Inicio / Conspiraciones / Marilyn Monroe, Área 51, y el misterioso «Sitio Y»
Monroe
En Gentlemen Prefer Blondes (1953), una de las películas en las que Monroe interpretó a una "rubia tonta" sexualmente atractiva e ingenua.

Marilyn Monroe, Área 51, y el misterioso «Sitio Y»

Al parecer existe un supuesto documento de la CIA de 1962 sobre Marilyn Monroe, Howard Rothberg y Dorothy Kilgallen, que se refiere a una «…visita del Presidente a una base aérea secreta con el propósito de inspeccionar cosas desde el espacio exterior». Dentro de algunas facciones de la Ufología, esto ha dado lugar a la teoría de que si el documento es real, entonces esa misma «base aérea secreta» debe haber sido el Área 51, situada en el desierto de Nevada. Por supuesto, el documento puede no ser más que un completo engaño.

Es significativo notar que el asunto de una instalación secreta de proporciones similares a las del Área 51 surgió en otro escenario, pero también en 1962. Además de ser el año de la muerte de Marilyn Monroe, en 1962 se estrenó una novela que, dos años más tarde. El título: Siete días en mayo. Es una historia absorbente, que invita a la reflexión, que habla de un intento de golpe militar para tomar el control del gobierno de Estados Unidos. Sus autores fueron Charles W. Bailey II (que murió en 2012 a la edad de ochenta y dos años) y Fletcher Knebel que, en 1960, escribió un capítulo sobre JFK para un libro titulado Candidato 1960.

La novela fue tan bien recibida, y se convirtió en un libro tan vendido, que no pasó mucho tiempo antes de que Hollywood llamara a las puertas de la editorial. Y no pasó mucho tiempo desde entonces -específicamente en febrero de 1964- hasta que la versión cinematográfica del libro de Bailey-Knebel llegó a las salas de cine de todo el mundo. Curiosamente, el guión de la película fue escrito por Rod Serling, de la famosa The Twilight Zone. Serling también fue una figura importante en el campo del activismo contra la guerra, hasta el punto de que varias agencias de inteligencia tenían archivos sobre Serling, incluido el FBI.

Seven Days in May protagonizó a varias estrellas de cine importantes de esa época, entre ellas Kirk Douglas, Ava Gardner, Burt Lancaster, Fredric March, Martin Balsam y Edmond O’Brien. En la historia, el personaje de Lancaster, el general James Mattoon Scott, inicia en secreto un plan para tomar el control del gobierno electo de Estados Unidos (dirigido por el presidente Jordan Lyman y interpretado por March) por la fuerza. El general Scott considera que los planes del presidente Lyman de firmar un tratado nuclear con la Unión Soviética son débiles e ineficaces y constituyen un peligro para la seguridad nacional de Estados Unidos y para el pueblo estadounidense.

Sólo cuando el personaje de Kirk Douglas, el coronel «Jiggs» Casey, tropieza con las líneas del plan, las cosas comienzan a desentrañarse lentamente. Para su horror, Casey se da cuenta de que lo que comienza como una sospecha es un hecho demasiado real: el gobierno está a punto de ser derrocado a favor de un nuevo gobierno impulsado por el ejército. Cuando Casey habla con el presidente y su ayudante más cercano, Paul Girard (actor Martin Balsam), su respuesta está llena de escepticismo. Al menos, al principio. Es sólo cuando Casey comparte todo lo que ha descubierto, y el presidente comienza a darse cuenta de lo que está sucediendo en secreto delante de sus narices, que se toman medidas para tratar de detener el golpe y hacer que los conspiradores sean arrestados por traidores. Entonces, comienza una carrera. Es una carrera que decidirá el futuro de los Estados Unidos.

Sin que casi nadie lo sepa fuera del golpe planeado -incluyendo al presidente y a todo su equipo- se ha establecido una instalación de alto secreto en el desierto a las afueras de El Paso, Texas. Es la sede de la organización que desea derrocar a la Casa Blanca – una organización que llegamos a conocer se conoce como ECOMCON, o Control de Comunicaciones de Emergencia. El senador Raymond Clark (Edmund O’Brien) tiene la orden de encontrar la base. Al principio, Clark duda de que una instalación tan secreta pudiera haberse construido sin ningún tipo de supervisión o financiación del Congreso. Es decir, hasta que lo vea por sí mismo. Clark se entera de que su nombre en clave es «Sitio Y». A medida que la historia avanza, vemos una muerte misteriosa, conspiraciones en aumento, intriga y misterio, y aprendemos más sobre esa base secreta estilo Área 51 conocida como Sitio Y. Y, finalmente, hay una confrontación entre el Presidente Lyman y el General Scott, una confrontación que hace que el país vuelva a estar al borde de una dictadura militar.

El documento sobre el conocimiento de Marilyn Monroe de una «base aérea secreta» fue supuestamente escrito en 1962. Ese fue el mismo año en que la novela de Knebel-Bailey, Seven Days in May, fue lanzada y se convirtió en un best-seller – y que tenía en su corazón una instalación clasificada que es prácticamente impenetrable y que ni siquiera el presidente conoce. Y, en 1964, en la escisión de la película, estamos más expuestos al mundo de una base similar a la del Área 51. En vista de todo esto, cabe preguntarse si a principios de los años sesenta se produjo una filtración de datos que llegó a los oídos y a los ojos de una actriz de fama mundial y de un par de escritores emprendedores, y que se centró en una instalación clandestina que, a todos los efectos, funcionaba fuera del gobierno electo.

Tal vez nunca sepamos con seguridad si ocurrió tal filtración – y/o si un equivalente de Edward Snowden de la era de los años 60 decidió hacer sonar el silbato en un Sitio Y real – pero, no puede haber duda de que mientras que el Sitio Y es ficción, refleja de manera inquietante lo que sabemos del Área 51: ambos tienen códigos de nombres notables. Ambas instalaciones están enterradas en ambientes desérticos. La mayoría de la gente en el gobierno no tiene idea de lo que sucede allí. Ni siquiera el gobierno puede averiguar de dónde obtiene sus fondos. Y, el acceso a la base es casi imposible, a menos que uno tenga los niveles de autorización requeridos y la necesidad de saber.

Cabe señalar también que Fletcher Knebel – el coautor de Seven days in May – era alguien que tenía una gran desconfianza en el gobierno y en la comunidad de inteligencia. Sus novelas -que incluían Traspaso, Sabotaje y Desaparecidos- están teñidas con diversos grados de conspiración. También es un hecho que Knebel tenía un número de personas internas no identificadas en el gobierno que ayudaron a asegurar la exactitud de algunos de los conceptos y protocolos gubernamentales presentados en sus novelas. A la luz de todo esto, uno tiene que preguntarse si una de esas fuentes compartió cierta información con Knebel en el Área 51, la cual modificó para convertirla en el Sitio Y.

Fuente: Nick Redfern – mysteriousuniverse.org

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

Área 51: Por qué es inútil tratar de entrar

Intentar acceder al Área 51 es arriesgado, peligroso, inútil e infructuoso. No lo hagas. Tal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *