Monte Fuji

Es hora de que Japón se ponga a trabajar en el intercambio de información sobre ovnis

Dado que la amenaza son los seres humanos, Tokio debe prestar atención al cielo

Atrás quedaron los días en los que las historias sobre ovnis se tachaban de pseudociencia chiflada. Hoy en día, son un campo emergente de debate político.

Un reciente informe de Estados Unidos sobre los objetos voladores no identificados, o lo que la comunidad de inteligencia denomina fenómenos aéreos no identificados (UAP), ha llevado estos misteriosos avistamientos al terreno de la discusión seria sobre la seguridad nacional.

Las potencias mundiales deben tomar nota. Japón y los aliados europeos de Estados Unidos deberían trabajar en el intercambio de información sobre los UAP para conocerlos mejor y evaluar los posibles riesgos para la seguridad.

El informe publicado el 25 de junio por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional examina 144 incidentes de UAP recogidos desde 2004, principalmente por el ejército estadounidense. La mayoría de ellos son de los últimos dos años.

Para muchos lectores, el documento de nueve páginas plantea más preguntas que respuestas. De los 144 avistamientos de FANI denunciados, el grupo de trabajo del Pentágono que examinó los episodios sólo pudo ofrecer una explicación razonable para un caso, identificado como «un gran globo que se desinfla». El resto sigue sin explicación.

En 18 incidentes, se observaron patrones de movimiento o características de vuelo inusuales de los UAP. «Algunos PAI parecían permanecer inmóviles en los vientos en altura, se movían en contra del viento, maniobraban bruscamente o se movían a una velocidad considerable, sin medios discernibles de propulsión», según el informe. También hay 11 informes de casi accidentes entre el avión observador y un UAP.

El informe se basa en el trabajo del Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados del Departamento de Defensa, creado en agosto de 2020 en respuesta a una oleada de avistamientos de FANI en los últimos años. A primera vista, el documento parece ser un festín para los creyentes en los ovnis y los teóricos de la conspiración. Pero lejos de serlo, refleja el creciente interés por estos fenómenos entre los responsables políticos estadounidenses.

Tras la publicación del informe, algunos legisladores y expertos en seguridad estadounidenses pidieron que se redoblaran los esfuerzos para determinar la verdad detrás de los UAP. «Estados Unidos debe ser capaz de comprender y mitigar las amenazas» que suponen los FANI, dijo el senador Mark Warner, demócrata de Virginia que preside el Comité Selecto de Inteligencia del Senado.

El senador republicano Marco Rubio, de Florida, coincidió en señalar que «el Departamento de Defensa y la comunidad de inteligencia tienen mucho trabajo que hacer antes de que podamos entender realmente si estas amenazas aéreas representan una seria preocupación para la seguridad nacional.»

El Pentágono está dispuesto a responder a estas llamadas. A finales de junio, la Vicesecretaria de Defensa, Kathleen Hicks, ordenó a la Oficina del Subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad que desarrollara un plan para formalizar las actividades del grupo de trabajo UAP.

Un experto en seguridad estadounidense con conocimiento de las discusiones sobre este tema en la administración Biden dijo que a los funcionarios civiles y militares les preocupa principalmente que algunos avistamientos aéreos puedan estar vinculados a países extranjeros o a grupos hostiles a Estados Unidos.

Esta es una amenaza más palpable que la de los extraterrestres invasores. Incluso si existe vida inteligente en otros lugares del vasto universo, las enormes distancias implicadas hacen improbable que tales seres visiten la Tierra al ritmo de los avistamientos de UAP de los que se ha informado.

El profesor Hitoshi Murayama, un conocido físico teórico de partículas que enseña en la Universidad de California, Berkley, explicó.

«Se cree que cualquier planeta con un entorno similar al de la Tierra está al menos a unos cuatro años luz de nosotros», dijo Murayama.

«El traslado entre un planeta así y la Tierra llevaría un tiempo increíblemente largo, incluso con una tecnología extremadamente sofisticada», dijo. «Si los visitantes extraterrestres están involucrados [en alguno de los UAP], es difícil entender cómo viajan a la Tierra con tanta frecuencia».

Las naves espaciales terrestres existentes tardarían unos 30.000 años en viajar a un planeta situado a cuatro años luz. Incluso para civilizaciones con tecnología mucho más avanzada, la distancia sería un obstáculo desalentador. Estas suposiciones científicas apoyan la opinión de que los UAP son de origen humano. De ser así, al menos algunos de los avistamientos podrían implicar tecnología desconocida muy avanzada de países como Rusia o China, lo que podría representar una grave amenaza para la seguridad de Estados Unidos.

Múltiples expertos militares advierten que si los objetos capaces de las características de vuelo de otro mundo reportadas en algunos UAP fueran utilizados con fines militares, interceptarlos o rastrearlos con los sistemas de armas existentes sería casi imposible. Algunos informes UAP de las fuerzas estadounidenses muestran capacidades de sigilo de alto nivel que desafían la detección por radar.

El informe menciona la posibilidad de «tecnologías desplegadas por China, Rusia, otra nación o una entidad no gubernamental». Pero admite que no hay pruebas sólidas que respalden tales afirmaciones.

El tema también debería hacer saltar las alarmas de seguridad de Japón y de otros aliados de Estados Unidos que dependen del ejército estadounidense para su defensa. Cualquier tecnología desconocida para Estados Unidos que desafíe las respuestas de su ejército, ya sea de origen humano o extraterrestre, podría suponer una grave amenaza potencial.

Es esencial una cooperación más estrecha entre Estados Unidos y sus aliados para compartir y estudiar los avistamientos de UAP. La mayoría de los 144 episodios de FANI cubiertos por el informe se produjeron en el espacio aéreo estadounidense o en sus alrededores.

Si un estado o grupo extranjero está desarrollando armas avanzadas, lo más probable es que realice más pruebas en otras partes del mundo antes que arriesgarse a exponer su trabajo a los estadounidenses. Si Rusia o China estuvieran involucradas, Japón podría estar en mejor posición geográfica que Estados Unidos para reunir información sobre la tecnología.

Japón está empezando a dar una respuesta mínima al desafío. El pasado mes de septiembre, un mes después de que EE.UU. creara el grupo de trabajo UAP, el entonces Secretario de Defensa Taro Kono emitió una inusual orden a las Fuerzas de Autodefensa para que tomaran registros visuales y analizaran dichos avistamientos.

Durante su reunión del verano pasado con el entonces Secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, Kono planteó el tema y acordó con el jefe del Pentágono compartir la información.

Viajar al espacio se ha convertido en una moda entre los multimillonarios del mundo. Este mes, el fundador de Virgin Group, Richard Branson, viajó al espacio a bordo de un cohete que ayudó a financiar, seguido menos de dos semanas después por el fundador de Amazon.com, Jeff Bezos.

Pero los humanos sólo conocen una parte del vasto universo. Aunque los legisladores y los medios de comunicación no deberían alimentar nunca las teorías conspirativas sobre los extraterrestres, el informe de EE.UU. ha puesto fin al tabú de hablar de los ovnis en la esfera de la política pública.

Fuente: nikkei.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

supuesto triángulo negro

Los 35 tipos de ovnis conocidos hasta ahora

En la actualidad, y según los registros de ufólogos y entusiastas que añaden imágenes y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *