Inicio / Ciencia y Tecnologia / La nueva «Guía Fermi» de la NASA sobre la vida alienígena avanzada
vida alienígena
Foto - Graham Holtshausen - Unsplash

La nueva «Guía Fermi» de la NASA sobre la vida alienígena avanzada

El pasado mes de diciembre de 2018 tuvo lugar un emocionante evento: El investigador de la NASA Silvano Colombano, que trabaja para el Centro de Investigación Ames en Inteligencia Artificial y Robótica de la agencia, publicó un artículo que Enrico Fermi habría publicado con entusiasmo titulado «New Assumptions to Guide SETI Research». En resumen, el documento fue una nueva mirada a la paradoja de Fermi que intenta responder a la eterna pregunta humana: ¿Estamos solos? ¿Dónde está la evidencia de otra civilización avanzada?

Colombano cuestionó el conjunto de supuestos que actualmente guían la investigación del SETI e hizo recomendaciones para un nuevo enfoque más «agresivo». Los descubrimientos recientes, observó, a partir de los datos de la Misión Kepler han identificado sistemas planetarios tan antiguos como 10.4 Gyr (un Gyr igual a mil millones de años) Kepler-10 y 11.2 Gyr, Kepler-444. Considerando que la edad de nuestro sistema solar es de unos 4,5 Gyr, podrían existir planetas similares a la Tierra que son 6.000 millones de años más antiguos que la Tierra.

El desarrollo tecnológico en nuestra civilización comenzó hace sólo unos 10.000 años y ha visto el surgimiento de las metodologías científicas sólo en los últimos 500 años, lo que significa que podemos suponer que podríamos tener un verdadero problema para predecir la evolución tecnológica incluso para los próximos mil años, por no hablar de la de una civilización un millón o más de años más antigua.

Las ideas centrales de la nueva guía SETI de Columbano:

1. Los viajes interestelares son imposibles o muy poco probables. Es evidente que la distancia y la energía son problemas insuperables para las tecnologías de las que disponemos y nuestra comprensión actual de la física. Aún así, somos capaces de comprender las posibilidades de lograr una comprensión y un control mucho mayores de la materia-energía y el espacio-tiempo.

Incluso si la velocidad de la luz continúa siendo una barrera irrompible, a lo largo de miles de años las civilizaciones podrían probablemente hacer viajes interestelares, dependiendo de las suposiciones que hagamos sobre las formas de vida que comprenderán.

2. Las ondas de radio siguen siendo la principal forma de comunicación durante miles o millones de años. Sospecho, escribe, que incluso si se sigue utilizando el medio radiofónico, el embalaje de la información en su interior sería tan grande que no podríamos reconocer ninguna «estructura» y no podríamos distinguirla del ruido, a menos que una civilización decidiera de hecho utilizarla como faro.

Incluso con esa intención, esa forma de comunicación podría haber quedado rápidamente obsoleta, y podrían elegir otros tipos de faros para las civilizaciones que están más cerca de las suyas. Si las civilizaciones elegirían comunicarse y cómo lo harían, también podría ser un campo fértil de estudio tecnosociológico.

3. Dada la presencia bastante común de elementos que podrían estar involucrados en el origen de la vida en todo el universo, es razonable suponer que la vida «tal como la conocemos» era al menos un punto de partida común, pero nuestra forma de vida y nuestra inteligencia pueden ser sólo un pequeño primer paso en una evolución continua que bien puede producir formas de inteligencia que son muy superiores a las nuestras y que ya no se basan en la «maquinaria» de carbono.

Después de sólo 50 años de evolución informática, ya estamos hablando de «superinteligencia» y nos estamos convirtiendo rápidamente en simbióticos con la potencia de los ordenadores.

No quiero abordar aquí el tema de la supervivencia de nuestra especie, escribe, o su futuro «papel» dentro de una evolución continua de millones de años. Simplemente quiere señalar el hecho de que la inteligencia que podamos encontrar y que podamos elegir para encontrarnos (si es que no lo ha hecho ya) podría no ser producida en absoluto por organismos basados en el carbono como nosotros. ¿Cómo podría eso cambiar las suposiciones anteriores sobre los viajes interestelares?

La duración de nuestra vida típica ya no sería una limitación (aunque incluso éstas podrían ser misiones multigeneracionales o animación suspendida), y el tamaño del «explorador» podría ser el de una entidad superinteligente extremadamente diminuta. ¿Y cómo podría esto cambiar nuestras suposiciones sobre la apertura o el deseo de comunicarnos con otras civilizaciones?

4. No hemos sido, y no estamos siendo… visitados. Me parece, observa Columbano, que el SETI ha ignorado (al menos oficialmente) la relevancia potencial del fenómeno OVNI por tres razones: 1) La suposición de una probabilidad extremadamente baja de viajes interestelares, 2) La muy alta probabilidad de engaños, percepciones erróneas o incluso eventos psicóticos en los fenómenos OVNI, y 3) La evasión general del tema por parte de la comunidad científica.

Creo, continuó, que el enfoque que la comunidad científica podría adoptar, en cambio, es muy similar a lo que el SETI ha hecho hasta ahora: encontrar la señal en el ruido. En la gran cantidad de «ruido» en los reportes de OVNIS puede haber «señales» por pequeñas que sean, que indican algunos fenómenos que no pueden ser explicados o negados.

Si adoptamos un nuevo conjunto de suposiciones sobre qué formas de inteligencia y tecnología superiores podríamos encontrar, algunos de esos fenómenos podrían encajar en hipótesis específicas, y podríamos comenzar una investigación seria.

Columbano señala nuevas oportunidades: Los recientes descubrimientos de Kepler de planetas similares a la Tierra ofrecen la oportunidad de centrar nuestra atención en la detección de signos de vida y tecnología en sistemas planetarios específicos, pero creo que necesitamos ser más flexibles en nuestras suposiciones.

La razón es que, aunque todavía es razonable y conservador asumir que es más probable que la vida se haya originado en condiciones similares a las nuestras, las grandes diferencias de tiempo en las evoluciones potenciales hacen que la probabilidad de las tecnologías de «emparejamiento» sea muy pequeña.

A la luz de los desafíos descritos anteriormente, propone un enfoque más «agresivo» para la futura exploración de SETI, en las siguientes direcciones:

  1. Involucrar a los físicos en lo que podría llamarse «física especulativa», todavía basada en nuestras teorías más sólidas, pero con cierta voluntad de ampliar las posibilidades en cuanto a la naturaleza del espacio-tiempo y la energía.
  2. Involucrar a los tecnólogos en la exploración futurista de cómo podría evolucionar la tecnología, especialmente con la Inteligencia Artificial, los «Sistemas Robóticos Evolucionables» y la simbiosis de la biología con las máquinas.
  3. Involucre a los sociólogos en la especulación sobre qué tipo de sociedades podríamos esperar de los desarrollos mencionados, y si y cómo podrían elegir comunicarse.
  4. Considerar el fenómeno OVNI digno de estudio en el contexto de un sistema con una relación señal/ruido muy baja, pero con la posibilidad de desafiar algunas de nuestras suposiciones y señalar nuevas posibilidades de comunicación y descubrimiento.

Fuente: The Daily Galaxy via NASA

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

alien_mundo extraterrestre

Cuando finalmente encontremos extraterrestres, podrían oler horrible

Una mejor comprensión de qué gases buscar en las atmósferas de los exoplanetas es clave …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *