Inicio / Ciencia y Tecnologia / Investigación sobre alienígenas podría tener su Programa de Primeros Graduados
Inteligencia Extraterrestre
Foto de Donald Giannatti - Unsplash

Investigación sobre alienígenas podría tener su Programa de Primeros Graduados

Los científicos pretenden que la búsqueda de inteligencia alienígena sea académicamente respetable

Un día de la primavera de 2018, el profesor de astrofísica Jason Wright dio a sus estudiantes una tarea difícil: hacer una contribución sustancial y novedosa a la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI) en un semestre. Este tipo de investigación se suele reservar para las tesis doctorales, la culminación de años de trabajo y confusión. Pero Wright les estaba pidiendo a los estudiantes de una de sus clases en la Universidad Estatal de Pensilvania -el primer curso de posgrado de la escuela en SETI- que llevaran a cabo ese trabajo porque parecía posible: de la misma manera que los naturalistas del siglo XIX podían simplemente caminar por los trópicos y descubrir nuevas especies, los científicos en ciernes de la SETI todavía tienen muchas frutas para cosechar (pero jugosas). Aunque el SETI existe desde hace unos 60 años, sigue siendo un campo académico pequeño e inmaduro, y sus investigaciones se llevan a cabo en gran medida fuera de la torre de marfil. A Penn State le gustaría cambiar ambas cosas.

Esa clase inicial fue un experimento, pero ahora está en el catálogo oficial de cursos de la escuela y representa el primer pequeño paso de la universidad para impulsar la investigación del SETI. El gran salto será la creación del Centro de Inteligencia Extraterrestre de Penn State, o Centro PSETI: un centro académico formal que tiene como objetivo financiar la investigación, organizar conferencias, educar a los estudiantes y reunir a las próximas (y a las próximas y próximas) generaciones de científicos que buscan extraterrestres espaciales. Si todo sale bien, Wright tiene la intención de dedicar el PSETI en el Primer Simposio SETI de Penn State en julio.

Al timón de esta nave aún sin construir está Wright, un tipo afable y elocuente que, hasta hace poco, estudió la mayoría de los exoplanetas y no signos de sus potenciales exóticos. Su viaje a la investigación del SETI fue una coincidencia, una colisión entre el pasado y el presente que, como cualquier colisión, lo hizo girar en una nueva dirección. En 2012 asistió a una charla de Michael Cushing de la Universidad de Toledo sobre los enanos Y, pequeñas esferas estrelladas a veces más frías que el cuerpo humano. Se escondían en los datos del WISE (Wide-Field Infrared Survey Explorer). «Había encontrado uno o dos objetos a temperatura ambiente en el espacio», dice Wright, todavía asombrado.

La relativa frialdad de los objetos hizo que el cerebro de Wright volviera a sus días de estudiante, cuando un asesor le propuso que buscara las esferas de Dyson, proyectos hipotéticos de ingeniería alienígena que capturan la energía de las estrellas e irradian calor, utilizando los datos de una encuesta llamada 2MASS. Wright no terminó persiguiendo el proyecto, porque 2MASS sólo podía recoger esferas Dyson febriles, que están demasiado calientes. En realidad, las estructuras, si existen, probablemente estarían más cerca de la temperatura ambiente, según Wright durante el coloquio de 2012, un enano Y; como lo que WISE podía ver. «¡Eso es!», pensó. «Ese es el conjunto de datos.» Con el astrónomo de Penn State Steinn Sigurdsson, ideó un proyecto llamado G-HAT, o Glimpsing Heat de Alien Technologies. Los dos examinaron los datos de WISE en busca de señales de vida.

No encontraron ninguna, pero mientras Wright buscaba, se le ocurrió otra idea: Las esferas de Dyson también aparecerían en telescopios de luz visible – cuando se cruzaban frente a sus estrellas, bloqueaban la luz de las estrellas. Un día, mientras trabajaba en esta hipotética idea, una astrónoma llamada Tabetha Boyajian pasó por su oficina. En la mano, tenía algunos datos extraños sobre una estrella que periódicamente se oscurecía en más del 20 por ciento, como si algo grande pasara entre nosotros y ella, tal como lo haría una esfera de Dyson. Wright mencionó fatalmente esa idea a un reportero del Atlántico. Como suelen hacer los titulares de los extraterrestres, éste se volvió viral. Y de repente, un tipo que sólo había hecho un poco de investigación del SETI se hizo famoso -o notorio- por ello.

Pronto, cuando los periodistas necesitaron un comentario para sus artículos de «No estoy diciendo que sean extraterrestres sino», se dirigieron a Wright. Decidió abrazar la notoriedad -estética y académicamente- y hacer más fácil que otros lo hagan. Wright se había dado cuenta de que los obstáculos del SETI se encontraban justo en su línea de salida. Desde la década de 1990, el dinero no ha provenido en su mayoría de fuentes federales, como la NASA, de las que los astrónomos suelen depender. No hay programas de entrenamiento. Sólo siete personas han obtenido un doctorado en investigación del SETI. Y luego está la parte en la que la gente lo llama tonto, derrochador, exagerado y fuera de lugar en los pasillos de cualquier universidad. Así que cuando el ex presidente de la junta directiva del Instituto SETI, John Gertz, lanzó la idea de un centro académico que básicamente se despidió de todos esos temas, Wright mordió y siguió masticando. La idea finalmente se convirtió en PSETI.

Hoy en día, PSETI cuenta con asesores como Natalie Batalha, ex científica de misiones para el telescopio espacial Kepler, y Aleksander Wolszczan, quien co-descubrió los primeros exoplanetas. Juntos, esperan madurar el SETI para convertirse en un campo académico completo. La astrónoma Jill Tarter -que ha dedicado su carrera al SETI pero ha tenido que trabajar de manera independiente, fuera de las universidades y agencias de financiamiento- está entusiasmada con lo que el centro podría significar para la investigación. «Necesitamos hacer del SETI una actividad académica legítima», dice. Y al hacerlo, también se sumará a otras disciplinas. «Es una gran manera de enseñar una cornucopia de temas más tradicionales de ciencia, ingeniería y matemáticas.»

El primero en la lista de tareas pendientes del PSETI es averiguar qué estudios importantes ya han realizado los científicos. «Eso es parte de lo que hace la academia», dice Wright. «Formaliza las disciplinas y crea un canon de trabajo que se cita y un cuerpo común de conocimiento sobre el que construir. Y eso es lo que SETI se ha estado perdiendo.» Aunque existen algunos buenos artículos de resumen de SETI radiofónicos, son pocos los documentos que reúnen todo el espectro. «Había todas estas joyas ocultas», añade, «todos estos papeles que encontré y que nadie citó». Los científicos han estado explorando algunas de las mismas ideas una y otra vez, sin darse cuenta.

Como solución inicial, un estudiante del primer curso de posgrado, Alan Reyes, creó una biblioteca completa de estudios SETI como su proyecto final. Otros en ese curso adoptaron diferentes enfoques: William P. Bowman y Caleb Cañas crearon una base de datos de búsquedas de señales alienígenas que se han realizado hasta ahora, que se convirtió en parte del catálogo de «tecnosignaturas» del Instituto SETI. Christian Gilbertson trabajó con un proyecto SETI de 100 millones de dólares, financiado con fondos privados, llamado Breakthrough Listen, para hacer que su código Python público fuera realmente utilizable por personas ajenas a la empresa. Y Sophia Sheikh ideó una forma de buscar señales de ingeniería distorsionadas por el movimiento alrededor de sus estrellas sin saber mucho sobre ese movimiento.

Sheikh está planeando hacer su trabajo de doctorado en el SETI como miembro del PSETI. Pero el centro aún no existe: espera la aprobación del vicepresidente de investigación de la universidad. Douglas Cavener, decano del Eberly College of Science de Penn State y partidario del PSETI, confía en que la aprobación llegará. «El presidente ya está en nuestra junta asesora aunque no tengamos un centro», dice. Y los donantes ricos han prometido alrededor de 3,5 millones de dólares de sus propiedades para el fondo patrimonial del centro. El dinero de PSETI apoyará a los científicos del Estado de Pennsylvania y sus proyectos, el trabajo de los investigadores externos, el simposio, las cátedras y los salarios de los estudiantes de postgrado. La iniciativa pretende ser, para SETI, lo que agencias como la NASA y la National Science Foundation han sido para otros subcampos: un socio estable y solidario. Esto es particularmente importante para una empresa necesariamente larga, como la búsqueda de vida en el cosmos. «Estamos realmente comprometidos con el largo plazo», dice Cavener.

Nadie sabe lo que nos depara el futuro: qué descubrimientos se harán, qué innovaciones se maquinarán, qué señales se diseccionarán. Pero incluso si los astrónomos hacen contacto extraterrestre algún día, Wright cree que PSETI seguirá siendo útil. El significado del acrónimo SETI simplemente cambiará: «La S sólo cambia de ‘búsqueda’ a ‘estudio'», dice.

Fuente: scientificamerican.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

tierra

El Origen de los Humanos en la Tierra y la Teoría del «Planeta Cárcel»

Hemos examinado, en varias ocasiones, varios puntos de vista de la Teoría del Antiguo Astronauta, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *