Inicio / Encuentros Cercanos / Encuentros cercanos con ovnis del tipo sanación
ovnis curacion

Encuentros cercanos con ovnis del tipo sanación

El año 2019 fue un año lleno de desarrollos OVNIs, especialmente en la forma en que el fenómeno está siendo tratado por los principales medios de comunicación. Con gran fanfarria, la Academia de Artes y Ciencias To the Stars (TTSA) de Tom DeLonge lanzó su serie de televisión de seis partes No Identificado en el History Channel durante el verano; que no sólo mostró el testimonio del Comandante David Fravor, y otros pilotos de la Marina que han encontrado objetos aéreos desconocidos durante misiones de ejercicio en ambas costas de los Estados Unidos, sino que también exploró otros encuentros militares con OVNIS -como el famoso incidente del bosque de Rendlesham.

La narrativa que la TTSA está tratando de construir parece bastante clara: sean lo que sean y vengan de donde vengan, los OVNIS (o UAPs, como es la nueva forma de abordar el tema en el PC) constituyen una amenaza. No sólo porque sus capacidades aerodinámicas superan con creces a las de los aviones de combate más avanzados del mundo -lo que les da carta blanca para introducirse con total impunidad en el espacio aéreo restringido de las instalaciones más sensibles-, sino también por el efecto perjudicial que puede sufrir al estar expuesto directamente a estos objetos. Para ilustrar esto, los productores de No Identificados entrevistaron a John Borrows, uno de los principales testigos del incidente de Rendlesham, quien ha sufrido una serie de graves problemas médicos que parecen estar directamente relacionados con su encuentro cercano en diciembre de 1980.

Sí, la literatura está llena de numerosos casos en los que los testigos sufrieron problemas de salud temporales o permanentes causados por la exposición al fenómeno OVNI, y esos problemas van desde los muy leves -quemaduras en la piel, náuseas y ojos irritados- hasta los que ponen en peligro la vida en muy raras ocasiones -como el incidente del Cash-Landrum, en el que uno de los testigos desarrolló un cáncer (Betty Cash) y finalmente murió como resultado de él. Pero, ¿siempre es así?

Resulta que los investigadores de OVNIs también tienen en sus archivos muchos casos en los que un encuentro cercano resultó beneficioso para el testigo; no sólo por tener la oportunidad de experimentar algo que sólo una rara minoría de individuos ha encontrado de primera mano en su vida -y debido al potencial de expansión mental de tales experiencias- sino también porque en esos casos el testigo se encontró curado de alguna enfermedad o condición de salud, por un proceso que sólo puede ser descrito como milagroso a falta de un término mejor.

Examinemos ahora tres casos de curaciones inducidas por OVNIS:

Jaume (Jacques) Bordas

La fascinante historia de Jaume Bordas Blas fue publicada por primera vez por el investigador español Antonio Ribera en 1971, y posteriormente fue recogida por Jacques Vallee quien la incluyó en Mensajeros del Engaño. Bordas nació el 20 de julio de 1911, y durante la mayor parte de su infancia fue un niño enfermo y débil; una deficiencia hormonal (posiblemente relacionada con la tiroides) le causó graves problemas de peso, y su condición pituitaria también dio lugar a un lento desarrollo mental y a una atención deficiente en la escuela.

Una noche, cuando tenía 12 años, Bordas sintió la repentina e inexplicable necesidad de subir a la terraza, donde vio una visión maravillosa: Un grupo de pequeños objetos triangulares que le parecían pequeños aviones volando alrededor, a través del cielo. Tres de las naves -que medían menos de nueve pies de largo- aterrizaron cerca de él; una de ellas se abrió como un abanico y de ella emergió un ser no más grande que el joven, vestido con un traje blanco y un brillante manto blanco. La entidad le dijo esto a Bordas:

Hemos venido a verte, porque te hemos tomado bajo nuestra protección. Sabemos cuánto sufres y conocemos tu sueño de convertirte en un hombre fuerte, en un atleta. Lo realizarás, con nuestra ayuda; serás fuerte, no sólo físicamente sino también mentalmente. Ahora que te hemos adoptado, nunca te abandonaremos. En el futuro volveremos a ti otra vez. Mientras tanto, como muestra de amistad, toma esto.

El pequeño ser mostró a Bordas lo que parecía un trozo cuadrado de caramelo oscuro, y le dijo al niño que se lo comiera completamente, ya que esto sería el comienzo de una nueva vida para él. Obviamente Bordas nunca había oído hablar de las advertencias incluidas en el libro de mi amigo Joshua Cutchin, Una fiesta troyana («¡nunca aceptes comida de las hadas!») porque hizo lo que le dijeron; el ser volvió a su «avión» y los tres objetos salieron volando. A la mañana siguiente Bordas se despertó con un extraño sabor a alquitrán en la boca, lo que demostraba que el sorprendente encuentro no había sido un sueño.

Y si el niño necesitaba más confirmación, la prueba llegó durante los cuatro años siguientes, mientras pasaba por una transformación física aparentemente imposible: perdió todo el peso extra y creció hasta ser increíblemente fuerte. Su mente también se había fortalecido y desarrolló una curiosidad por los temas científicos y las montañas; con el tiempo Bordas se convirtió en un experto alpinista y logró muchas hazañas, incluyendo ser el primer español en subir a la cima del Aiguille Verte en los Alpes franceses, en 1934. En 1937 cruzó el Gran Jura y ascendió al Gran Chervoz.

Al igual que el pequeño hombre había advertido a Bordaz, tuvo otros enigmáticos encuentros con entidades no humanas a lo largo de su vida, de los que hablaremos en un futuro artículo. Basta decir que el hombre vivió hasta los 100 años de edad -¡quizás no todos los alimentos de hadas son malos, después de todo!

«Doctor X» (Pierre Gueymard)

He aquí otro caso notable que fue conocido por los OVNIs anglófonos gracias al trabajo de Jacques Vallee, quien lo supo por su mentor Aimé Michel (Michel usó el seudónimo «Doctor X» para proteger la identidad del testigo, pero este año Vallee publicó Ciencia Prohibida Vol. 4 en el que se reveló su verdadero nombre). Gueymard nació en 1930 y tuvo una exitosa carrera médica que le permitió una vida cómoda en una gran villa francesa situada en una colina, donde vivió con su esposa y su hijo de catorce meses.

Fue el llanto del bebé lo que realmente despertó a Gueymard durante la noche del 2 de noviembre de 1968. El hombre se acercó a ver al niño, caminando con cierta dificultad ya que tres días antes había sufrido una fea lesión en una de sus piernas, mientras cortaba madera con un hacha. La habitación de su hijo estaba a oscuras, excepto por algunos destellos brillantes que venían de la ventana a pesar de las persianas cerradas; el bebé estaba completamente despierto y apuntaba hacia la ventana desde su cuna, pero Gueymard no prestó atención inmediata a lo que podía estar sucediendo fuera de su casa, y le dio al inquieto niño pequeño una botella de leche. Más tarde, el médico salió al balcón para presenciar el espectáculo más fantástico que había visto en toda su vida.

Desde su privilegiada atalaya, Gueymard observó dos grandes discos idénticos con la parte superior de color blanco plateado, mientras que la parte inferior de los mismos brillaba con el color del sol poniente. Los platillos estaban perfectamente horizontales, y proyectaban un rayo blanco brillante directamente debajo de ellos en el suelo; una alta antena vertical estaba encima de cada objeto, y en el lado ambos tenían una antena horizontal más corta de la cual empezaron a aparecer pequeñas chispas una vez que los discos empezaron a acercarse lentamente el uno al otro.

triangulo_Dr-X
La extraña marca triangular roja en el abdomen del Dr. X

Por si esto no fuera suficientemente increíble, lo que sucedió después podría poner a prueba la credibilidad incluso del creyente de OVNIs más abierto: los dos objetos se fusionaron en uno y el platillo restante cambió de rumbo y voló hacia el testigo, que permaneció paralizado de pie en el balcón. De repente, el disco inclinó su eje horizontal de tal manera que el rayo blanco que emanaba de su mitad inferior golpeó a Gueymard directamente en el pecho; se produjo un fuerte estruendo y el objeto desapareció por completo, dejando tras de sí sólo una forma blanquecina como el algodón de azúcar (¿pelo de ángel, quizás?). El médico sintió un shock nervioso y rápidamente volvió a entrar, pero las sorpresas estaban lejos de terminar…

Gueymard despertó a su esposa para decirle lo que acababa de presenciar. Para asombro de ambos, la herida de su pierna se curó completamente y ahora podía caminar sin ningún dolor; no sólo eso, sino que una herida mucho más antigua y grave que había sufrido en Argelia (donde estaba sirviendo en el ejército) también había desaparecido misteriosamente.

En los días siguientes Gueymard comenzó a sufrir algunos síntomas físicos anormales: perdió peso y sufrió dolores abdominales; también desarrolló un curioso triángulo rojo alrededor de su ombligo, que fue secundado por una forma similar que apareció en el abdomen de su hijo. Hay muchos otros aspectos extraños que comprenden el caso del «Doctor X», incluyendo encuentros con visitantes extraños, afirmaciones de levitación y teletransportación, e incluso la aparición espontánea de facultades psíquicas; pero a los efectos de este artículo dejaremos el asunto señalando cómo, en 1985, un informe médico independiente corroboró la completa desaparición de las lesiones que Gueymard había sufrido en Argelia en 1958.

Rey Hernandez

Los dos casos mencionados anteriormente son parte de los anales «clásicos» de la OVNI del siglo XX, mientras que el siguiente es uno de los casos más interesantes reportados en el nuevo milenio, y ha sido cubierto en el libro de Diana Pasulka «American Cosmic» como parte de su exploración sobre cómo las experiencias OVNI pueden afectar las perspectivas religiosas (y viceversa).

Rey Hernández era, según su propio relato, un ateo y racionalista empedernido -así como un abogado muy exitoso- que vivía felizmente con su esposa Dulce, a pesar de que ella seguía siendo una católica muy devota debido a su origen mexicano. En marzo de 2012 Dulce se sintió desolada porque su querida mascota Niña -un viejo Jack Russell terrier- estaba gravemente enferma y finalmente habían decidido sacarla de su miseria. La esposa de Rey buscó refugio en su fe y le rogó a Dios que salvara a su ‘niña’.

Según el testimonio de Rey, su esposa se despertó muy temprano en la mañana para revisar al pobre perro, que estaba tan enfermo que sólo podía moverse del cuello hacia arriba. Dulce llevó a Niña abajo y fue entonces cuando vio un objeto brillante flotando a cuatro pies del suelo, de apariencia metálica y con la forma abovedada de una ‘U’ invertida. Sorprendida por esta aparición, Dulce hizo lo que probablemente cualquier buen católico mexicano con devoción a la Virgen de Guadalupe haría: se arrodilló y le suplicó al objeto luminoso que se fuera si era un «mal espíritu»; pero si era «un ángel de la Virgen María» le suplicó que se quedara y no dejara que su perro sufriera más.

Como si fuera una respuesta a sus oraciones, Dulce vio entonces destellos verdes parpadeando delante de ella, lo que la hizo enloquecer y gritarle a su marido para que la ayudara. Pensando que su esposa probablemente había visto un ratón o una cucaracha en la cocina, Rey la ignoró al principio hasta que Dulce se apresuró a subir las escaleras y prácticamente lo arrastró fuera de su dormitorio. Uno de los aspectos más interesantes de este caso es que, cuando Rey finalmente bajó las escaleras, lo que observó fue marcadamente diferente a lo que vio su esposa: en lugar de un objeto metálico, lo que estaba frente a él era una formación compacta y multicolor de energía similar al plasma que parecía un cilindro horizontal con bordes borrosos. Pero aún más asombrosa fue la reacción del ‘racionalista incondicional’, porque en lugar de llamar al 911 o conseguir una cámara, se quedó mirándola fijamente durante unos momentos, pensó que no era gran cosa y ¡volvió a la cama!

Este absurdo estado de ‘trance’ duró sólo 15 minutos más o menos, porque lo siguiente que Rey Hernández recuerda es que regresó a sus sentidos y se apresuró a bajar las escaleras para ver a su esposa saltando de alegría, seguida por su Niña que ladraba felizmente. El milagro que ella había pedido se había cumplido y el perro estaba completamente curado.

Este fue el comienzo de una serie de experiencias increíbles que han transformado completamente la filosofía de vida de Hernández y sus metas. Terminó co-fundando la Fundación para la Investigación de Encuentros Extraterrestres ( FREE ) junto con el difunto Dr. Edgar Mitchell, el astrofísico de Harvard Dr. Rudy Schild, y la investigadora australiana Mary Rodwell. Los objetivos de FREE incluyen el estudio científico de la experiencia del encuentro cercano y el papel que la conciencia humana juega en el misterio OVNI.

Conclusiones

Entonces, ¿qué podemos hacer sobre estos tres casos, aparte del hecho de que hay informes de curas inexplicables en la literatura OVNI? Muchos investigadores en OVNIs (e incluso científicos del gobierno) han estudiado los efectos malignos sufridos por los testigos de encuentros cercanos, y sospechan que es el resultado de la radiación de microondas no ionizante generada por los objetos -lo que ha sido de gran interés para algunos países por su potencial para crear nuevos sistemas de armas. Pero, ¿podría utilizarse la radiación de microondas con el objetivo opuesto de curar a los pacientes? Entre las docenas de enlaces que abordan el temor a los efectos nocivos de las microondas, una búsqueda superficial en Google muestra que ha habido algunos experimentos prometedores en los que la radiación de microondas en dosis bajas puede ayudar en la curación de fracturas de huesos, y el uso de la radiación UV en el cuidado de heridas; sin embargo, eso difícilmente podría explicar la recuperación instantánea experimentada tanto por Pierre Gueymard como por el perro de Rey Hernández.

Tal vez el «caramelo» ofrecido al joven Jaume Bordas logró alterar y reescribir su ADN de maneras que la ciencia moderna sólo puede soñar, o tal vez todo fue sólo el resultado del efecto placebo desencadenado por un sueño vívido. Pero el efecto placebo no se podía explicar en el caso del «Doctor X», que no esperaba ser curado de sus enfermedades como resultado de su avistamiento de OVNI, y ciertamente no podía estar detrás de la curación de un perro!

Tal vez todavía no tenemos el marco científico necesario para entender los mecanismos detrás de estos procesos de curación. Sólo podemos insinuar la posibilidad de que quizás la aparente habilidad de los OVNIS para manipular tanto el Espacio como el Tiempo pueda estar detrás de ello. Al explicar los conceptos de las dimensiones superiores, Carl Sagan dijo una vez que una entidad hiperdimensional sería capaz de poner todo el universo dentro del cuerpo de un desafortunado ser tridimensional; si ese es el caso, ¿por qué no usar ese mismo poder para devolver el cuerpo a un estado en el que la enfermedad aún no se ha desarrollado?

Desgraciadamente, no tengo ninguna formación científica, así que dejaré la averiguación a personas más inteligentes que yo. Lo que realmente quiero concluir es esto: Desconfíe de la gente que busca empujar sólo un lado de la narrativa de los OVNIs. Ya sea que la TTSA juegue la carta de «los OVNIs son una amenaza» para atraer la atención del complejo industrial militar; los neo-inquisidores que utilizan técnicas de mala calidad para recuperar los aterradores relatos de la unión conyugal antinatural con «seres demoníacos», que buscan reemplazarnos con su infernal descendencia híbrida; o los gurús de la Nueva Era que nos aseguran que nuestros «Hermanos del Espacio» sólo buscan guiarnos hacia un futuro brillante lejos de nuestras penas terrenales, y que todos los casos en los que los OVNIS han mostrado algún tipo de hostilidad son el resultado de ‘psicopatas militares’; el hecho es que el fenómeno OVNI es un misterio vasto, multifacético y terriblemente complejo con muchas capas, que desafía las explicaciones simplistas.

Sólo estudiando todas esas capas, no sólo las que se ajustan a una agenda particular, podemos tener alguna esperanza de acercarnos a la verdad.

Fuente: mysteriousuniverse.org

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

George Adamski

George Adamski se hizo famoso al compartir sus fotos de OVNIs y encuentros con extraterrestres

George Adamski afirmó haber conversado con los venusianos usando gestos con las manos y telepatía …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *