Inicio / Conspiraciones / La Laguna Cartagena y el significado de los OVNIS en Puerto Rico

La Laguna Cartagena y el significado de los OVNIS en Puerto Rico

La colonia americana de Puerto Rico es de gran importancia para la cuestión de los OVNIs y los extraterrestres. Aparte de los avistamientos regulares, parece haber razones legítimas para sospechar la presencia de una base extraterrestre. Una colonia dentro de una colonia – más específicamente en la Laguna Cartagena. Tal vez sea una mera coincidencia que grandes porciones de esta zona se conviertan en un «refugio de vida silvestre» y al hacerlo sólo permitan un acceso mínimo al público. Estos proyectos comenzarían a finales de los años ochenta, cuando muchos de los avistamientos se hacían cada vez más públicos.

Tan extravagante como suena, hay múltiples informes de residentes locales que no sólo han sido testigos de extrañas naves, sino también de dónde vienen y a dónde van estos misteriosos vehículos. Muchos más han tenido incluso encuentros con los residentes de esta base «inexistente» de alto secreto. Según estos informes, los oficiales militares estadounidenses visitarían a muchas de las personas que presenciaron estos extraños acontecimientos. Ellos les confirmarían que lo que habían visto era real. También les informaban que no debían hablar con nadie sobre su experiencia.

Mientras que la mayoría de la gente piensa en bases no descriptivas en medio de los desiertos de los Estados Unidos cuando el tema de los OVNIS y su presencia en la Tierra aparece, parecería que Puerto Rico es un destino clave. Tal vez lugares como el «Área 51» y el «Hangar 18» son intentos intencionados (y exitosos) de atraer la atención de la gente lejos de donde se está llevando a cabo la actividad real. Ahora, en la era de Internet y con el aumento de los viajes de un país a otro, esos secretos son más difíciles de guardar.

¿Explosión bajo el agua?

Los avistamientos y cuentas extrañas en Puerto Rico se remontan a la década de 1950. Sin embargo, en el verano de 1987, el investigador de OVNIs, Jorge Martín, comenzó a hablar con la gente local acerca de eventos intrigantes alrededor de la Laguna Cartagena. Y con sus investigaciones y entrevistas llegaron algunos de los informes más detallados de la región. Martin, ampliamente considerado como un investigador OVNI creíble, fue incluso testigo de algunos de estos extraños avistamientos.

El 30 de mayo, los habitantes de la Laguna Cartagena fueron testigos de una «bola roja» que salía del cielo y rompía las aguas de la laguna. Los testigos describirían el evento como «controlado» y no como la caída aleatoria de un cometa o un meteorito. Varias horas más tarde, a las 2 de la madrugada del 31 de mayo, se veía un «gran disco de plata» sobre el mismo lugar.

Por fascinantes que fueran los avistamientos, más tarde por la tarde la zona sufrió «un poderoso temblor de tierra». Tal vez más interesantes, sin embargo, fueron los informes de una «explosión subterránea» que parecía provenir de la Laguna Cartagena. La investigación local confirmaría que la fuente del temblor fue efectivamente debajo de la laguna a una profundidad de 13.5 millas náuticas. Sin embargo, menos de un día después, el Servicio Sismológico de Puerto Rico anuló sus hallazgos, afirmando en cambio que el epicentro estaba a varios kilómetros de la costa.

Los acontecimientos en el lugar de los hechos sugieren lo contrario. Grandes fisuras aparecieron en varios lugares alrededor de los pueblos cercanos de Lajas y Cabo Rojo, así como en la Laguna Cartagena poco después de la «explosión». De estas repentinas grietas en el suelo, surgió un «humo de color cobalto».

Tal vez aún más sospechoso fue el ejército en trajes anti-contaminación de pies a cabeza recolectando muestras de los alrededores de la laguna. La propia Laguna Cartagena estaba acordonada y no se permitía el acceso a nadie más que a personal militar limitado.

«Algo anormal» en la Laguna de Cartagena

La noche siguiente, el 1 de junio de 1987, un gran objeto en forma de cilindro fue presenciado por muchos residentes de la comunidad cercana, Betances. Una extraña esfera estaba en cada extremo del objeto. Según los testigos, la embarcación permaneció en silencio durante unos quince minutos antes de alejarse a toda velocidad hacia el sur.

En dos ocasiones distintas durante el verano de 1988 se recibieron múltiples informes de aviones militares estadounidenses que se desvanecían en «enormes objetos triangulares». Coincidentemente o no, parece haber un aumento de la actividad en Salinas, donde reside una base militar estadounidense y la base de Santiago de la Guardia Nacional del Ejército de Puerto Rico.

Otros informes hablan de objetos extraños que vuelan por el aire y desaparecen en las laderas de las montañas. Un incidente en noviembre de 1989 habla de un «agujero que emite una brillante iluminación rojizo-anaranjada» que se abre repentinamente en una montaña entre las dos bases. De esta «puerta» surgió una flota de naves en forma de disco y «se perdió en el cielo». Tan pronto como la última nave se fue, la puerta se cerró como si nunca hubiera estado allí. Todos fueron visitados por personal militar al día siguiente. A cada uno se le informó que «las autoridades estadounidenses, el ejército y la NASA se ocupaban de ello». No decían lo que era, sólo que era real.

Los pescadores locales también verían entrar y salir extrañas embarcaciones de las aguas de la Laguna de Cartagena. Algunos incluso describirían el ver «resplandores azules» pasando por debajo de sus barcos. Tal es el tamaño y la velocidad de estos «brillos azules» que el agua se ve perturbada en la superficie.

Los extraños acontecimientos continuaron de manera persistente, con muchos residentes hablando abiertamente sobre la «base alienígena» bajo las aguas o escondida detrás de puertas secretas en las montañas alrededor de la Laguna Cartagena. Un residente le diría a Jorge Martín que «algo anormal está pasando allí abajo».

Extrañas criaturas «Hablando incoherencias!»

En agosto de 1990, múltiples personas fueron testigos de «extrañas criaturas» caminando por un camino tranquilo cerca de la Laguna de Cartagena. Eran de altura variable, entre tres y cinco pies de altura, con cabezas grandes y ojos grandes e inclinados. Un testigo, Miguel Figueroa, entró a su auto y los siguió en silencio. Cuando él estaba a cierta distancia de ellos, se dieron la vuelta y una «luz brillante» brilló de sus ojos y lo cegó temporalmente. Paró su vehículo y se las arregló para seguirlos a pie durante un rato. Saltaban por un pequeño puente y desaparecían en el bosque alrededor de la laguna.

Al día siguiente, sin embargo, Figueroa recibiría una llamada telefónica de un hombre con acento americano. Se le dijo directamente y sin rodeos que no hablara de lo que veía o «hacia dónde habían caminado los hombres pequeños». La voz misteriosa continuó: «Lo que está sucediendo aquí es real y estos seres deben tener una base o algo subterráneo en esta área».

En febrero de 1991, el ex policía Luis Torres y su esposa Margarita fueron testigos de varias criaturas similares caminando por un camino tranquilo en El Yunque. Parecía que se hablaban entre ellos en » lenguaje incomprensible » que sonaba como una » grabadora de cinta en avance rápido «. Las criaturas pasaron junto a la pareja y luego desaparecieron en el bosque cerca de la carretera cercana.

Varios meses después, en agosto de 1991, la residente local, Sra. Marisol Camacho, se despertó para ver dos extrañas criaturas en su balcón. Estaban examinando las plantas que ella guardaba allí. Ella también describiría haber oído un » lenguaje incoherente que se habla rápido «. Un intento de comunicarse con ellos pareció asustarlos, y se fueron apresuradamente. Declaraba que regresaban por la noche en varias ocasiones, aunque después de eso no interactuaba con ellos.

Evidencia de base extraterrestre?

Hemos escrito en varias ocasiones sobre bases alienígenas, ya sea en montañas o bajo el agua. Y aunque hay denuncias de tales bases en todo el planeta, muchas parecen estar cerca o en el continente sudamericano. Si suponemos por un momento que las afirmaciones de estas bases son exactas, ¿cuál podría ser la razón de una aparente concentración de ellas en esta parte del mundo en particular? ¿Quizás está relacionado con el clima? O tal vez deberíamos investigar más a fondo la idea de los portales en ciertos puntos alrededor del planeta. ¿Quizás sus razones se relacionan con los viajes y los puntos de energía?

O, dada la aparente participación de un gobierno en la sombra de los EE.UU. y oficiales militares de alto rango, la ubicación de Puerto Rico tiene tanto que ver con la logística como con cualquier otra cosa. Esta ubicación podría permitir a los funcionarios mantener cierto grado de control. Al mismo tiempo, sin embargo, mantiene la actividad alejada del continente estadounidense. Tal vez este lugar se haya llegado como parte del aparente acuerdo de 1954 entre las razas alienígenas y el presidente Eisenhower, no sólo en nombre del pueblo estadounidense, sino de toda la raza humana. Si la llamada a Miguel Figueroa es correcta, estas criaturas «deben tener una base o algo bajo tierra en esta zona».

Por supuesto, se supone que estos avistamientos extraños están conectados con extraterrestres. Sin embargo, quizás su «necesidad» de una residencia subterránea sugiere que pueden ser una especie autóctona. Tal vez uno que siempre ha estado aquí. Sin embargo, a medida que el mundo «se hace más pequeño», con la modernización y el aumento de las poblaciones, su existencia se hace más difícil de ocultar. Tal vez por eso, se dirigieron al gobierno estadounidense y se llegó a un acuerdo.

Por supuesto, todo esto es especulación. Al menos por ahora.

Fuente: Marcus Lowth – www.ufoinsight.com


AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

Encuentros cernanos

Fuera de este mundo: 60 años de platillos voladores

Los Encuentros Cercanos del Tercer Tipo de Steven Spielberg de 1977 son considerados por algunos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *