Inicio / Ciencia y Tecnologia / Los Delfines nos ayudan a Cazar Extraterrestres
Foto: Ben Ferenchak - Flickr

Los Delfines nos ayudan a Cazar Extraterrestres

Cuando 12 hombres se reunieron en el Observatorio de Green Bank en Virginia Occidental para discutir el arte y la ciencia de la caza de extraterrestres en 1961, nació la Orden del Delfín. Asistieron varias de las mentes más brillantes de una amplia gama de disciplinas científicas, entre ellas tres premios Nobel, un joven Carl Sagan y un excéntrico neurocientífico llamado John Lilly, conocido por tratar de hablar con delfines.

Fue la investigación de Lilly la que inspiró el nombre del grupo: si los humanos ni siquiera podían comunicarse con animales que compartían la mayor parte de nuestra historia evolutiva, él creía que era un poco tonto al pensar que podían reconocer señales de un planeta distante. Con esto en mente, la Orden del Delfín se propuso determinar lo que nuestros amigos oceánicos aquí en la Tierra podrían enseñarnos sobre cómo hablar con los extraterrestres.

El trabajo de Lilly sobre la comunicación entre especies ha entrado y salido de moda varias veces dentro de la comunidad SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence). Hoy vuelve a estar de moda, gracias a las nuevas aplicaciones de la teoría de la información y a los avances tecnológicos, como el dispositivo Cetacean Hearing and Telemetry (CHAT), una interfaz informática sumergible que establece una comunicación básica con los delfines. El regreso a los delfines como modelo de inteligencia alienígena se produjo en 1999, cuando el astrónomo del Instituto SETI Laurance Doyle propuso usar la teoría de la información para analizar los sistemas de comunicación animal, particularmente el repertorio de silbidos de los delfines nariz de botella.

Desde los experimentos iniciales de Lilly, los investigadores han encontrado que un número de especies se comunican usando algo que se acerca a la complejidad del lenguaje humano. Si es apropiado caracterizar los sistemas de comunicación animal como «idiomas», de la misma manera que el inglés o el mandarín son idiomas, es un tema de debate. El meollo del dilema se centra en la definición de lo que constituye el lenguaje humano.

Por un lado, las lenguas no son algo innato, sino que se adquieren a través de la cultura. Y según los lingüistas, generalmente la mayoría, si no todos, los lenguajes humanos naturales permiten a los individuos referirse a conceptos abstractos o a cosas que no están presentes en el entorno inmediato, crear nuevas palabras y crear un número infinito de frases gramaticales de extensión infinita. La mayoría de los investigadores creen que los chillidos y silbidos de los delfines carecen de muchas de estas características lingüísticas. Sin embargo, según Doyle, su comunicación sigue siendo útil como modelo de comunicación alienígena. Los delfines nariz de botella, por ejemplo, usan algo llamado señalización referencial, lo que significa que ciertas señales de comunicación (auditivas, visuales, o de otro tipo) corresponden a aspectos particulares de su ambiente. Algunos argumentan que las señales de los delfines pueden incluso ser usadas para transmitir cosas como el estado de ánimo, el sexo, o la edad del delfín. Sus expresiones -o chillidos y silbidos- pueden no ser tan intrincadas lingüísticamente como las nuestras, pero pueden transmitir información abstracta.

Doyle confirmó que las señales de los delfines no eran ruido aleatorio al recurrir al trabajo del lingüista de Harvard George Zipf quien, en la década de 1930, había encontrado un patrón llamativo común a los lenguajes humanos: La palabra más usada en la mayoría de los idiomas ocurre dos veces más a menudo que la segunda palabra más usada, tres veces más a menudo que la tercera palabra más usada, cuatro veces más a menudo que la cuarta palabra más usada, y así sucesivamente. En inglés americano, por ejemplo, la palabra más usada es «the» y la siguiente palabra más frecuente es «of», lo que representa alrededor del 7 y el 3,5 por ciento de todo el uso de palabras, respectivamente.

Cuando estas palabras se grafican logarítmicamente en un gráfico, la relación entre frecuencias de palabras produce una línea con una pendiente de -1. Zipf encontró que la pendiente de -1 es común entre la mayoría de los idiomas escritos y hablados, del español al mandarín, una relación que ahora se conoce como ley de Zipf. Tal fórmula permite a los investigadores diferenciar las señales significativas del ruido aleatorio. Si una serie de sonidos no tuviera semántica, su distribución sería una línea plana, o una pendiente de 0, porque cada «palabra» tendría la misma probabilidad de ocurrir. Una pendiente superior a -1, por otro lado, indica un nivel de redundancia demasiado alto para un idioma humano. Satisfacer la ley de Zipf, dice Doyle, parece ser necesario para las comunicaciones complejas, pero no es suficiente.

Investigaciones anteriores habían demostrado que los delfines usan una amplia variedad de señales, pero los científicos no pudieron determinar si calificaban como algo casi equivalente al lenguaje humano. Si lo hicieron, entonces sus señales deben al menos cumplir con la ley de Zipf. Para probar esto, Doyle y algunos de sus colegas del SETI estudiaron la señalización de un puñado de especies diferentes, desde monos ardilla hasta plantas de algodón, así como delfines. La parte delicada era averiguar cómo descomponer las señales de cada especie en unidades analizables. Para los delfines, los investigadores buscaron descansos naturales: espacios entre los chirridos y silbidos en los que no había sonido. Luego comprobaron sus frecuencias contra la ley de Zipf.

Si los delfines se involucraran en una comunicación significativa con una complejidad casi humana, la frecuencia de estos sonidos produciría una pendiente logarítmica de -1-igual que la mayoría de los lenguajes humanos. Así que Doyle y sus colegas planearon grabaciones de un grupo de delfines nariz de botella en cautiverio que habían sido observados desde la infancia hasta la edad adulta. La pendiente resultante tuvo una pendiente de -.95. Esto sugiere que el «delfín» puede presentar sintaxis, dice Doyle. «¿Por qué existiría tal sintaxis? Por un lado, esta sintaxis permite la recuperación de errores en la transmisión, que definitivamente tiene valor de supervivencia», dice. «Un ejemplo humano podría ser la recuperación de letras perdidas en un manuscrito mal copiado mediante el uso de reglas de ortografía.»

En comparación, la pendiente de Zipf de los monos ardilla nunca fue inferior a -0,6, lo que significa que las señales eran demasiado aleatorias para mostrar sintaxis. La planta de algodón, que se comunica a través de emisiones químicas, tenía una pendiente de distribución de señales más cercana a -1,6, lo que significa que las señales eran demasiado redundantes.

Lo que Doyle y sus colegas demostraron es que la comunicación existe en un espectro complejo. Esta herramienta matemática podría ser el primer paso hacia un filtro de inteligencia SETI, ayudando a los astrónomos a determinar si el ruido cósmico interceptado lleva marcas lingüísticas. Como indica el trabajo de Doyle y sus colegas, quizás el mejor lugar para empezar es en los mundos acuáticos alienígenas de nuestro propio planeta. De lo contrario, nos arriesgamos a descartar el primer «hola» interestelar como ruido sin sentido.

Daniel Oberhaus, escritor independiente radicado en Nueva Delhi, ha escrito para VICE, Slate, PopularMechanics y The Atlantic. Síguelo en Twitter @DMOberhaus.

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

titan

¿La mejor manera de encontrar vida extraterrestre? Busca Pedos Alienígenas

Los extraterrestres podrían estar usando «pedos» de olor horrible o gas tóxico que se dice …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *