Inicio / Encuentros Cercanos / Enfrentamiento con Alienígena en Talavera Real, España 1976
talavera
Fuente: Juan Jose Benitez, FSR Vol. 23 # 5

Enfrentamiento con Alienígena en Talavera Real, España 1976

Este caso ocurrió en la madrugada del 12 de noviembre de 1976, en la Base Aérea Española de Talavera la Real, cerca de la frontera hispano-portuguesa. Es simplemente asombroso. El hecho de que los tres testigos estuvieran obligados a permanecer en la Base, haciendo su servicio militar, hasta hace poco tiempo, nos obligó a guardar silencio sobre el asunto. Ahora, por primera vez, pongo a disposición los detalles de la misma, después de haberlos obtenido yo mismo de los tres aviadores en cuestión.

En la mañana en cuestión -alrededor de la 1:45 de la madrugada- José María Trejo y Juan Carrizosa Luján estaban de centinela en la denominada «zona de almacenamiento de combustible» de la Base Aérea de Talavera y la Escuela de Aviones de la Fuerza Aérea, que se encuentra a pocos kilómetros de Badajoz. Cada uno de ellos estaba en su garita, a unos 60 metros de distancia, cuando escucharon ruidos extraños. «Al principio sonaba como la típica interferencia de radio. Entonces, de repente, en la oscuridad total de la noche, el ruido se transformó en una especie de silbido agudo y penetrante…. tan penetrante que nos dolía los oídos…

Su sorpresa inicial ya había dado paso, como era natural, a la preocupación: podría haber un intruso en la zona de almacenamiento de combustible. Podría ser un intento de sabotaje. Pero el silbido penetrante duró sólo cinco minutos. Entonces todo volvió a estar tranquilo.

Luego volvieron a oír un ruido extraño, cerca de la garita de José Trejo. José llamó a Juan Carrizosa para que viniera y le ayudara a registrar el área. Ambos hombres estaban equipados con el rifle estándar, el Z-62 de disparo rápido y la cantidad prescrita de munición.

Una vez más hubo silencio durante cinco minutos, y luego volvió a sonar el silbato. «Pensamos que nos volveríamos locos con ella, era tan afilada, tan penetrante. Parecía que nuestros tímpanos iban a romperse.» El ruido duró unos cinco minutos más o menos. Entonces, silencio otra vez. Pero esta vez, al terminar el silbido, vieron una luz en lo alto del cielo, como una bengala. Se iluminó una amplia zona inferior, hacia Badajoz. Duró sólo quince o veinte segundos y luego desapareció. Unos minutos más tarde, mientras los hombres aún estaban superando su asombro, se les unió un tercer centinela, José Hidalgo, con uno de los perros guardianes de la Base Aérea de Alsacia (Pastor Alemán). El trabajo de Hidalgo era hacer un recorrido constante, visitando todos los puestos de centinela. Preguntó si habían visto el resplandor brillante y confirmaron que lo habían visto. Cerca de los dos puestos de centinela hay una pequeña cabaña (la cual vi más tarde cuando visité la Base).

Los guardias y un cabo duermen allí. Trejo y Carrizosa se acercaron a la cabaña y dieron la alarma. Los guardias de apoyo pronto estuvieron en el lugar, bajo el mando del cabo Pavón, quien decidió que ahora se debía realizar un registro general de la zona. Así que los tres soldados, Trejo, Carrizosa y José Hidalgo, partieron hacia la reserva de combustible. Era una noche totalmente negra y oscura. Habían recorrido unos 300 metros, abrazando el muro de adobe que rodea la Base, al otro lado de la cual se encuentra la carretera principal a Badajoz. Todo estaba en silencio a su alrededor.

Un «torbellino»

El perrero estaba hablando de la posibilidad de un intruso. El propio perro, sin embargo, estaba absolutamente callado. Estos perros están entrenados para su trabajo, y los hombres sacaron confianza de la aparente calma del perro. De repente, sin embargo, justo cuando se acercaban a una nueva garita que estaba en construcción, experimentaron una especie de «torbellino». Así que cargaron sus rifles. Y se quedó mirando en la oscuridad y escuchando. Como Trejo me explicó más tarde en su relato del asunto, el «torbellino» -o lo que sea que haya sido- estaba localizado en un solo lugar. De repente oyeron un ruido, como de ramas rotas, en una plantación de eucaliptos cercana. Inmediatamente soltaron al perro, que se precipitó en la noche, hacia el lugar de donde parecía haber salido el sonido de las ramas rotas. Agarrando sus rifles, los tres hombres esperaron, esperando oír el ladrido del perro. Pero no hubo ladridos. Después de lo que les pareció una eternidad, pero que en realidad sólo duró unos segundos, el perro regresó con ellos, pero tambaleándose, «como si estuviese mareado». Reaccionaba como si «algo» o «alguien» lo hubiera golpeado y aterrorizado….

«Estábamos desconcertados. Cuatro o cinco veces conseguimos que el perro volviera a los eucaliptos. Y cada vez que volvía de la misma manera… Parecía que le dolían los oídos… se estaba tambaleando… Luego, cuando regresó por última vez, empezó a rodearnos».

Este comportamiento, como me explicaron los soldados, es algo que estos perros guardianes aprenden a hacer cuando hay algún tipo de peligro que amenaza a los centinelas. Al dar vueltas y vueltas constantemente, los perros advierten de que algo anda mal, y se colocan como una barrera, una protección, contra cualquier amenaza. Cuando el perro comenzó a dar vueltas, los tres soldados se alarmaron mucho y sintieron que había llegado el momento de que hicieran algo. Gritaron varias veces al máximo de sus voces, pero no hubo respuesta de la oscuridad. Nada más que el gruñido del perro guardián, moviéndose cada vez más rápido a su alrededor.

Entonces Trejo tuvo una «sensación», como si «alguien» estuviera detrás de él, y sintió un escalofrío que le atravesó el estómago. Él vislumbró una luz verdosa que salía de su ojo y, dando vueltas, contempló la cosa más fantástica que había visto en su vida. Era una figura humana, o al menos eso parecía, pero muy alta. Tres metros por lo menos. Y a sólo quince metros de ellos. Intentando revivir y recobrar la experiencia y contármela, los tres hombres dijeron: «¿Cómo fue? Bueno, era una luz. Una luz verde. Como el color verde de un fósforo en la noche.» Y lo más extraño de todo fue que, como agregó uno de los soldados, la «figura luminosa» parecía consistir enteramente en pequeños puntos de luz. A lo largo de la periferia de la figura, estos puntos luminosos eran más intensos. La cabeza de la aparición parecía pequeña, y parecía cubierta con una especie de casco. Los brazos eran largos y el cuerpo grueso.

«Como una bobina»

Le pregunté si estaba en el suelo. Sí, estaba en el suelo, contestaron los hombres, pero no habían podido ver ni los pies ni las piernas. Dijeron que era como una bobina o un husillo. Grueso, y sin piernas. Al menos, no habían podido ver ninguna. Los brazos de la aparición estaban cruzados. Las manos, sin embargo, parecían tan mal definidas como los pies y las piernas.

Trejo, que había sido el primero en verlo, quedó paralizado, con asombro y terror. No tiene idea de cuánto tiempo pasó antes de que pudiera reaccionar, tal vez diez o quince segundos, piensa. Tenía su rifle listo, listo para disparar, pero cuando decidió hacerlo se sintió totalmente atado y encadenado. Era incapaz de disparar. Entonces empezó a sentir, como él mismo decía, una sensación de debilidad general. Todavía podía ver y oír bien, pero tenía la sensación de que estaba cayendo lentamente. Justo antes de que sus rodillas llegaran al suelo, logró gritar: «¡Abajo! «¡Nos matarán!» Esas fueron las últimas palabras que pudo pronunciar. Estaba boca abajo en el césped. Aún estaba consciente, pero algo le pasaba en los ojos. Su vista parecía estar fallando. Era como si todo se estuviera borrando lentamente.

Mientras gritaba, los otros dos también vieron la enorme «cosa» luminosa, y vieron a Trejo caer.

Los disparos

Simultáneamente, Carriozosa e Hidalgo dispararon contra la aparición, perdiendo un total de entre 40 y 50 disparos, todos, por supuesto, dirigidos directamente a la gigantesca figura. Trejo, tirado en el suelo, oyó los disparos. Y al instante, en el mismo instante en que comenzó el tiroteo, como el «flash» de un fotógrafo -como dijo uno de los soldados- o como el desvanecimiento de la imagen en una pantalla de televisión cuando se apaga el televisor, la aparición simplemente desapareció.

Los otros dos hombres corrieron a ayudar a Trejo a ponerse de pie, y una vez más los tres oyeron el silbato, aún desde la dirección de los eucaliptos. Esta vez el silbato duró de diez a quince segundos, después de lo cual todo volvió a quedar en silencio. Le pedí a Trejo que hiciera un esfuerzo para recordar exactamente en qué momento había empezado a sentirse enfermo y a sentir que su fuerza se estaba agotando.

«Es extraño», contestó. «Sólo cuando intenté apretar el gatillo de mi rifle empecé a caer.» Le pregunté por qué le parecía extraño. Trejo reflexionó un momento y luego respondió, como hablando consigo mismo: «Parecía como si ese ‘ser’ hubiera adivinado mis intenciones. ¿Pero cómo podría ser posible? ¿Cómo pudo saber esa ‘cosa’ que estaba a punto de apretar el gatillo?»

Le pregunté qué pasó después.

«Bueno, mis compañeros me ayudaron a ponerme de pie, y poco a poco me recuperé. Me dolía el pecho, y eso también es extraño, porque no me había caído de repente, ni me había golpeado en el pecho con mi rifle».

El dolor sordo en el pecho duró de quince a veinte minutos, y luego lo dejó. Mientras tanto, por supuesto, toda la Base Aérea estaba en alerta. Al menos la mitad del personal había oído las ráfagas de disparos. Como es comprensible, los tres soldados tuvieron un trabajo bastante difícil para explicar lo que les había sucedido. Pero de todos modos, tan pronto como llegó la luz del día, un oficial y un total de cincuenta hombres recorrieron toda la zona donde había ocurrido el asunto «con un buen peine», como dice el refrán. Y aquí hay otro detalle inexplicable que surgió en el curso de su búsqueda. No se pudo encontrar ni un solo casquillo de cartucho, de un total de cuarenta a cincuenta que habían sido disparados. ¿Cómo es posible que eso sea posible? Y, por si fuera poco, para asombro de los altos mandos de la Base, y de los oficiales y de los tres soldados, la pared de adobe de la Base, que está muy cerca del lugar y debería haber mostrado las marcas de la mayoría de los disparos, no dejaba rastro alguno de los disparos.

Los rifles de los hombres, por supuesto, habían sido disparados. Este hecho fue confirmado por los expertos de la Fuerza Aérea que fueron llamados para investigar el caso. Entonces, ¿qué puede haber sido de esos casquillos de cartuchos y esas balas, casi cincuenta de ellas? ¿Qué encontraron esos centinelas? Los soldados subrayaron que habían disparado a media altura. «Simplemente no podemos entender cómo puede ser que ninguno de los disparos golpeara esa pared que estaba justo enfrente de nosotros!» Pero este no fue el final del asunto.

Enviado al hospital

Pocos días después del incidente, José Trejo entró en el comedor de la Base y de repente exclamó:

«¡Qué pobre luz hay aquí!» Como me explicó más tarde, «Mi visión comenzó a fallar, hasta que desapareció por completo. Estaba aterrorizado. Entonces, según me dijeron, me transfirieron a la Enfermería. Durante un cuarto de hora no reaccioné a nada. Había perdido el conocimiento. Me dejaron en la Enfermería y un día me quedé allí. Entonces empecé a recuperarme… Pero cuatro o cinco días después me trasladaron al Hospital de Badajoz. Allí permanecí durante diez días… «Le pregunté qué tipo de tratamiento se le daba allí. «Me hicieron muchos análisis: sangre, orina, radiografías, pruebas de audición, pruebas oculares, etc. Pero no encontraron nada. Y de todos modos, me sentía muy bien para entonces. «Pero unos días después de salir del hospital, todo empezó de nuevo, mientras estaba en el coche con mi novia. Una vez más no pude ver. Tuve que pedirle a mi chica que me ayudara a salir del coche, y me quedé así durante un cuarto de hora más o menos. Luego, poco a poco, mi vista se fue recuperando… «Le pregunté cuánto tiempo pasó desde los sucesos de la mañana del 12 de noviembre hasta la recurrencia. Dijo que fueron unos quince días.

Traslado a Madrid

Ante esta repetición de la pérdida de visión, el soldado fue trasladado a Madrid. Para ser precisos, fue trasladado al Hospital de la Fuerza Aérea, el Hospital del Aire. El 30 de noviembre de 1976. Permaneció allí un mes y fue sometido a toda clase de investigaciones y análisis.

Le pregunté qué explicación le habían podido dar los médicos por su condición.

«Ninguna. Sólo dijeron que tenía un desajuste nervioso. pero nunca me enteré de lo que me estaba pasando».

Tuvo otro «ataque» del problema mientras estaba en el Hospital de la Fuerza Aérea. Esta vez, tuvo un dolor de cabeza muy fuerte y comenzó a golpear de arriba a abajo en la cama. Y una vez más su vista comenzó a fallar.

Le pregunté cómo era el dolor de cabeza. «Casi siempre empezaba justo antes de que mi vista empezara a desaparecer. En primer lugar, me daría un dolor en la nuca. Luego en la frente. Y finalmente me quedaría ciego». Desde entonces parece que el soldado José M. Trejo, que tiene 21 años, no ha experimentado más síntomas anormales. Su estado de salud es perfecto, y su vida es totalmente normal.

Cuando interrogué a los tres soldados y les pregunté qué pensaban que era lo que habían visto y disparado, su respuesta fue unánime: «No sabemos exactamente qué era. Pero en un aspecto no tenemos ninguna duda -porque los tres lo vimos- y es que la «cosa» era algo muy parecido a un hombre, pero muy alto». Así que ahí lo tenemos: uno de los casos de «ocupantes» más espectaculares hasta la fecha. Y, como se ha dicho anteriormente, lo he conseguido exclusivamente como ningún otro investigador lo ha conseguido.

Muchos factores desconocidos, por supuesto, todavía rodean este fascinante caso. ¿Qué puede haber sido de las balas -casi medio centenar de ellas- que se dispararon al «ser»? ¿Cómo es que no se encontró ni una sola de las balas en la pared de adobe que yace inmediatamente detrás del enigmático «ser»? Que los rifles fueron definitivamente disparados, eso es un hecho. Lo sé con certeza. Por extraño que sea este caso, hay que añadir que algunas de las características descritas en este informe ya se han producido en otros casos. Por ejemplo, existen aquellos en los que han aparecido figuras -generalmente de forma humana- que presentan una apariencia totalmente inmaterial, y con una intensa radiación luminosa a su alrededor. También ha habido casos en los que se escuchaban sonidos similares a los de los centinelas, y en los que se veía el mismo brillo en el cielo. Todo lo cual me lleva a la conclusión de que este asunto en la Base Aérea Militar de Talavera la Real, cerca de Badajoz, puede catalogarse definitivamente como un caso de aparición de uno de los miembros de la «Tripulación» de un OVNI. .

Fuente: Juan José Benítez, FSR Vol. 23 # 5

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

Val Johnson

El extraño e intrigante caso de Val Johnson

Un incidente de Marshall Country, Minnesota, en agosto de 1979, todavía se habla de él …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *