Inicio / Conspiraciones / Los Ovnis son reales, pero el secreto es la verdadera amenaza
ufos holloman ovnis
Ella Louise Fortune, quien trabajó como enfermera en la Reserva Indígena Mescalero cerca de Three Rivers, Nuevo México, tomó la foto del ovni que se ve arriba mientras conducía por la Carretera 54 el 16 de octubre de 1957, cerca de la base Holloman de la Fuerza Aérea.

Los Ovnis son reales, pero el secreto es la verdadera amenaza

En este momento nuestros medios de comunicación están atrapados en un torbellino de informes de fuego rápido sobre denunciantes internos y procedimientos de acusación inminentes. Hace apenas unas semanas, el mundo prestó sabiamente atención a la rápida destrucción de la selva amazónica y a sus devastadoras consecuencias para la vida en este planeta. A pesar de la repentina ausencia de cobertura sobre este tema desde entonces, ese problema aún no se ha resuelto. Es indicativo de nuestra naturaleza centrarnos en lo que es nuevo y no en lo que es verdaderamente importante. Otro tema asombrosamente transformador llegó a los medios de comunicación a principios de este año, pero ahora está recibiendo poca atención. Después de siete décadas de negación implacable, el ejército estadounidense reconoció públicamente la existencia de OVNIS en nuestros cielos. Cuando se examina contextualmente, esta admisión casual puede resultar ser la historia más grande de la historia de la humanidad.

En mayo de este año (2019) el New York Times y la CBS informaron que la Marina de los Estados Unidos admitió recientemente que sus pilotos han estado observando objetos que desafían nuestra comprensión de cómo se supone que vuelan las cosas. Los incidentes reales ocurrieron en 2014 y 2015. Otro encuentro confirmado al que se hace referencia en la historia fue el de un escuadrón del USS Nimitz, que tuvo lugar 10 años antes. Se trata del avistamiento «tic tac», en el que varios pilotos observaron una pequeña «embarcación» elíptica que se movía por caminos irregulares a velocidades que superaban lo que se creía posible. La semana pasada, la CNN nuevamente informa aquí que la Marina ha «confirmado» que sus pilotos se han encontrado con OVNIs. ¿Es esa una admisión tan demoledora? Son objetos. Ellos vuelan. No pueden ser identificados. ¿Y qué? La verdadera pregunta es, si la Marina no sabe lo que son, ¿entonces qué son? Nosotros, como público, tenemos que especular y fantasear mientras esperamos el próximo bocado de información de nuestro gobierno de confianza y de nuestras fuentes de noticias.

Mucha gente sigue considerando esto como una curiosidad, un capítulo preliminar en una historia que terminará con la admisión de un fallo en la computadora, un sistema de radar defectuoso o un globo meteorológico errante. Aquellos que han seguido la historia de los avistamientos sin duda concluirán que esta es la primera grieta en un muro de secreto militar que rodea a miles de encuentros extraterrestres de naves espaciales que han ocurrido durante más de siete décadas.

¿Es subjetiva la prueba?

El amplio abismo entre «creyentes» y «negadores» existe porque las normas de prueba de cada lado no son las mismas. En un extremo están aquellos que requieren que los seres extraterrestres aparezcan en las reuniones del ayuntamiento antes de reconsiderar su posición. Por otro lado están los que ven un video tembloroso de luces amorfas apareciendo en el cielo y luego inmediatamente concluyen que E.T. está aquí. Entonces, ¿cómo vamos a evaluar las imágenes tomadas de los visores de los pilotos de caza? Si se da más credibilidad a esta «evidencia» es sólo por la credibilidad que decidimos otorgar a la fuente que la ha ofrecido. Si fuéramos a ser puramente objetivos, no hay nada más aquí que el sello de validez de instituciones de confianza como la Marina de los Estados Unidos y los medios de comunicación convencionales. Entonces, ¿cómo vamos a proceder?

En estos tiempos, cualquier forma de evidencia visual grabada conlleva la posibilidad de desviar la atención. Aunque miles de millones de seres humanos tienen listos teléfonos inteligentes con cámaras sofisticadas, debemos enfrentarnos a la realidad de que las fotografías y el vídeo pueden mejorarse, modificarse o crearse fácilmente desde cero para «probar» falsamente que existe una presencia extraterrestre en nuestro planeta. Si no podemos confiar en los vídeos y las fotografías, ¿dónde deberíamos buscar «pruebas»?

A menos que uno haya tenido un encuentro personal de primera mano con un ser de otro sistema estelar, la evidencia más convincente sólo puede provenir del testimonio de testigos presenciales reales de estas naves espaciales. ¿Podría el relato personal de otra persona ofrecer algo más que una historia convincente pero sin fundamento? Es una cuestión de opinión. Por otro lado, el testimonio de los testigos presenciales, aunque a veces defectuoso, a menudo se ofrece como fundamento de la prueba en nuestro sistema legal actual. Si los testigos pueden condenar a un sospechoso de un crimen o proporcionar una coartada que conduzca a su exoneración, ¿por qué no consideraríamos el testimonio con respecto a éste fenómeno con la misma seriedad?

Los militares han reconocido extraoficialmente los OVNIS durante años

El Dr. Steven Greer es un médico de la Sala de Emergencias que ha pasado más de dos décadas incansablemente recopilando y difundiendo evidencia de contacto extraterrestre con humanos y la supresión de esta información por parte de los medios de comunicación y las organizaciones gubernamentales. Sus dos documentales, «Unacknowledged» y «Sirius Disclosure», han sido vistos por millones de personas en todo el mundo. Ha informado a miembros del Congreso y al ex director de la CIA, James Woolsley, y en 2001 dio una conferencia en el Club Nacional de Prensa flanqueado por 20 militares retirados, oficiales de la FAA y de inteligencia que dieron fe públicamente de la presencia de ETs en la Tierra.

Entre la gran cantidad de información que ha puesto a disposición del público, el Dr. Greer ofrece más de seis horas de testimonio de testigos oculares en su sitio web de Divulgación, todo lo cual es digno de consideración. Si alguna vez ha escuchado estas entrevistas, es difícil concluir que son intencionalmente engañosas. Los testigos son principalmente ex militares, algunos de los cuales han ocupado altos cargos. Tienen historias muy similares con algunos elementos clave y consistentes, incluyendo una típica entrega militar de «deadpan». Muchos de ellos se encontraban en los comienzos de su carrera militar en el momento de su encuentro. Fueron testigos de objetos que se movían silenciosamente por el cielo a una velocidad impensable, haciendo maniobras que habrían aplastado a sus pilotos y luego desaparecieron abruptamente. A menudo la evidencia física del encuentro permanecía. Sus historias a menudo son corroboradas por otros testigos oculares y técnicos de radar. Afirman que fueron amenazados por sus superiores si hablaban, por lo que en muchos casos esperaron durante décadas. Ahora que sus carreras militares han terminado hace mucho tiempo, consideran que no tiene sentido mantener sus votos de silencio y desean vivir sus años restantes con la conciencia limpia. Existe, por supuesto, la posibilidad de que estén mintiendo, pero ¿cuál sería su motivo? No están ganando fama o fortuna por su franqueza. La mayoría de ellos no están dispuestos a decir que lo que vieron era de otro planeta o sistema estelar, simplemente saben que las cosas no se mueven así, al menos no de por aquí.

En los últimos años el gobierno de los Estados Unidos ha estado gastando alrededor de 700.000.000.000.000 de dólares al año (fuente). De vez en cuando todos podemos ver lo que una parte de este dinero está pagando cuando máquinas voladoras nunca antes vistas, invisibles por radar y de aspecto futurista, capaces de alcanzar velocidades clasificadas y altitudes no confirmadas, fabricadas con materiales oscuros, son lanzadas desde los hangares con un poco de fanfarria. No es irrazonable asumir que «nosotros» tenemos a otros que están siendo probados y ajustados. Las pruebas en vuelo son una parte necesaria del ciclo de desarrollo de la nueva tecnología y podrían explicar muchos avistamientos de objetos extraterrestres. También explicaría por qué los militares han estado tan conspicuamente reprimidos acerca de todo esto. ¿Por qué saltar a la fantasía de antiguas civilizaciones interestelares que han encontrado una manera de romper el límite de velocidad cósmico cuando todo podría ser explicado claramente por máquinas voladoras militares superclasificadas que realizan vuelos de prueba?

La teoría de la aeronave secreta ciertamente ata muchos de los extremos sueltos sin forzarnos a desacreditar el testimonio serio de muchos testigos oculares de fenómenos aéreos inexplicables de nuestros hermanos y hermanas uniformados. Sin embargo, introduce una nueva arruga en nuestra comprensión de la situación actual. Si hay aviones secretos, ¿a quién se los mantiene en secreto?

Breve historia del Secreto

Podemos llegar rápidamente a la conclusión de que el secreto es una parte necesaria de la guerra moderna, y que tener la tecnología armamentística bajo la manga nos da una ventaja táctica sobre nuestros adversarios. Una vez considerada más detenidamente, esta estrategia militar tiene implicaciones que son potencialmente muy preocupantes.

Para una mejor explicación, consideremos históricamente la ventaja de la tecnología de las armas secretas. En los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial se hizo cada vez más evidente que el imperio de Japón tenía poca intención de rendirse a las Fuerzas Aliadas a pesar de sus continuas y graves pérdidas de vidas. El emperador Hirohito y los propagandistas hicieron que el público japonés se volviera loco a través de narrativas sinérgicas de nacionalismo, honor y miedo. La introducción de los pilotos kamikaze, jóvenes guerreros en su sano juicio que estaban dispuestos a volar sus aviones propulsados por hélices directamente a los barcos americanos, dio al mundo un asombroso vistazo a la profundidad de la determinación de Japón. Los Estados Unidos también tenían algo bajo la manga.

La posibilidad de aprovechar el poder de la fisión atómica a través de una reacción en cadena había estado despertando en las mentes de los físicos teóricos mucho antes del comienzo de la guerra. La idea de convertir esta fuerza potencial de la naturaleza en un arma surgió poco después. El Proyecto Manhattan, el esfuerzo secreto del ejército estadounidense para construir la bomba atómica, no se llevó a cabo sólo en un desierto aislado llamado Los Álamos. Fue una enorme hazaña de la ciencia y la ingeniería que requirió la participación no sólo de físicos teóricos, sino también de ingenieros, matemáticos, científicos de materiales, contratistas de construcción y obreros. Miles de personas jugaron un papel importante y sus esfuerzos se distribuyeron por todo el país, desde Nuevo México hasta Tennessee. Para ponerlo en perspectiva, la bomba atómica no se construyó sólo con cosas que estaban en el aire. El elemento Plutonio (utilizado en la bomba de Nagasaki) fue sintetizado bombardeando Uranio con radiación de neutrones y aislando los productos. Antes del Proyecto Manhattan, el plutonio era una sustancia que no había existido más allá de cantidades extremadamente pequeñas en nuestro planeta.

Ninguno de los públicos y muy pocos de los involucrados en su producción sabían cuál era realmente el propósito de toda esta actividad. Incluso el Vicepresidente de la época, Harry Truman, no era consciente de que este esfuerzo se estaba llevando a cabo. Prestó juramento el 12 de abril de 1945 y sólo entonces se le informó sobre el alcance y las implicaciones del proyecto de Manhattan. Si se coordina correctamente, un montón de gente inteligente puede ser mantenida en la oscuridad sobre muchas cosas, incluyendo su propio papel en un panorama más amplio.

La decisión de desplegar el primer arma atómica sobre los seres humanos se tomó a puerta cerrada. La prueba exitosa de un arma atómica el 16 de julio de 1945 (la Prueba de la Trinidad) demostró innegablemente que nuestra especie había entrado en una era nuclear. Según la mayoría de los relatos históricos, ni la existencia de una bomba atómica ni los resultados de la prueba de la Trinidad se compartieron nunca con el gobierno japonés antes del bombardeo de Hiroshima sólo tres semanas después. Aunque se ha informado de que un grupo de destacados físicos que participaron en el desarrollo del arma solicitaron formalmente que Truman reconsiderara su enfoque, no se les prestó atención. El presidente Truman tomó la decisión de lanzar la bomba sin advertir específicamente a los japoneses sobre su potencial de devastación. En última instancia, él y sus asesores creían que el impacto de la bomba se maximizaría si se producía sin previo aviso. Unos folletos que cayeron sobre la gente de Nagasaki varios días después hicieron referencia al arma. Debido a que el imperio de Japón se negó a rendirse incondicionalmente, esa ciudad fue destruida con otra bomba atómica también.

El secreto es la verdadera amenaza

El razonamiento del Presidente Truman ha sido objeto de mucho escrutinio y debate. Independientemente de la crítica que se haga a la lógica, es obvio que el uso de un arma como elemento de disuasión sólo es posible si el enemigo es consciente de su existencia. Se puede argumentar que esto ha sido probado, ya que nunca se ha desplegado un arma nuclear sobre humanos en los 74 años transcurridos desde la destrucción de Nagasaki. De hecho, la hegemonía que las potencias nucleares ejercen sobre el resto del mundo sólo existe porque todo el mundo sabe quién las tiene y quién no.

¿Cuál es entonces la intención de los nuevos tipos de armas y tecnologías que se ocultan? Las armas secretas no pueden disuadir contra las acciones agresivas. Las armas que permanecen ocultas en secreto son necesariamente ofensivas. Además, las armas secretas pueden servir a un propósito más diabólico que el daño que causan. Si nadie conoce la firma de los daños, el alcance o la forma en que están desplegados, pueden utilizarse para sintetizar el conflicto e implicar a partes inocentes. ¿Cómo puede alguien estar seguro de la fuente de la agresión? Las armas secretas no existen para prevenir guerras, existen para iniciarlas.

La bomba atómica se mantuvo en secreto durante tres semanas. Poco más se ha ofrecido al público desde entonces. Sería ingenuo suponer que no se ha hecho ningún progreso de interés periodístico con la tecnología de las armas más allá de los aviones supersónicos, los dispositivos termonucleares miniaturizados y los aviones teledirigidos en los setenta años transcurridos. Si existen armas y artilugios de capacidad desconocida fuera del ojo público, también debemos reconocer que los actos de terror y agresión en todo el mundo deben llevar aparejada cierta incertidumbre sobre su origen e intención.

Dependiendo de las fuentes en las que confiamos, ha habido docenas de eventos escenificados que han sido presentados como ataques que merecen represalias a lo largo de nuestra historia, en los Estados Unidos y en todo el mundo. El hundimiento del Lusitania, los eventos del Golfo de Tonkin y la Operación Northwoods son sólo algunos de los muchos eventos de «bandera falsa» reales o planeados que nuestro gobierno ha admitido que fueron operaciones encubiertas diseñadas para provocar la indignación pública y movilizar nuestra maquinaria de guerra. El primero resultó en nuestra entrada en la primera Guerra Mundial, el segundo en la remoción masiva de nuestra presencia en Vietnam y el tercero fue uno de los varios planes concebidos por los asesores militares de JFK para forzar una invasión de Cuba por parte de los Estados Unidos usando aviones comerciales pilotados a distancia que volaban hacia objetivos estadounidenses. Es probable que aquellos que cuestionaron la descripción de nuestro gobierno de esos eventos en ese momento sintieron la misma reacción de aquellos que continúan exhortando a otros a reexaminar los eventos del 11 de septiembre de hoy.

Hace tres semanas el Secretario de Estado de Estados Unidos (y ex director de la CIA) Mike Pompeo nos dijo que los recientes ataques a los campos petroleros saudíes fueron otro «acto de guerra» cometido por Irán. Teherán sigue negando vehementemente su relato e insiste en que es obra de los Houthis, un grupo rebelde yemení. Pompeo caracteriza esa afirmación como «literalmente loca» y que una respuesta apropiada no se limitaría necesariamente a sanciones económicas contra Irán. ¿Es posible que ni Irán ni los Houthis fueran responsables de estos ataques?

Ya sea que usted considere o no que una discusión sobre OVNIS y extraterrestres es frívola, la reciente atención que los medios de comunicación han puesto en este fenómeno ofrece una oportunidad para considerar la profundidad y las implicaciones del secreto de manera más sobria. Tal vez la Marina de los EE.UU. ha ofrecido este material (15 años después del incidente real en el caso del avistamiento del «tic-tac») para que se publique próximamente. Independientemente de su intención, es importante poner esta admisión en contexto. ¿Han sido estos los únicos avistamientos desde 2004? ¿Es razonable asumir que esta reciente revelación refleja un espíritu de transparencia o ha habido muchos otros encuentros no reconocidos con objetos voladores no identificados, como indican los testimonios «no oficiales»?

Si estos objetos reportados por la Marina no son de origen extraterrestre, debemos aprovechar la realidad de que las armas y las naves de capacidad espectacular están ocultas no sólo de nuestros «enemigos» sino de todos nosotros. En cualquier caso, está claro que a pesar de la tibia reacción pública a este informe de la Marina, nos ha ofrecido un raro vistazo de la profundidad y amplitud del secreto que se nos ha impuesto, si estamos dispuestos a prestar atención. Este muro de secretismo no sólo esconde algunos hechos irrelevantes. Puede muy bien ser un «campo de distorsión» que lo abarca todo y que ha perpetuado una interpretación muy diferente de los acontecimientos globales, a la vez que aplasta una verdad potencial y trascendente sobre nuestra historia y nuestro papel en un vecindario cósmico más grande.

Fuente: collective-evolution.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

alien agenda extraterrestres

El soplón que expuso las conexiones extraterrestres del gobierno

William Tompkins es uno de los denunciantes más increíbles que ha dado un paso adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *