Inicio / Ciencia y Tecnologia / ¿Estamos solos? La cuestión merece un estudio científico serio

¿Estamos solos? La cuestión merece un estudio científico serio

¿Estamos solos? Desafortunadamente, ninguna de las dos respuestas es satisfactoria. Estar solo en este vasto universo es una perspectiva solitaria. Por otro lado, si no estamos solos y hay alguien o algo más poderoso ahí fuera, eso también es aterrador.

Como científico investigador de la NASA y ahora profesor de física, asistí a la Conferencia de Contacto de la NASA de 2002, que se centró en la especulación seria sobre los extraterrestres. Durante la reunión, un participante preocupado dijo en voz alta y en un tono siniestro: «No tienes ni idea de lo que hay ahí fuera». El silencio era palpable a medida que la verdad de esta declaración se iba asimilando. Los humanos temen que los extraterrestres visiten la Tierra. Quizás afortunadamente, las distancias entre las estrellas son prohibitivamente grandes. Al menos esto es lo que nos decimos los novatos, que apenas estamos aprendiendo a viajar al espacio.

Siempre me han interesado los OVNIs. Por supuesto, había la emoción de que podría haber extraterrestres y otros mundos con vida. Pero lo más emocionante para mí fue la posibilidad de que los viajes interestelares fueran tecnológicamente realizables. En 1988, durante mi segunda semana de estudios de postgrado en la Universidad Estatal de Montana, varios estudiantes y yo estábamos discutiendo una reciente mutilación de ganado que estaba asociada con los OVNIS. Un profesor de física se unió a la conversación y nos dijo que tenía colegas que trabajaban en la Base de la Fuerza Aérea de Malmstrom en Great Falls, Montana, donde tenían problemas con los OVNIS que apagaban los misiles nucleares. En ese momento pensé que este profesor estaba diciendo tonterías. Pero 20 años después, me sorprendió ver una grabación de una conferencia de prensa en la que varios ex miembros de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, junto con una pareja de la Base Aérea de Malmstrom, describieron sucesos similares en la década de 1960. Claramente debe haber algo en esto.

Con el 2 de julio como Día Mundial de los OVNIS, es un buen momento para que la sociedad aborde el inquietante y refrescante hecho de que tal vez no estemos solos. Creo que debemos enfrentarnos a la posibilidad de que algunos de los extraños objetos voladores que superan a los mejores aviones de nuestro inventario y desafían toda explicación puedan ser visitantes de lejos – y hay mucha evidencia que respalda los avistamientos de OVNIS.

La paradoja de Fermi

El físico nuclear Enrico Fermi era famoso por hacer preguntas que provocaban la reflexión. En 1950, en el Laboratorio Nacional de Los Álamos, después de discutir sobre los OVNIS durante el almuerzo, Fermi preguntó, «¿Dónde están todos?» Calculó que había alrededor de 300.000 millones de estrellas en la galaxia, muchas de ellas miles de millones de años más antiguas que el sol, y que un gran porcentaje de ellas probablemente albergarían planetas habitables. Incluso si la vida inteligente se desarrollara en un porcentaje muy pequeño de estos planetas, entonces debería haber un número de civilizaciones inteligentes en la galaxia. Dependiendo de las suposiciones, uno debería esperar desde decenas hasta decenas de miles de civilizaciones.

Con las tecnologías basadas en cohetes que hemos desarrollado para los viajes espaciales, una civilización como la nuestra tardaría entre 5 y 50 millones de años en colonizar nuestra galaxia de la Vía Láctea. Puesto que esto debería haber ocurrido varias veces ya en la historia de nuestra galaxia, uno debería preguntarse ¿dónde está la evidencia de estas civilizaciones? Esta discrepancia entre la expectativa de que debería haber evidencia de civilizaciones o visitas alienígenas y la presunción de que no se han observado visitas se ha denominado la Paradoja Fermi.

Carl Sagan resumió correctamente la situación diciendo que «las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias». El problema es que no ha habido un solo encuentro bien documentado de OVNIS que califique por sí solo como el arma humeante. La situación se ve agravada por el hecho de que muchos gobiernos de todo el mundo han encubierto y clasificado información sobre tales encuentros. Pero hay suficientes fragmentos de evidencia que sugieren que el problema debe estar abierto a estudios científicos.

OVNIs, tabú para los científicos profesionales

Cuando se trata de la ciencia, el método científico requiere que las hipótesis sean comprobables para que se puedan verificar las inferencias. Los encuentros con OVNIS no son controlables ni repetibles, lo que hace que su estudio sea extremadamente difícil. Pero el verdadero problema, en mi opinión, es que el tema de los OVNIS es tabú.

Mientras que el público en general ha estado fascinado con los OVNIS durante décadas, nuestros gobiernos, científicos y medios de comunicación, han declarado esencialmente que de todos los avistamientos de OVNIS son el resultado de fenómenos meteorológicos o acciones humanas. Ninguno es en realidad una nave espacial extraterrestre. Y ningún alienígena ha visitado la Tierra. Esencialmente, se nos dice que el tema es una tontería. Los OVNIS están fuera de los límites de los estudios científicos serios y la discusión racional, lo que desafortunadamente deja el tema en el dominio de los pseudocientíficos, muchos de los cuales contaminan el campo con teorías de conspiración y teorías absurdas.

Creo que el escepticismo OVNI se ha convertido en algo así como una religión con una agenda, descartando la posibilidad de extraterrestres sin evidencia científica, mientras que a menudo proporciona hipótesis absurdas que describen sólo uno o dos aspectos del encuentro con un OVNI, reforzando la creencia popular de que hay una conspiración. Un científico debe considerar todas las hipótesis posibles que explican todos los datos, y como se sabe poco, la hipótesis extraterrestre todavía no puede ser descartada. Al final, los escépticos a menudo hacen un flaco servicio a la ciencia al proporcionar un mal ejemplo de cómo se debe conducir la ciencia. El hecho es que muchos de estos encuentros -todavía un porcentaje muy pequeño del total- desafían la explicación convencional.

Los medios amplifican el escepticismo publicando información sobre los OVNIS cuando es emocionante, pero siempre con un tono burlón o caprichoso y asegurando al público que no puede ser verdad. Pero hay testigos y encuentros creíbles.

¿Por qué los astrónomos no ven OVNIS?

A menudo me preguntan mis amigos y colegas: «¿Por qué los astrónomos no ven OVNIS?» El hecho es que lo hacen. En 1977, Peter Sturrock, profesor de ciencias espaciales y astrofísica de la Universidad de Stanford, envió por correo 2.611 cuestionarios sobre avistamientos de OVNIS a miembros de la Sociedad Astronómica Americana. Recibió 1.356 respuestas, de las cuales 62 astrónomos (4,6 por ciento) informaron haber presenciado o registrado fenómenos aéreos inexplicables. Esta tasa es similar a la de aproximadamente el 5 por ciento de los avistamientos de OVNIS que nunca se explican.

Como era de esperar, Sturrock encontró que los astrónomos que presenciaron OVNIS eran más propensos a ser observadores del cielo nocturno. Más del 80 por ciento de los encuestados de Sturrock estaban dispuestos a estudiar el fenómeno OVNI si había una manera de hacerlo. Más de la mitad de ellos consideraron que el tema merecía ser estudiado, frente a un 20 por ciento que opinó que no debía serlo. La encuesta también reveló que los científicos más jóvenes eran más propensos a apoyar el estudio de los OVNIS.

Los OVNIS han sido observados a través de telescopios. Conozco de un avistamiento de un telescopio por un astrónomo aficionado experimentado en el que observó un objeto con forma de púa de guitarra moviéndose a través del campo de visión del telescopio. Otros avistamientos están documentados en el libro «Wonders in the Sky» (Maravillas en el cielo), en el que los autores compilan numerosas observaciones de fenómenos aéreos inexplicables realizadas por astrónomos y publicadas en revistas científicas a lo largo de los años 1700 y 1800.

Evidencia de oficiales gubernamentales y militares

Algunas de las observaciones más convincentes proceden de funcionarios gubernamentales. En 1997, el gobierno chileno formó el Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos, o CEFAA, para estudiar los OVNIS. El año pasado, la CEFAA publicó un video de un OVNI tomado con una cámara infrarroja Wescam montada en un helicóptero.

 

Documento desclasificado que describe un avistamiento de un OVNI en diciembre de 1977, en Bahía, un estado en el norte de Brasil. Arquivo

Los países de Brasil, Canadá, Dinamarca, Ecuador, Francia, Nueva Zelanda, Rusia, Suecia y el Reino Unido han desclasificado sus archivos OVNI desde 2008. El Comité Francés de Estudios Profundos, o COMETA, era un grupo de estudio no oficial de OVNIs compuesto por científicos de alto rango y oficiales militares que estudiaron los OVNIs a finales de la década de 1990. Publicaron el Informe COMETA, que resume sus hallazgos. Concluyeron que el 5 por ciento de los encuentros fueron confiables pero inexplicables: La mejor hipótesis disponible era que las naves observadas eran extraterrestres. También acusaron a Estados Unidos de encubrir pruebas de OVNIS. Irán ha estado preocupado por los OVNIS esféricos observados cerca de las instalaciones de energía nuclear que ellos llaman «aviones no tripulados de la CIA», los cuales, según se informa, tienen unos 30 pies de diámetro, pueden alcanzar velocidades de hasta Mach 10, y pueden abandonar la atmósfera. Estas velocidades están a la par con los aviones experimentales más rápidos, pero son impensables para una esfera sin superficies de elevación o un mecanismo de propulsión obvio.

En diciembre de 2017, The New York Times publicó un artículo sobre el programa clasificado Advanced Aviation Threat Identification Program, que era un programa de 22 millones de dólares dirigido por el ex funcionario del Pentágono Luis Elizondo y destinado a estudiar los ovnis. Elizondo renunció a dirigir el programa en protesta por el secreto extremo y la falta de fondos y apoyo. Tras su renuncia, Elizondo, junto con varios otros miembros de la comunidad de defensa e inteligencia, fueron reclutados por la To the Stars Academy of Arts & Science, que fue fundada recientemente por Tom DeLonge para estudiar los OVNIS y los viajes interestelares. Junto con el lanzamiento de la academia, el Pentágono desclasificó y lanzó tres videos de encuentros con OVNIS realizados con cámaras infrarrojas de avanzada montadas en aviones de combate F-18. Aunque hay mucho entusiasmo por tales revelaciones, recuerdo una cita del Coronel John Alexander del Ejército Retirado: «La revelación ha ocurrido. … Tengo montones de generales, incluyendo generales soviéticos, que han salido y han dicho que los OVNIS son reales. Mi punto es, ¿cuántas veces necesitan los oficiales superiores decir que esto es real?»

Un tema digno de ser estudiado seriamente

Hay mucha evidencia de que un pequeño porcentaje de estos avistamientos de OVNIS son naves estructuradas no identificadas que exhiben capacidades de vuelo más allá de cualquier tecnología humana conocida. Si bien no existe un solo caso para el cual existan pruebas que puedan resistir el rigor científico, sí existen casos con observaciones simultáneas por parte de múltiples testigos confiables, junto con retornos por radar y evidencia fotográfica que revelan patrones de actividad que son convincentes.

La información desclasificada de estudios encubiertos es interesante, pero no es científicamente útil. Este es un tema que merece una investigación científica abierta, hasta que exista un consenso científico basado en la evidencia y no en la expectativa o creencia previa. Si hay en efecto naves extraterrestres que visitan la Tierra, nos beneficiaría enormemente saber acerca de ellas, su naturaleza y su intención. Además, esto presentaría una gran oportunidad para la humanidad, prometiendo expandir y avanzar nuestro conocimiento y tecnología, así como reformar nuestra comprensión de nuestro lugar en el universo.

Fuente: theconversation.com 
Kevin Knuth – Profesor Asociado de Física, Universidad de Albany, Universidad Estatal de Nueva York    

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

alien AI

¿Qué pasa si ET es una Inteligencia Artificial?

Después de siglos buscando vida extraterrestre, podríamos encontrar que el primer contacto no es con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *