Inicio / Ciencia y Tecnologia / Por qué nuestra imaginación por la vida extraterrestre es tan empobrecida
horizonte_alien imaginación

Por qué nuestra imaginación por la vida extraterrestre es tan empobrecida

Me asombra lo mucho que parecemos saber sobre los extraterrestres. Construyen civilizaciones impulsadas por la tecnología y pilotan naves espaciales por toda la galaxia. Crean estructuras que cosechan energía alrededor de sus estrellas. Nos envían saludos interestelares. No podemos estar seguros de que, cuando nuestras propias emisiones lleguen a ellos en alguna era futura, esperarán sin aliento la llegada del próximo episodio de Glee, pero parece una apuesta justa.

¿Cómo sabemos todo esto? No por el método habitual de la ciencia de encontrar cosas, que es observando. Lo sabemos porque es lógico. Porque lo hemos visto en el cine. Porque es lo que haríamos. Es decir: cuando empezamos a especular sobre cómo son los extraterrestres avanzados, en realidad sólo estamos hablando de nosotros mismos.

El impulso de dar vida a otros mundos a nuestra imagen se remonta a la protociencia de la ficción del siglo XVII, como la novela La historia cómica de los Estados e imperios de los mundos de la luna y del sol (1657) del escritor francés Cyrano de Bergerac. Cyrano se imaginaba un paisaje lunar habitado por gigantescos hombres-animales que de alguna manera lograron crear una sociedad cortesana muy europea en la que se debatió sobre Aristóteles y la teología cristiana. Así ha sido, sobre todo, desde entonces.

Los imperios galácticos de las novelas de la Fundación Isaac Asimov (1942-1993) y las franquicias de Star Wars y Star Trek están poblados por criaturas modeladas a partir de seres humanos de finales del siglo XX en psicología y motivos, sin importar cuánta piel o cuántas crestas de frente posean.

Tales suposiciones autorreflexivas sobre las civilizaciones alienígenas saltaron de la pantalla de cine a los diarios científicos en septiembre pasado cuando la astrónoma Tabetha Boyajian de la Universidad de Yale y sus compañeros de trabajo, usando el telescopio espacial Kepler, reportaron que la luz proveniente de una estrella llamada KIC 8462852 exhibe intensas y rápidas fluctuaciones de brillo que no pueden ser fácilmente explicadas por ningún proceso natural conocido.

Boyajian sugirió que una horda de cometas en círculo podría estar bloqueando la luz de la estrella, pero Jason Wright, un astrónomo de la Universidad Estatal de Pensilvania, y sus colegas añadieron una alternativa provocativa, aunque poco probable: el parpadeo del KIC 8462852 podría ser la sombra pasajera de una estructura gigantesca construida por ingenieros alienígenas.

El concepto de tal estructura de círculo estelar fue propuesto en la década de 1960 por el físico británico Freeman Dyson. Sostuvo que cualquier civilización con suficiente capacidad técnica construiría un vasto conjunto solar en el espacio para alimentar su enorme demanda de energía.

El comentario de Wright sobre una posible esfera Dyson en la vida real alrededor de KIC 8462852 fue hecho con toda la debida cautela, pero no se puede especular en voz baja sobre la detección de extraterrestres. Pronto, la idea fue gritada en los titulares de todo el mundo.

Al aumentar aún más el volumen, otros investigadores comenzaron a escuchar los mensajes provenientes de KIC 8462852. Esas búsquedas se centraron en las ondas de radio y los pulsos de láser, al igual que las señales que utilizamos, destacando el permanente narcisismo del esfuerzo.

Desde que los científicos han buscado vida alienígena, la han concebido a nuestra propia imagen. La búsqueda comenzó posiblemente con un documento de 1959 sobre la naturaleza de los físicos Giuseppe Cocconi y Philip Morrison, que argumentaban que «cerca de alguna estrella como el Sol hay civilizaciones con intereses científicos y con posibilidades técnicas mucho mayores que las que tenemos ahora a nuestra disposición».

Los dos científicos postularon además que tales extraterrestres habrían `establecido un canal de comunicación que un día nos sería conocido’. Tales señales extraterrestres tomarían muy probablemente la forma de radio de onda corta, que es ubicua a través del Universo, y contendría un mensaje obviamente artificial tal como «una secuencia de pequeños números primos de pulsos, o sumas aritméticas simples».

Nada en esta sugerencia era irrazonable, pero es evidentemente el resultado de que dos científicos inteligentes se preguntaran: ¿Qué haríamos? La propuesta de Cocconi y Morrison de buscar tipos de señales familiares, procedentes de tipos de tecnología conocidos, ha condicionado fuertemente la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI) desde entonces.

Hoy en día, el astrónomo de Harvard Avi Loeb piensa que sería bueno buscar firmas espectroscópicas de clorofluorocarbonos (CFC) en las atmósferas de planetas alienígenas, aparentemente con la convicción de que los extraterrestres tienen neveras como la nuestra (o tal vez están locos por las lacas para el cabello).

Otros científicos han propuesto encontrar extraterrestres buscando sus ciudades contaminantes de luz; o los destellos de radiación de la guerra nuclear extraterrestre. Suena terriblemente…. humano.

La defensa obvia es que, si te vas a molestar con el SETI, tienes que empezar por algún lado. El hecho de que tengamos el impulso de buscar vida en otro lugar probablemente se deba a nuestros instintos naturales de explorar nuestro entorno y propagar nuestra especie.

Si -y esto parece bastante probable- toda la vida compleja del Universo se originó a través de un proceso evolutivo darwiniano competitivo, ¿no es razonable imaginar que habrá evolucionado para ser curioso y expansionista? Por otra parte, no todas las sociedades humanas parecen decididas a extenderse más allá de la aldea, y nadie sabe si la selección darwiniana seguirá siendo la fuerza determinante de la humanidad en el próximo milenio (y no importa un millón de años).

El problema de basar el SETI en proyecciones de nuestros propios impulsos e invenciones es que limita nuestro pensamiento a lo largo de un camino muy estrecho. Esos bordillos estaban subiendo incluso antes de que Morrison y Cocconi pusieran los cimientos del SETI. En 1950, el físico italiano Enrico Fermi reflexionaba con algunos colegas sobre la existencia de extraterrestres inteligentes que exploran el cosmos.

Si otros seres son capaces de viajar entre las estrellas, seguramente ya nos habrían visto y habrían venido a echar un vistazo, razonó, así que `¿Dónde están todos? La ‘paradoja’ de Fermi sigue siendo citada como un argumento para explicar por qué la vida inteligente debe ser rara en el Universo. Entre las posibles soluciones ofrecidas por el Instituto SETI, cuyo nombre anuncia sus objetivos, se encuentra:

«Los extraterrestres han realizado análisis de costo-beneficio que muestran que los viajes interestelares son demasiado costosos o demasiado peligrosos». Tal vez ‘la Galaxia está urbanizada [pero] estamos en un suburbio de dullsville’. O tal vez la Tierra está siendo preservada en aislamiento como «una exhibición para turistas extraterrestres o sociólogos».

Es curioso, casi siento que conozco a estos extraterrestres.

¿Significan estos fracasos de la imaginación que debemos callarnos sobre lo que las civilizaciones alienígenas pueden o no pueden hacer? No, en absoluto. Creo que especular de esta manera es una de las ventajas que nuestra especie se ha ganado por haber hecho un poco de sentido de este desconcertante cosmos. Pero, ¿cómo podemos ir más allá del solipsismo y de los cansados trofeos de Hollywood?

Un consejo es no distraerse demasiado con la ciencia ficción. Algo de esto es fabuloso, pero no olvidemos que es contar historias, lo que significa que necesita personajes y tramas con los que podamos identificarnos.

Y así, esos clásicos, desde Dune (1965) de Frank Herbert y Childhood’s End (1953) de Arthur C. Clarke, hasta los elaborados futuros de Kim Stanley Robinson e Iain M. Banks, tienen señores y dictadores, héroes y heroínas, flotas de naves espaciales e imperios. La propia esfera de Dyson fue prefigurada e inspirada explícitamente por la novela de Olaf Stapledon Star Maker (1937).

Cuando aplicamos narrativas centradas en el ser humano al SETI, necesitamos recordarnos a nosotros mismos que estamos simplemente mirándonos en un espejo distorsionado. Tal advertencia podría impulsarnos a ser más audaces e imaginativos al pensar en la vida alienígena, así como a reflexionar sobre si podría haber una forma más rigurosa de explorar el abanico de posibilidades.

Cavar un poco, y es posible encontrar ideas más creativas acerca de cómo los alienígenas inteligentes podrían existir pero no ser detectables para nosotros. Tal vez los seres superavanzados abandonen el mundo físico, viviendo en los recovecos de dimensiones adicionales.

Tal vez se desintegren en una inteligencia de enjambre sin cuerpo, como la Nube Negra en la novela de ciencia ficción de 1957 de ese nombre del astrónomo inglés Fred Hoyle – un raro ejemplo de un científico que es verdaderamente inventivo en la ficción. Tal vez la vida de un extraterrestre hiperinteligente nos parezca incomprensiblemente aburrida o complicada.

O tal vez regresen a un estilo de vida más simple, como los descendientes de humanos de cerebros pequeños, parecidos a los de una foca, que viven en las rocas en la novela de Kurt Vonnegut, Galápagos (1985). Sin embargo, siguen encontrando los movimientos de los pedos divertidos, así que incluso ellos no son tan diferentes de nosotros.

Fuente: Philip Ball – aeon.co

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

tierra

El Origen de los Humanos en la Tierra y la Teoría del «Planeta Cárcel»

Hemos examinado, en varias ocasiones, varios puntos de vista de la Teoría del Antiguo Astronauta, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *