Inicio / Noticias / Los avistamientos de OVNIS pueden estar cayendo, pero el Congreso sigue prestando atención
Congreso de EEUU

Los avistamientos de OVNIS pueden estar cayendo, pero el Congreso sigue prestando atención

El renovado interés de EE.UU. podría producir algunas audiencias fascinantes, pero el foco debería estar en la calidad y no sólo en la cantidad de avistamientos reportados.

Hay un renovado interés en el fenómeno OVNI y viene de una fuente inesperada: el Congreso de los Estados Unidos.

La Comisión de Servicios Armados del Senado está investigando un incidente ocurrido en 2004 en el que pilotos de la Armada de los Estados Unidos que volaban con el grupo de ataque USS Nimitz se encontraron, persiguieron y filmaron objetos no identificados que se movían con rapidez. Según fuentes fidedignas, al menos dos de los pilotos militares implicados ya han sido entrevistados, y posteriormente se invitó a un operador de radar para que se pusiera en contacto con ellos.

Paralelamente, la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes está interesada. Los registros de abril muestran que el comité recibió una sesión informativa de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) sobre el proyecto OVNI del Pentágono, el crípticamente llamado AATIP. Sabemos tan poco sobre AATIP que incluso existe una disputa sobre si el acrónimo significa Advanced Aerospace Threat Identification Program (Programa de identificación avanzada de amenazas aeroespaciales) o Advanced Aviation Threat Identification Program (Programa de identificación avanzada de amenazas a la aviación). La existencia misma del proyecto causó sensación, porque hasta que el New York Times dio a conocer la historia en diciembre de 2017, el gobierno de los Estados Unidos afirmó que no había investigado los OVNIS desde la década de 1960, cuando los avistamientos fueron analizados en un estudio llamado Proyecto Libro Azul.

Los datos de dos organizaciones civiles de investigación de OVNIS muestran que el número de avistamientos reportados ha disminuido en los últimos años. Sin embargo, no existe un único punto focal global para los informes (el Ministerio de Defensa dejó de investigar los OVNIs en 2009) y las estadísticas nunca lo dirán todo.

Sería mejor que el fenómeno se evaluara y juzgara no sólo por las cifras, sino centrándonos en los casos en los que tenemos pruebas convincentes: informes presentados de forma independiente por pilotos de diferentes vuelos; avistamientos visuales corroborados por radar; fotos y vídeos considerados realmente intrigantes por los analistas de imágenes de la comunidad de inteligencia. Independientemente de la metodología que utilicemos para evaluar el fenómeno, ¿cómo podemos hacerlo de manera imparcial cuando el tema tiene tanto bagaje de la cultura pop?

Un primer paso para reformular el debate podría ser cambiar el lenguaje. El término «OVNI» se ha vuelto tan obsoleto y cargado de equipaje como el ahora desaparecido «platillo volador». Ambos son ampliamente, pero erróneamente, considerados como sinónimos de «nave espacial extraterrestre», cuando evidentemente toda la frase debería significar algo en el cielo que el observador no puede identificar. Cuando la pregunta «¿crees en los OVNIS?» es malinterpretada como «¿crees que estamos siendo visitados por extraterrestres?

En el Ministerio de Defensa de los Estados Unidos en la década de 1990 se abordó esta cuestión sustituyendo «OVNI» por «UAP», para los fenómenos aéreos no identificados. Nos consiguió más fondos e hizo que algunos altos funcionarios se tomaran el asunto más en serio, porque pensaban que estábamos ante un problema de ciencia, no ante un misterio de ciencia ficción.

Años más tarde, en 2011, fui uno de los ponentes en una reunión privada en Washington DC, presidida por el ex jefe de personal de Bill Clinton, John Podesta, que tiene un interés de larga data en el tema. Era una reminiscencia de un episodio de Los X-Files e incluso había un ex director de la CIA sentado en la parte de atrás, que no participaba en la discusión, sino que tomaba notas en silencio. Informé a los asistentes sobre el uso que hace el Ministerio de Defensa del término «UAP» y el mensaje llegó a su destino.

Durante la campaña presidencial de Hillary Clinton, de la cual Podesta era la presidenta de la campaña, ocasionalmente habló de los UAPs y en una entrevista en el programa de Jimmy Kimmel corrigió al anfitrión por usar el término «OVNI». Todavía tenemos que aprender lo que Donald Trump piensa de las UAPs, pero su entusiasmo por una Fuerza Espacial ciertamente ha creado algunas teorías de conspiración.

Cuando se trata de UAPs, la verdad es más extraña que la ficción. Resulta que la AATIP fue en gran parte idea del entonces líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, y que gran parte del trabajo fue contratado a Bigelow Aerospace, dirigido por el ex magnate de los hoteles de bajo presupuesto (y creyente en las visitas extraterrestres) Robert Bigelow. Una carta de 2009 de Harry Reid sobre la AATIP se lee como ciencia ficción en algunos lugares.

Ahora, algunas de las personas anteriormente involucradas con el proyecto – incluyendo al funcionario de DIA que lo dirigió, Luis Elizondo – se han unido a una Corporación de Beneficio Público llamada To The Stars Academy of Arts & Science, liderada por Tom DeLonge, el ex vocalista/guitarrista y fundador de la banda pop punk Blink-182. Su declaración de misión habla de la creación de un consorcio «para explorar la ciencia y las tecnologías exóticas que pueden cambiar el mundo».

Si el interés actual del Congreso de los EE.UU. evoluciona hacia audiencias formales, ya sea específicamente sobre la AATIP, o sobre los UAP en general, espero que puedan superar los debates sobre terminología y evitar empantanarse en los análisis estadísticos. He dejado en claro mi voluntad de testificar sobre la base de que mi experiencia con el Ministerio de Defensa podría ser relevante.

Centrarse en la calidad de los informes y no simplemente en su cantidad debería dar lugar a una evaluación mucho más significativa del fenómeno. Independientemente del resultado, estas podrían resultar ser las audiencias del Congreso más fascinantes de la historia.

Fuente: Nick Pope – theguardian.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

ufo religion

La conexión entre los extraterrestres y la evolución de los seres humanos

Se están llevando a cabo investigaciones sobre el tema de los híbridos humanos extraterrestres/de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *