Inicio / Ciencia y Tecnologia / La Paradoja de Oumuamua – «Tenemos pocas posibilidades de distinguir los artefactos extraterrestres de los objetos celestiales naturales».
Oumuamua
Un concepto artístico del asteroide interestelar 1I / 2017 U1 (Oumuamua) mientras pasaba por el sistema solar después de su descubrimiento en octubre de 2017. Las observaciones de Oumuamua indican que debe ser muy alargado debido a sus dramáticas variaciones en el brillo a medida que caía espacio. Créditos: European Southern Observatory / M. Kornmesser

La Paradoja de Oumuamua – «Tenemos pocas posibilidades de distinguir los artefactos extraterrestres de los objetos celestiales naturales».

El físico británico Stephen Wolfram cree que la vida inteligente extraterrestre es inevitable, pero con una salvedad. Aunque la vida inteligente es inevitable, nunca la encontraremos – al menos no buscando en la Vía Láctea. Wolfram señala que para comprimir más y más información en nuestras señales de comunicación -ya sean conversaciones de teléfono móvil o de ordenador- eliminamos toda la redundancia o patrón. Si algo en una señal se repite, entonces puede ser eliminado. Pero este proceso de eliminar cualquier patrón de una señal hace que la señal parezca cada vez más aleatoria – de hecho, muy similar al «ruido» de radio aleatorio que llueve en la Tierra proveniente de las estrellas y las nubes de gas interestelares.

De acuerdo con Wolfram, si alguien nos enviara nuestras propias señales de comunicación del siglo XXI desde el espacio, nos sería difícil determinar si son artificiales o naturales. Entonces, ¿qué posibilidades tenemos de distinguir una comunicación ET de la radioestática general de fondo del cosmos?

En su obra maestra, A New Kind of Science, Wolfram, sugiere que la inteligencia extraterrestre es inevitablemente difícil de definir y reconocer. «Usualmente se ha asumido que la detección de señales extraterrestres a partir de un sofisticado cálculo matemático proveería evidencia de inteligencia extraterrestre», escribe. Pero los descubrimientos en A New Kind of Science muestran que tal cómputo puede ser realmente producido por reglas subyacentes muy simples – de los tipos que pueden ocurrir en sistemas físicos sencillos sin nada parecido a lo que normalmente consideramos inteligencia». El resultado es una nueva visión del carácter de la inteligencia, y una colección de ideas sobre la naturaleza del propósito, y su reconocimiento en las últimas extrapolaciones de la tecnología».

La paradoja de Oumuamua

Como sugirió Avi Loeb de Harvard sobre Oumuamua, Hawaiano para «Mensajero a Distancia», el primer objeto interestelar conocido detectado pasando a través del Sistema Solar el 19 de Octubre de 2017, los artefactos ET podrían parecerse mucho más a un artefacto natural. Loeb hizo titulares alrededor del globo en el 2018 cuando sugirió que Oumuamua, con una forma oblonga extrema hasta 10 veces más larga que su ancho, podría ser en realidad una nave espacial alienígena. Un análisis de su trayectoria sugiere que el objeto vino de un lugar mucho más allá del sistema solar, en algún lugar de la constelación de Lyra, dirigiéndose hacia la constelación de Pegaso.

Los astrónomos de todo el mundo intentaron detectar señales de radio para ver si podían determinar qué era. ¿Era un fragmento de un antiguo asteroide, un cometa extraño? ¿O era algo más? Una posibilidad, sugiere Loeb, que no es más especulativa que la existencia de energía o materia oscura.

Es fácil distinguir un artefacto tecnológico como un coche de un objeto natural como un árbol. El árbol es mucho más complicado. Pero, dice Wolfram, «esto es simplemente porque nuestros artefactos tecnológicos son primitivos. A medida que se vuelvan más complejos -con procesadores de computadora que les permiten tomar decisiones momento a momento- comenzarán a parecer tan complejos como los árboles y las personas y las estrellas». Tenemos pocas posibilidades, sugiere, de distinguir un artefacto ET de un objeto celestial natural.

Si Wolfram tiene razón y los ETs están ahí fuera pero no seremos capaces de reconocerlos – ni en sus comunicaciones ni en sus artefactos – entonces por supuesto que podrían estar aquí en el Sistema Solar y no nos habríamos dado cuenta.

El Universo Computacional

Wolfram piensa que los extraterrestres no querrán viajar a la Tierra – o a cualquier otro lugar para el caso. En la visión de Wolfram, todo en el Universo es el producto de un programa de computación. De hecho, él imagina un ciber-universo abstracto de todos los programas de computación concebibles, desde los más simples hasta los más complejos. Este «universo computacional» contiene todo, desde el sistema operativo de Apple Macintosh hasta un programa para crear una nave estelar más rápida que la luz.

Wolfram cree que ha encontrado el gran secreto de la naturaleza – cómo genera la complejidad del mundo, todo desde un rododendro a un árbol hasta una galaxia espiral prohibida, aplicando reglas simples una y otra vez como simples programas de computación. Wolfram llegó a esta notable conclusión a principios de los años 80 cuando descubrió que el tipo más simple de programa de computación – conocido como autómata celular – puede generar una complejidad infinita si su salida es repetidamente retroalimentada como su entrada.

El gran secreto de la naturaleza

Wolfram ha encontrado evidencia de que el tipo de programa de computación que produce una complejidad sin fin puede ser implementado «no sólo en sistemas de moléculas biológicas sino en todo tipo de sistemas físicos – nubes de gas caóticas, sistemas de partículas subatómicas y así sucesivamente». Concluye que en todo el Universo la vida – aunque definitivamente no la vida como la conocemos – surgirá espontáneamente. Es una característica fundamental de la materia».

La existencia de este universo computacional es lo crucial. Pero la realidad es que sería más fácil y más eficiente para una civilización de ETs quedarse en casa y usar una computadora para buscar en el universo computacional programas útiles en lugar de tratar de obtener la misma información buscando ETs con los que hablar entre los 200 mil millones de estrellas más o menos de la Vía Láctea. «Es un simple juego de números», dice Wolfram.

Todo es generado por un programa informático, «y eso nos incluye a ti y a mí», dice Wolfram. «Alguien en la mitad de la galaxia podría haber encontrado el programa de computadora para usted y conversar con usted en este mismo momento».

El diario de la galaxia a través de M. Chown, el universo de al lado y Stephen Wolfram Un nuevo tipo de ciencia

Fuente: dailygalaxy.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

alien planets

Podría haber 36 civilizaciones alienígenas inteligentes en la Vía Láctea, según un estudio

Un estudio ha descubierto que puede haber más de 30 civilizaciones alienígenas inteligentes viviendo en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *