Inicio / Ciencia y Tecnologia / Informe NASA: «El descubrimiento de seres espaciales inteligentes podría tener un efecto grave en el público»
alien children

Informe NASA: «El descubrimiento de seres espaciales inteligentes podría tener un efecto grave en el público»

En la edición de diciembre de 1960/enero de 1961 de la revista NICAP UFO Investigator, se publicó un pequeño artículo bajo el título «Space-Life Report Could be Shock». El texto era el siguiente: «El descubrimiento de seres espaciales inteligentes podría tener un efecto grave en el público, según un informe de investigación publicado por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio. El informe advierte que Estados Unidos debe prepararse para enfrentar el impacto psicológico de tal revelación. El informe de 190 páginas fue el resultado de un estudio de 96.000 dólares de un año llevado a cabo por la Institución Brookings para el comité de estudios a largo plazo de la NASA».


El NICAP se amplió aún más: «La comprensión pública de que los seres inteligentes viven en otros planetas podría provocar cambios profundos, o incluso el colapso de nuestra civilización, según el informe de la investigación. Las sociedades seguras de su propio lugar se han desintegrado cuando se enfrentan a una sociedad superior,’ dice el informe de la NASA. Otros han sobrevivido a pesar de haber cambiado. Evidentemente, cuanto mejor comprendamos los factores que intervienen en la respuesta a estas crisis, mejor preparados estaremos». Aunque el grupo de investigación no esperaba ningún contacto inmediato con otros seres del planeta, dijo que el descubrimiento de razas espaciales inteligentes `puede ocurrir en cualquier momento'».

El NICAP – el Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos, que era un grupo de estudio público de investigación sobre OVNIS – continuó: «Aunque el problema de los OVNIS no fue indicado como una razón para el estudio, sin duda fue un factor importante. El miedo a la reacción pública ante la admisión de la realidad de los OVNIS fue citado como la razón principal del secreto en los primeros años de la investigación de la Fuerza Aérea.

«La comunicación por radio probablemente sería la primera prueba de otra vida inteligente, dice el informe de la NASA. Y añade: «Las pruebas de su existencia también pueden encontrarse en artefactos dejados en la luna u otros planetas.»

El NICAP señaló además que el documento daba peso a «… el pensamiento previo de los estudiosos que han sugerido que la Tierra ya puede estar bajo el escrutinio de razas espaciales avanzadas. En 1958, el Prof. Harold D. Lasswell de la Facultad de Derecho de Yale declaró: Las implicaciones de los OVNIS pueden ser que ya somos vistos con sospecha por civilizaciones más avanzadas y que nuestros intentos de ganar un punto de apoyo en otros lugares pueden ser rechazados como una amenaza a otros sistemas de orden público».

El NICAP concluyó:

«La NASA advierte de una posible conmoción al público, a partir de la revelación de civilizaciones más avanzadas, apoya los argumentos anteriores de la NICAP en contra del secreto de la Fuerza Aérea sobre los OVNIs. Toda la información disponible sobre OVNIs debe ser dada al público ahora, para que estemos preparados para cualquier eventualidad.»

El documento al que se refería el NICAP se titulaba Proposed Studies on the Implications of Peaceful Space Activities for Human Affairs. Era un documento escrito por un empleado de la Institución Brookings llamado Donald N. Michael. El informe fue contratado por el Comité de Estudios de Largo Alcance, que era un brazo de la NASA, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio. El documento fue completado y entregado a la Cámara de Representantes en el 87º Congreso de los Estados Unidos el 18 de abril de 1961.

Más de medio siglo después de su finalización, el documento sigue destacando por su intrigante y controvertido contenido, gran parte del cual tiene un impacto potencial en el fenómeno OVNI. Una de las entradas más notables dice:

«Mientras que las reuniones cara a cara no ocurrirán dentro de los próximos veinte años (a menos que su tecnología sea más avanzada que la nuestra, calificándola para visitar la Tierra), los artefactos dejados en algún momento por estas formas de vida podrían ser descubiertos a través de nuestras actividades espaciales en la Luna, Marte o Venus».

Algunos teóricos de los OVNIS han sugerido que esta declaración de «artefactos» podría implicar que Brookings y la NASA ya habían descubierto datos sobre el controvertido «Rostro en Marte» y habían obtenido fotografías del mismo. El informe hace entonces lo que sólo puede interpretarse como una amenaza apenas velada, en cuanto a lo que el futuro podría traer, si se confirmara la presencia de vida inteligente y extraterrestre en nuestro medio:

«Los archivos antropológicos contienen muchos ejemplos de sociedades, seguras de su lugar en el universo, que se han desintegrado cuando han tenido que asociarse con sociedades antes desconocidas que adoptan ideas diferentes y formas de vida diferentes; otras que sobrevivieron a tal experiencia generalmente lo hicieron pagando el precio de los cambios de valores, actitudes y comportamientos».

La Cara de Marte en la Región de Cydonia – Comunicado de prensa de JPL Viking P-17384

El documento de Michaels continuó:

«Dado que la vida inteligente puede ser descubierta en cualquier momento a través de la actual investigación con radiotelescopios, y dado que las consecuencias de tal descubrimiento son actualmente impredecibles debido a nuestro limitado conocimiento del comportamiento, incluso bajo una aproximación de circunstancias tan dramáticas, se pueden recomendar dos áreas de investigación:

«Continuar los estudios para determinar la comprensión y las actitudes emocionales e intelectuales – y las sucesivas alteraciones de las mismas, si las hubiere – con respecto a la posibilidad y las consecuencias del descubrimiento de la vida extraterrestre inteligente.

«Estudios históricos y empíricos sobre el comportamiento de los pueblos y sus líderes cuando se enfrentan a acontecimientos dramáticos y desconocidos o a presiones sociales. Tales estudios podrían ayudar a proporcionar programas para reunirse y ajustarse a las implicaciones de tal descubrimiento. Entre las preguntas que se podrían responder con estos estudios se encuentran las siguientes: ¿Cómo podría presentarse o denegarse al público esa información, en qué circunstancias, y con qué fines? ¿Cuál podría ser el papel de los científicos descubridores y otros tomadores de decisiones con respecto a la divulgación del hecho del descubrimiento?»

Las preguntas eran muchas. Es cierto que eran teóricos, pero provocaban cejas levantadas y pensamientos preocupantes dentro de la NASA y el gobierno de los Estados Unidos. Las reacciones de un individuo a tal contacto radial, dijo Brookings, «…dependerán en parte de su origen cultural, religioso y social, así como de las acciones de aquellos a quienes consideraba autoridades y líderes, y su comportamiento, a su vez, dependerá en parte de su entorno cultural, social y religioso».

Y, como también dijo el equipo de Brookings:

«El descubrimiento sería sin duda noticia de primera plana en todas partes; el grado de repercusión política o social dependería probablemente de la interpretación del liderazgo de (1) su propio papel, (2) las amenazas a ese papel, y (3) las oportunidades nacionales y personales para aprovechar la interrupción o el refuerzo de las actitudes y valores de los demás. Dado que el liderazgo en sí mismo podría tener una gran necesidad de medir la dirección e intensidad de las actitudes públicas, para fortalecer su propia moral y para fines de toma de decisiones, sería más ventajoso tener más que opiniones personales sobre las opiniones del público y de otros grupos de liderazgo».

Brookings destacó un tema importante que la conformación de la vida alienígena podría tener en la Raza Humana, como un todo:

«El conocimiento de que la vida existía en otras partes del universo podría llevar a una mayor unidad de los hombres en la tierra, basada en la `unidad’ del hombre o en la vieja suposición de que cualquier extraño está amenazando. Mucho dependería de lo que, en todo caso, se comunicara entre el hombre y los otros seres».

Uno de los temas más controvertidos que ocupaba Brookings era el relativo al impacto que la existencia de vida alienígena tendría en el mundo de la religión:

«Las posiciones de las principales denominaciones religiosas estadounidenses, las sectas cristianas y las religiones orientales sobre la cuestión de la vida extraterrestre necesitan elucidarse. Considere lo siguiente: Las sectas fundamentalistas (y anticientíficas) están creciendo rápidamente en todo el mundo. Para ellos, el descubrimiento de otra vida -más que de cualquier otro producto espacial- sería electrizante. Algunos estudios dispersos necesitan ser realizados tanto en sus centros de origen como en sus iglesias y sus misiones, en relación con las actitudes acerca de las actividades espaciales y la vida extraterrestre.

«Si se encontrara vida vegetal o alguna inteligencia subhumana en Marte o en Venus, por ejemplo, no hay a primera vista ninguna buena razón para suponer que estos descubrimientos, después de que la novedad original haya sido explotada al máximo y desgastada, darían lugar a cambios sustanciales en las perspectivas o la filosofía de gran parte del público estadounidense, al menos más de lo que, digamos, lo fue el descubrimiento del celacanto o del panda».

La Raza Humana tenía una muy buena oportunidad de tener su ego colectivo herido por un encuentro cercano con extraterrestres, aconsejó Brookings a la NASA:

«Si se descubre la superinteligencia, los resultados se vuelven impredecibles. Es posible que si la inteligencia de estas criaturas fuera suficientemente superior a la nuestra, elegirían tener poco o ningún contacto con nosotros. A primera vista, no hay razón para creer que podamos aprender mucho de ellos, especialmente si su fisiología y psicología fueran sustancialmente diferentes a las nuestras».

Irónicamente, apuntó Brookings, aquellos que probablemente se verán «devastados» por el descubrimiento de vida extraterrestre podrían no ser el público en general, sino la comunidad científica, es decir, las mismas personas que buscan a los extraterrestres. Brookings explicó así su postura al respecto:

«Se ha especulado que, de todos los grupos, los científicos e ingenieros podrían ser los más devastados por el descubrimiento de criaturas relativamente superiores, ya que estas profesiones están más claramente asociadas con el dominio de la naturaleza que con la comprensión y expresión del hombre. La comprensión avanzada de la naturaleza podría viciar todas nuestras teorías por lo menos, si no también requerir una cultura y tal vez un cerebro inaccesible para los especialistas en ciencias de la tierra.

«Es quizás interesante notar que cuando se les preguntó cuáles serían las consecuencias del descubrimiento de la vida superior, una audiencia de lectores de la Saturday Review eligió, en su mayor parte, no responder a la pregunta en absoluto, a pesar de sus respuestas detalladas a muchas otras preguntas especulativas.

«Un medio posible pero no completamente satisfactorio para hacer que la posibilidad sea ‘real’ para muchas personas sería confrontarlas con las especulaciones actuales sobre el Coeficiente Intelectual de la marsopa y animarlas a expandir las implicaciones de esta situación.

«Tales estudios incluirían reacciones históricas a engaños, manifestaciones psíquicas, objetos voladores no identificados, etc. El estudio de Hadley Cantril, Invasión desde Marte (Princeton University Press, 1940), proporcionaría una guía útil aunque limitada en esta área. Un estudio comparativo de los factores que afectan a las respuestas de las sociedades primitivas a la exposición a las sociedades tecnológicamente avanzadas podría ser de utilidad para lograr una comprensión fructífera. Algunos prosperaron, otros aguantaron y otros murieron».

Es esta última frase la que la humanidad tenía – y todavía tiene – más de qué preocuparse. Si los extraterrestres -amistosos u hostiles- se nos muestran algún día, es muy probable que, como el informe Brookings señalaba hace décadas, desde una perspectiva psicológica no sobrevivamos al encuentro, al menos no intactos.

Fuente: Nick Redfern – mysteriousuniverse.org

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

galaxia

Los extraterrestres pueden existir en formas que no podemos comprender, por lo que no los hemos encontrado, sugieren los científicos.

CADIZ, España – Los extraterrestres pueden existir de maneras que ni siquiera podemos comprender y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *