Inicio / Encuentros Cercanos / Incidentes de secuestro en el cañón de Tujunga
Tujunga Canyon
Foto Flickr: https://flic.kr/p/fCkCyf

Incidentes de secuestro en el cañón de Tujunga

Los secuestros en Tujunga Canyon son uno de los casos más intrigantes de presuntas abducciones extraterrestres de los que se tiene constancia, sobre todo debido a los incidentes que se han producido a lo largo de dos decenios y en los que han participado cinco mujeres diferentes. El Cañón Tujunga, cerca de Los Ángeles, California, tiene una larga historia de actividad paranormal y OVNI. Muchos lugareños incluso consideran el cañón como una «zona de ventanas» cuyos fenómenos oscuros, a veces, se desvanecen en otros y no deben ser fácilmente desestimados.

Lo mismo podría decirse de los secuestros de Tujunga Canyon y, en parte, de muchos otros casos de secuestros de este tipo. Aunque ciertamente no ofrece una respuesta integral a la cuestión de los OVNIS y los extraterrestres, tal vez podría ofrecer una visión de un aspecto de ella. Un aspecto al que a veces se hace referencia como el «lado oscuro de la ufología». Y además, uno que clarifica y desdibuja aún más la imagen de los OVNIS.

El primer informe no se hizo a los investigadores hasta 1975, 22 años después del incidente. Todas las mujeres involucradas permanecieron viviendo en y alrededor de la región del Cañón de Tujunga después de haber reportado una vida de actividad extraña y aterradora. A la luz de esto, el NICAP (Comité Nacional de Investigaciones de Fenómenos Aéreos) «asignaría» nombres a cada uno de los testigos en su informe.

Contacto inicial en la cabaña

El primer caso registrado ocurrió en la noche del 22 de marzo de 1953. Sara Shaw y Jan Whitley, que en ese momento vivían en una cabaña aislada en el Cañón Tujunga, fueron despertados por una luz brillante fuera de su casa. Los dos fueron a investigar y lo siguiente que hicieron fue darse cuenta de que estaban fuera de su cabaña, corriendo, asustados y confundidos, y sin ningún recuerdo de cómo habían terminado afuera. Además, según sus relojes, habían pasado dos horas en lo que a ellos les pareció ser sólo segundos.

Fue sólo cuando hicieron su informe al NICAP años después, y después de una regresión hipnótica, que se reveló el tiempo que faltaba.

Según Sara, mientras se encontraba en regresión, varios «delgados humanoides vestidos de negro» entraron en su cabaña a través de la ventana cerrada. Fueron llevados a un «OVNI en forma de Saturno» que flotaba cerca sobre un arroyo. Sara cooperó con sus inoportunos anfitriones. Jan, por otro lado, opondría una resistencia sustancial, poniéndose histérico, y finalmente «se lo llevaron, ¡protestando violentamente!

Sara describiría el entrar en un «sólido haz de luz» que la elevaría «más o menos en el mismo ángulo que una escalera mecánica» pero sin escalones. Los humanoides examinaban a Sara, usando lo que ella creía que era un «aparato de rayos X». No estaba segura de cuánto tiempo tardó en completarse el procedimiento, pero de lo siguiente que se dio cuenta fue que los humanoides le estaban «informando» telepáticamente sobre las curas para el cáncer. No recordaba los detalles, sintiéndose más allá de estar abrumada por la situación. Los propios humanoides parecían tener la piel blanca y las cabezas alargadas que no eran ni «más anchas en la parte superior ni en la inferior».

Después de esto, ella y Jan se encontraron de nuevo en el «rayo de luz» que les devolvió a su cabaña.

Segundo Encuentro de Jan, con Emily Cronin

Jan, sin embargo, fue mucho menos receptiva a las sesiones de regresión. No podía recordar ninguna visión física de la noche. Declaró, sin embargo, que las «criaturas eran invisibles para ella». Además, ella declararía bajo hipnosis que estas entidades invisibles la «acosaron» en múltiples residencias a lo largo de los años. Aunque no podía verlos, podía sentirlos a través de un » crujiente dolor » en la cabeza, o por cambios en la » presión atmosférica » a su alrededor.

Ella describiría más detalladamente la participación en una «batalla mental de voluntades» con estas entidades. Esta es una afirmación interesante que no sólo aparece en muchos supuestos «avistamientos y experiencias de reptiles», sino que también atraviesa otros campos de lo paranormal, como la coerción demoníaca y la posesión.

En 1956, Jan experimentaría un encuentro similar con otra mujer, Emily Cronin. Las dos mujeres estaban conduciendo a casa una noche con el hijo pequeño de Emily en el asiento trasero. El tráfico era cada vez más pesado, por lo que decidieron llevar su vehículo al lugar de descanso y descansar durante una hora más o menos. Al igual que en 1953, una luz blanca y brillante arrastraba a las dos mujeres a dormir. Sin embargo, ninguno de ellos pudo moverse y permaneció congelado en sus asientos.

Emily luchaba, pero lentamente se las arregló para mover su dedo, lo que causó que la parálisis se rompiera para ambos. Pusieron el vehículo en movimiento y finalmente se detuvieron en una cafetería al borde de la carretera para reflexionar.

Cuando Emily aceptó la hipnosis, se las arregló para llenar los espacios en blanco de aquélla noche. Siguiendo la brillante luz, una nave en forma de platillo descendió cerca de ellos. Dos altas figuras humanoides con cabezas «alargadas» «rodeaban» el coche. Emily diría que parecían particularmente interesados en su hijo. Luego volvieron a entrar en la embarcación y se marcharon.

Más Incidentes!

Emily, al igual que Jan, también hablaría de entidades que intentan apoderarse de ella e instarla a «ir con ellos». Al igual que Jan, también hablaría de la lucha mental para superar estas entidades, que ella describiría como tomando una «forma blanquecina».

Después de las revelaciones de Emily en 1975, otras dos mujeres de la región del Cañón Tujunga se pondrían en contacto con ella. También habían experimentado un episodio similar que implicaba la falta de tiempo, la parálisis y una «percepción vaga de entidades blancas altas».

Las dos mujeres, Lori Briggs y Jo Maine, estarían de acuerdo con las sesiones de regresión hipnótica que las otras mujeres de Tujunga Canyon habían sufrido. Lori recordaría a los altos y blancos humanoides que la llevaron a ella y a Jo a bordo de una embarcación. Al igual que en el encuentro inicial de 1953, el examen de las dos mujeres se llevaba a cabo con un extraño dispositivo, y también había pensamientos persistentes en su cabeza durante el incidente, pidiéndole que » ¡viniera con ellas! Lori diría que utiliza una técnica que describe como «sonido interno» para bloquear los pensamientos de su mente. Los humanoides parecían estar sorprendidos de su capacidad para hacer esto. Y preocupados, al parecer, ya que rápidamente terminaron el procedimiento y la transportaron de vuelta a su apartamento.

Jo, de manera similar a Jan, luchó por recordar cualquier recuerdo detallado del evento. En su lugar, recordó recuerdos rotos como «luces brillantes» brillando hacia abajo, y de estar en una mesa y ver una «forma de cúpula» por encima. También recordaría haber oído un «sonido agudo» que a veces provenía de los humanoides.

¿Percepción de una raza extraterrestre malévola?

Aparte de la variedad de testigos y la duración de los acontecimientos, los secuestros en el cañón de Tujunga parecen sugerir entidades persuasivas que intentan engañar e incluso tomar posesión de los pensamientos y acciones de una persona.

Algunos investigadores de OVNIS, en particular, pero no exclusivamente, los que tienen un punto de vista o antecedentes «religiosos» sugieren que los extraterrestres no son fuerzas extraterrestres sino demoníacas. Tal vez entidades que están llegando aquí, no de otro planeta, sino de otro reino o dimensión.

Sin embargo, ¿es posible que elementos de todas esas cosas estén en juego aquí? La idea de que los alienígenas son «demonios» es quizás (y probablemente) otra forma en que los percibimos. ¿Quizás esta percepción es diferente para cada persona? Del mismo modo, el «infierno» podría ser en realidad un planeta, uno en el que el fuego fluye en lugar del agua, y, por razones que desconocemos, las historias de ese planeta se han filtrado a lo largo de las edades, han sido «racionalizadas» y se han convertido en un dominio donde residen los espíritus malignos. El libro, ‘Round Trip To Hell In A Flying Saucer’ de Tim Beckley, ofrece precisamente esa explicación.

El relato habla de «hombres del espacio» que aparecen de la nada y «practican todo tipo de experimentos» con un desafortunado auto-mecánico. Finalmente lo suben a bordo de una nave espacial y llegan a un «planeta rojo sombrío con un lago de fuego». Es ciertamente una teoría interesante y que realmente debería intentar dar sentido a las conexiones religiosas con la ufología de la misma manera que lo ha hecho la Teoría de los Astronautas Antiguos. En resumen, los demonios no son necesariamente «obra del diablo». Más bien nuestra percepción de una raza extraterrestre malévola que, a su vez, utiliza esa percepción contra nosotros.

Entidades basadas en la energía?

Muchos investigadores han aludido a esta noción, y no sólo recientemente. El respetado investigador de OVNIs, Jacques Vallee declararía en su libro «Pasaporte a Magonia» que «los OVNIs son reales pero no físicos». Además afirmaría que eran «mensajeros del engaño». Y que los OVNIS atestiguaron en tiempos modernos, y los que están detrás de ellos, «pertenecen a la misma clase de manifestación que las entidades ocultas que fueron descritas en siglos pasados».

En la introducción de una publicación de 1969 titulada «OVNIs and Related Subjects» por la Oficina de Imprenta de la Fuerza Aérea y la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, Lynn Catoe afirma que existe una estrecha relación entre el fenómeno OVNI y «el misticismo y la metafísica». Ella también declararía que «la telepatía mental, la escritura automática (canalización) y las entidades invisibles» aparecen regularmente dentro de tales cuentas. Más aún, ella diría que muchos informes sobre OVNIS «son sorprendentemente similares a la posesión demoníaca y al fenómeno psíquico… ¡muy conocidos por los teólogos y parapsicólogos!

Uno de los principales investigadores e investigadores de los incidentes del Cañón Tujunga fue Ann Druffel, una respetada investigadora de OVNIS. Afirmaría que cree firmemente que lo que conocemos como extraterrestres son «entidades malsanas que han engañado e interactuado con los humanos desde los albores de la historia». Ella continuaría diciendo que todas las culturas del planeta, ya sean grandes o pequeñas, tienen leyendas y mitos de «entidades que interfieren, que cambian de forma y que son de otro mundo» que residen en un «mundo oculto que de alguna manera existe en o junto a nuestro propio plano terrestre».

El polémico autor, David Icke, describe las «entidades reptiles» de manera muy parecida. Al igual que el investigador y autor, John Keel, quien se refiere a ellos como «ultra-terrestres».

Mientras que estas teorías podrían no ser relevantes para todas las razas alienígenas, podría ser una perspectiva valiosa. Aunque sólo sea de los «grises» que más se asocian con los extraterrestres.

El poder de la mente de las entidades no humanas

Otra teoría, y de nuevo una que se encuentra en numerosas obras de muchas maneras diferentes, es la del «alienígena gris», así como la de otros múltiples «alienígenas», que son en realidad manifestaciones de la energía. Algunos investigadores nos incluirían a nosotros mismos, a los animales, y quizás a todo lo que podamos ver y tocar en un momento dado. Que todo lo que somos es energía, vibrando a cierta frecuencia. Al mismo tiempo que existen alrededor de otras energías que vibran a frecuencias invisibles para nosotros. Recuerda, Jan decía que las entidades eran invisibles. Algunos creen que hay una conexión con estas entidades terrestres y con los alegatos de la Tierra Hueca. Esto quizás también explicaría las percepciones del Infierno y de los demonios.

Otro autor e investigador respetado, Nick Redfern, en su libro «Final Events And The Secret Government Group on UFOs and the Afterlife» (Eventos finales y el grupo secreto del gobierno sobre los ovnis y la vida después de la muerte) haría algunas afirmaciones similares, y escalofriantes en ese sentido. Afirmaría que este grupo secreto era consciente de que los «extraterrestres grises» eran «entidades no humanas». Y además, buscaban usar su «poder mental» como «arma mental». Como nota al margen, ¿esto da credibilidad al aparente acuerdo hecho con «los Grises» en 1954 por el presidente Eisenhower? Lo que quizás también sea interesante son las afirmaciones de encuentros con «varias razas diferentes», todas ellas con agendas aparentemente diferentes.

Según la obra de Redfern, «cuanto más se metía el Pentágono», más rápidamente se daban cuenta de la naturaleza engañosa de los Grises. Redfern ofrecería que la creencia es que «estas entidades (Grises) están aquí para cosechar y alimentarse de la energía de nuestra alma en la muerte». En pocas palabras, eran «basados en la energía y nuestra energía los nutre y alimenta».

Una vez más, esta es una afirmación que hacen numerosos investigadores. Muchos investigadores paranormales también afirman que «las manifestaciones se alimentan de la emoción y la energía humanas».

El «contacto» de Alistair Crowley con Lam

Por Desconocido – Publicado originalmente en The Equinox volumen 1, número 10 (1913) (ver discusión de eliminación). Esta versión fue tomada del «Libro 4, Parte 2» por el usuario de Demspark99 de Uploader Commons. Originalmente subido a Commons como Commons: Archivo: Aleister Crowley, el hombre más malvado del mundo.jpg, pero ahora eliminado., PD-US, https://en.wikipedia.org/w/index.php?curid=39334796

Otra cuestión interesante, aunque sombría, es la de alimentarse del «alma en la muerte» humana. Volviendo a David Icke y sus afirmaciones sobre los reptilianos, él enfatiza que estos reptilianos son «frecuencias de energía». Se manifiestan en forma de reptil y luego, a su vez, en forma humana, incidentalmente, a menudo en posiciones de poder. A quien nos referimos colectivamente como la élite.

Icke también escribe extensamente en sus libros sobre el ritual «oculto o satánico». Estos a menudo involucran sacrificios humanos para que la élite (reptoides) pueda alimentarse de la liberación de energía tras la muerte. Aunque muchos rechazan las afirmaciones de Icke, es una afirmación interesante cuando se la coloca junto a las de Redfern. Icke también afirma que estas son las razones de la gran cantidad de personas desaparecidas, en particular niños, en el continente norteamericano y, en menor medida, en toda Europa.

Tal vez también valga la pena mirar al famoso ocultista Alistair Crowley y, en particular, su aparente comunicación con una «entidad de otro reino», Lam. Las comunicaciones tuvieron lugar entre enero y marzo de 1918 en habitaciones amuebladas del Central Park West de Nueva York.

Estas sesiones, conocidas como El Trabajo de la Amalantra, usaban encantamientos y conocimientos esotéricos (de los cuales Crowley era muy adepto). En última instancia, abriría un portal, y la entidad conocida como Lam se comunicaría directamente con él.

El boceto que Crowley haría de su contacto desde otra dimensión se parece notablemente a lo que hoy describiríamos como un «extraterrestre gris». Y recuerden, esto fue en un momento en que tal imagen simplemente no estaba en la conciencia humana colectiva.

Crowley no elaboraría en gran medida lo que Lam le diría. Sin embargo, ya había producido varios libros la década anterior, supuestamente a través de la «escritura automática» de una entidad invisible.

¿Un ritual oculto abrió un portal a otra dimensión?

Mientras que Alistair Crowley es considerado en gran medida un ocultista hábil y extremadamente eficiente, algunos de sus seguidores no lo eran. Tanto es así que cuando dos de estos seguidores, Jack Parsons y L. Ronald Hubbard, llevaron a cabo sus propios rituales ocultos en un intento de abrir portales a entidades interdimensionales, se dijo que estaba horrorizado, escribiendo en ese momento que se volvio «bastante frenético cuando contemplo la idiotez de estos patanes».

En los primeros días de enero de 1946, los dos hombres realizaron un ritual similar a los realizados por Crowley en su hotel de Nueva York al hacer contacto con Lam. Aparentemente, lo lograron, al menos según sus escritos. Tal vez sea interesante notar que Parsons iniciaría el Laboratorio de Propulsión a Chorro. Hubbard, mientras tanto, comenzaría el movimiento de Scientology. ¿Fueron estos dos éxitos gracias a la ayuda de entidades de otro mundo o dimensión?

Sin embargo, según algunos, los dos ocultistas aficionados no tuvieron tanto éxito a la hora de cerrar el portal. Aunque es pura especulación, algunos investigadores afirman que esta apertura del espacio-tiempo permitió el surgimiento de avistamientos de OVNIS. Estos comenzarían, por cierto, dieciocho meses después con el accidente de Roswell en Nuevo México. Como, lo que es más interesante, los avistamientos de las entidades a las que nos referimos como «extraterrestres grises». Además, señalan la cercanía de las líneas de latitud. El lugar del accidente se encuentra en la línea 33, mientras que la ubicación del ritual en Pasadena se encuentra en la línea 34.

Es una teoría interesante, por decir lo menos.

Fuente: Marcus Lowth – www.ufoinsight.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

Val Johnson

El extraño e intrigante caso de Val Johnson

Un incidente de Marshall Country, Minnesota, en agosto de 1979, todavía se habla de él …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *