Inicio / Ciencia y Tecnologia / ¿Nos han encontrado los extraterrestres? Un astrónomo de Harvard habla del Misterioso Objeto Interestelar Oumuamua
Chotiner Oumuamua
Avi Loeb, presidente del departamento de astronomía de Harvard, cree que la naturaleza peculiar del objeto interestelar llamado'Oumuamua' plantea interrogantes sobre sus posibles orígenes Cortesía de ESA/Hubble, NASA, ESO, M. Kornmesser

¿Nos han encontrado los extraterrestres? Un astrónomo de Harvard habla del Misterioso Objeto Interestelar Oumuamua

El 19 de octubre de 2017, astrónomos de la Universidad de Hawaii vieron un extraño objeto que viajaba a través de nuestro sistema solar, que más tarde describieron como «un asteroide rojo y extremadamente alargado». Fue el primer objeto interestelar que se detectó en nuestro sistema solar; los científicos lo llamaron «Oumuamua», la palabra hawaiana que significa explorador o mensajero. En octubre siguiente, Avi Loeb, presidente del departamento de astronomía de Harvard, escribió un artículo (con un becario postdoctoral de Harvard, Shmuel Bialy) que examinaba la «peculiar aceleración» de Oumuamua y sugería que el objeto «podría ser una sonda plenamente operativa enviada intencionadamente a la vecindad de la Tierra por una civilización alienígena». Loeb ha estado interesado durante mucho tiempo en la búsqueda de vida extraterrestre, y recientemente apareció en los titulares sugiriendo que podríamos comunicarnos con la civilización que envió la sonda. «Si estos seres son pacíficos, podríamos aprender mucho de ellos», le dijo a Der Spiegel.

Recientemente hablé por teléfono con Loeb, quien estaba frustrado de que los científicos vieran a ‘Oumuamua demasiado tarde en su viaje para fotografiar el objeto. «Mi motivación para escribir el artículo es alertar a la comunidad para que preste mucha más atención al próximo visitante», me dijo. Durante nuestra conversación, que ha sido editada y condensada para mayor claridad, discutimos por qué Loeb piensa que necesitamos considerar la posibilidad de que `Oumuamua fue enviado por extraterrestres, los peligros de la especulación no científica, y lo que la creencia en una civilización extraterrestre avanzada tiene en común con la fe en Dios.

Su explicación de por qué ‘Oumuamua podría ser una sonda interestelar puede ser difícil de entender para los laicos. ¿Por qué podría ser este el caso, más allá del hecho de que muchas cosas son posibles?

Hay un artículo científico americano que escribí en el que resumía seis hechos extraños sobre ‘Oumuamua’. La primera es que no esperábamos que este objeto existiera en primer lugar. Vemos el sistema solar y podemos calcular a qué velocidad expulsó rocas durante su historia. Y si asumimos que todos los sistemas planetarios alrededor de otras estrellas están haciendo lo mismo, podemos averiguar cuál debería ser la población de objetos interestelares. Ese cálculo resulta en muchas posibilidades, pero el rango es mucho menor que el necesario para explicar el descubrimiento de ‘Oumuamua’.

Hay otro hecho peculiar sobre este objeto. Cuando miras todas las estrellas en la vecindad del sol, se mueven en relación con el sol, el sol se mueve en relación con ellas, pero sólo una de cada quinientas estrellas en ese marco se mueve tan lentamente como ‘Oumuamua’. Uno esperaría que la mayoría de las rocas se movieran aproximadamente a la velocidad de la estrella de la que vinieron. Si este objeto viniera de otra estrella, esa estrella tendría que ser muy especial.

¿Cuáles son algunos de los otros hechos extraños?

Cuando se descubrió, nos dimos cuenta de que gira cada ocho horas, y su brillo cambió por lo menos en un factor de diez. El hecho de que su brillo varíe en un factor de diez al girar significa que es al menos diez veces más largo que su anchura. No tenemos una foto, pero en todas las ilustraciones de los artistas que has visto en la web, parece un puro. Esa es una posibilidad. Pero también es posible que sea una geometría de panqueque, y, de hecho, eso es lo que se ha favorecido.

¿Cuál sería el significado de una geometría tipo panqueque?

Espera. El hecho más inusual es que se desvía de una órbita que está formada puramente por la fuerza gravitatoria del sol. Usualmente, en el caso de los cometas, tal desviación es causada por la evaporación del hielo en la superficie del cometa, creando gases que empujan al cometa, como el efecto cohete. Eso es lo que muestran los cometas: una cola cometaria de gas evaporado. No vemos una cola cometaria aquí, pero, sin embargo, vemos una desviación de la órbita esperada. Y eso es lo que desencadenó el periódico. Una vez que me di cuenta de que el objeto se mueve de manera diferente a lo esperado, entonces la pregunta es qué es lo que le da el empujón extra. Y, por cierto, después de que apareciera nuestro documento, otro documento salió con un análisis que mostraba límites muy estrictos para cualquier molécula basada en carbono en las cercanías de este objeto.

¿Cuál es el significado de eso?

Significa que no hay evidencia de gas que se relacione con la evaporación del hielo. No vemos las firmas reveladoras de la cola del cometa. Además, si fuera actividad cometaria, entonces esperaríamos que el período de rotación de este objeto cambiara, y no lo vemos. Todas estas cosas son indicativas del hecho de que no se parece en nada a un cometa que hayamos visto antes en el sistema solar. Y no tiene nada que ver con un asteroide. Su brillo varía en un factor de diez, y el máximo que se suele observar es de tres. Tiene una geometría mucho más extrema, y hay alguna otra fuerza que la empuja. La pregunta es qué es lo que está proporcionando esta fuerza, y ese fue el detonante de nuestro artículo.

Lo único que me vino a la mente es que tal vez la luz del sol, al rebotar en su superficie, le da un empujón extra. Es como un viento que rebota en una vela de un velero. Así que lo comprobamos y descubrimos que se necesita que el grosor del objeto sea inferior a un milímetro para que funcione. Si realmente tiene menos de un milímetro de espesor, si es empujado por la luz del sol, entonces es quizás una vela ligera, y no se me ocurre ningún proceso natural que pueda hacer una vela ligera. Es mucho más probable que se haga por medios artificiales, por una civilización tecnológica.

Debo decir, como antecedente, que no veo la posibilidad de una civilización tecnológica como especulativa, por dos razones. La primera es que existimos. Y la segunda es que al menos una cuarta parte de las estrellas de la Vía Láctea tienen un planeta como la Tierra, con condiciones superficiales que son muy similares a la Tierra, y la química de la vida tal como la conocemos podría desarrollarse. Si tiras los dados tantas veces, y hay decenas de miles de millones de estrellas en la Vía Láctea, es muy probable que no estemos solos.

Entonces, ¿esta civilización estaría fuera del sistema solar y en la galaxia?

En la galaxia. Puede que ya esté muerta, porque no cuidamos bien nuestro planeta. Imagínese otra historia, en la que los nazis tienen un arma nuclear y la Segunda Guerra Mundial termina de manera diferente. Pueden imaginarse una civilización que desarrolla una tecnología como esa, que llevaría a su propia destrucción.

Es posible que la civilización ya no esté viva, pero sí envió una nave espacial. Nosotros mismos enviamos a la Voyager I y a la Voyager II. Podría haber mucho equipo ahí fuera. El punto es que este es el primer objeto que encontramos fuera del sistema solar. Es muy similar a cuando camino por la playa con mi hija y miro las conchas que son arrastradas a la orilla. De vez en cuando encontramos un objeto de origen artificial. Y esto podría ser un mensaje en una botella, y deberíamos ser de mente abierta. Así que pusimos esta frase en el documento.

Es diferente, por supuesto, pero la forma en que lo ha dicho me ha recordado un argumento que he escuchado a favor del creacionismo, que es que si encuentras un reloj en la playa, sabes que debe ser hecho por el hombre, y, puesto que nuestros ojos son tan complejos como un reloj, también debemos ser diseñados por un creador.

Una civilización tecnológica avanzada es una buena aproximación a Dios. Suponga que toma un teléfono celular y se lo muestra a un cavernícola. El cavernícola diría que era una roca bonita. El cavernícola está acostumbrado a las rocas. Así que ahora imagina este objeto -‘Oumuamua- siendo el iPhone y nosotros los cavernícolas. Lo miramos y decimos que es una roca. Es sólo una roca inusual. El punto de esta analogía es que, para un cavernícola, las tecnologías que tenemos hoy en día habrían sido mágicas. Habrían sido dados por Dios.

Fuente: Isaac Chotiner – newyorker.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

ufo ovnis

10 Explicaciones para Ovnis más raras que los extraterrestres

Si no cree que los avistamientos de OVNIS son el resultado de la identificación errónea …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *