estaba esta luz conectada a la entidad? No lo sabemos. Lo que sabemos es que una vecina cercana también notó una luz inusual cerca de sus casas.

Fuente: Flying Saucer Review, V26, N5, 1980

Le puede interesar

new york Cherry Creek

El desembarco de los ovnis de Cherry Creek, 1965

En el verano de 1965, un aparente aterrizaje de un OVNI se desarrollaría en Cherry …

One comment

  1. No sé entiende si el hecho sucedió en 1980, como dice el título, o en 1968 como narra la historia ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *