penn ovnis Pensilvania
El Centro Nacional de Informes Ovni ha estado registrando avistamientos de OVNIS en toda la nación desde 1930. El centro es una organización privada sin vínculos con el gobierno de los Estados Unidos. Categoriza los avistamientos por año y mes, pide la fecha, hora, ciudad y estado del avistamiento; forma, duración del avistamiento y pide un resumen de su experiencia.

OVNIs, UAPs… como sea que los llamemos, ¿por qué suponemos que los misteriosos objetos voladores son extraterrestres?

Para bien o para mal, los avistamientos de objetos no identificables en el cielo se han vinculado inextricablemente a las naves espaciales del espacio exterior.

A principios de este verano, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) publicó un informe de nueve páginas muy publicitado, titulado, con deliberada despreocupación, «Evaluación preliminar: Fenómenos aéreos no identificados». Aunque el informe fue solicitado por el Congreso, en muchos sentidos era la culminación de tres años y medio de atención pública a los informes militares relativos a los objetos voladores no identificados. El ODNI no utilizó el acrónimo «OVNI», que se remonta a la década de 1950 (los funcionarios del gobierno prefieren ahora «UAP», por sus siglas en inglés de fenómenos aéreos no identificados), y ni siquiera mencionó la posibilidad de un origen extraterrestre para los objetos avistados. Pero eso no impidió que los medios de comunicación concluyeran que el informe «no descarta a los extraterrestres».

Los funcionarios militares y de inteligencia han enmarcado sistemáticamente estos misteriosos incidentes en términos de seguridad nacional. La Evaluación Preliminar declaró que el encargo del Congreso a la ODNI era proporcionar a los responsables políticos una visión general de «los retos asociados a la caracterización de la amenaza potencial que suponen los UAP». La oficina recibió la orden de centrarse en «la identificación de las posibles amenazas aeroespaciales o de otro tipo que plantean los fenómenos aéreos no identificados para la seguridad nacional, y una evaluación de si esta actividad de fenómenos aéreos no identificados puede atribuirse a uno o más adversarios extranjeros». Incluso los que promueven el estudio de los OVNIs estuvieron de acuerdo en que las posibles amenazas militares -no los extraterrestres- eran el objetivo del nuevo informe.

Entonces, ¿por qué la prensa y las redes sociales siguen sacando a relucir a los extraterrestres? Porque, para bien o para mal, los avistamientos de cosas no identificables en el cielo se han vinculado inextricablemente a los visitantes del espacio exterior. Los extraterrestres se han convertido en la explicación por defecto de estos sucesos, y la razón no es casual: Durante casi 75 años, la gente se ha esforzado por convertirla en la explicación por defecto.

Cuando empezaron a aparecer informes sobre platillos volantes en el verano de 1947, apenas se habló de extraterrestres. Sí, hubo algunos que se tomaron en serio la posibilidad de que los marcianos u otros seres del espacio exterior estuvieran detrás de toda la conmoción. Se dice que Kenneth Arnold -el hombre al que se atribuye el primer informe sobre el avistamiento de un OVNI- se encontró con una mujer angustiada en un café de Oregón, que salió corriendo sollozando y gritando: «Ahí está el hombre que vio a los hombres de Marte», y añadió que «tendría que hacer algo por los niños».

Sin embargo, la mayoría de la gente no se tomó en serio esta posibilidad. Los escritores de opinión tendían a pensar que lo más probable era que Estados Unidos o la Unión Soviética estuvieran probando cohetes o aviones experimentales. El público en general también parecía dudar de que los platillos volantes pudieran ser obra de extraterrestres. En agosto de 1947, George Gallup publicó los resultados de una encuesta en la que preguntaba a los encuestados -todos los estadounidenses- qué creían que podían ser los objetos voladores de los que informaban los periódicos. El 29% pensaba que los testigos se habían equivocado, el 15% creía que eran armas secretas estadounidenses y un tercio decía no saberlo. Si había personas que creían que eran naves del espacio exterior, sus respuestas se incluyeron entre el nueve por ciento que respondió «otros».

Una encuesta holandesa realizada en octubre de 1952 reveló sentimientos similares en los Países Bajos, sin apoyo aparente a la idea de visitantes extraterrestres. Y el 43 por ciento confesó que no tenía ni idea de lo que eran los platillos volantes.

El hecho de que casi la mitad del público en general a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta estuviera indeciso sobre la naturaleza de los ovnis significaba que, al menos en principio, estaba abierto a diferentes explicaciones. Esto dio la oportunidad en 1950 a los escritores de literatura pulp y de entretenimiento Donald Keyhoe (The Flying Saucers are Real), Frank Scully (Behind the Flying Saucers) y Gerald Heard (The Riddle of the Flying Saucers) de encontrar lectores receptivos para sus afirmaciones de que los objetos voladores no identificados eran visitantes del espacio exterior. En el transcurso de la década de 1950, primero los clubes y grupos de platillos volantes locales y luego los nacionales surgieron en todo Estados Unidos. Éstos ofrecían a los suscriptores una forma de mantenerse al día con las noticias sobre ovnis a través de boletines informativos y un foro para especular sobre las intenciones de los extraterrestres sin temor al ridículo público.

En 1956, los términos «objeto volador no identificado» y «OVNI» fueron utilizados en lugar de «platillo volante» por algunos oficiales militares e investigadores civiles aficionados. En una década y media, el acrónimo OVNI había sustituido a su predecesor. Sin embargo, si la nueva terminología pretendía aportar precisión a los informes de avistamientos, no consiguió nada de eso. Al igual que los medios de comunicación consideraban que cualquier cosa extraña en el cielo era un posible platillo volante, el término «OVNI» sirvió como rúbrica conveniente bajo la cual los medios de comunicación clasificaron casi cualquier observación desconcertante. Al mismo tiempo, el término «OVNI» seguía teniendo la misma asociación con los extraterrestres que antes tenía «platillo volante». El término actual, «fenómeno aéreo no identificado», es prisionero de ese mismo pasado.

¿Qué debemos hacer entonces con este último informe? ¿Aporta algo nuevo a la larga historia de la OVNIlogía? ¿Cómo se compara con las declaraciones oficiales anteriores?

Por desgracia, el documento es escaso en detalles, por lo que hay mucho que no sabemos. Sin embargo, lo que se nos ha dicho es que el Departamento de Defensa ha formado un Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados (UAPTF) para estudiar el tema. A efectos del informe, este grupo de trabajo examinó 144 incidentes en los que se vieron implicados personal y bienes del gobierno estadounidense, todos ellos ocurridos entre noviembre de 2004 y marzo de 2021. La mayoría de los casos se consideran explicables, aunque no todos han sido completamente explicados debido a que «los informes carecían de suficiente especificidad».

Los episodios de UAP más preocupantes para los lectores preocupados por la seguridad nacional fueron 18 casos atípicos en los que se informó de que el objeto mostraba «características de vuelo inusuales.» En estos casos, los investigadores no pudieron descartar la posibilidad de que fuera el resultado de errores de los sensores, de un ciberataque o de una percepción errónea. Al final, las autoridades de inteligencia recomiendan aumentar la financiación del grupo de trabajo para desarrollar un sistema más sólido de recogida y análisis de datos.

Este no es en absoluto el primer esfuerzo gubernamental de investigación en este ámbito. Después de 1947, las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos crearon una serie de grupos de trabajo para la investigación de ovnis, siendo el más destacado el Proyecto Libro Azul durante los años 1952-1969. En 1953, la Agencia Central de Inteligencia convocó a un pequeño grupo de consultores para investigar el asunto. Por último, las Fuerzas Aéreas patrocinaron un estudio científico del fenómeno OVNI realizado por la Universidad de Colorado entre 1966 y 1968.

Los investigadores y entusiastas civiles de los OVNIs han criticado duramente estas empresas por lo que consideran una prueba de parcialidad y secretismo. Sin embargo, en todos estos casos, los funcionarios concluyeron públicamente que la mayoría de los informes sobre ovnis eran explicables y no presentaban ningún motivo de preocupación, y que el residuo de los casos inexplicables no suponía una amenaza para la seguridad nacional.

En resumen, la evaluación preliminar del ODNI es demasiado familiar. La investigación moderna de los UAP se ha visto obstaculizada por la inconsistencia de las normas de información y la limitación de los recursos, y como en el pasado, los funcionarios en general parecen no inmutarse ante tales informes. Y una vez más, las agencias gubernamentales dejan espacio para la ambigüedad al admitir que hay una serie de incidentes anómalos.

Sin embargo, el informe preliminar de la ODNI abre un nuevo camino. Afirma claramente que la mayoría de los fenómenos aéreos no identificados de los que se informa son objetos físicos. También admite que una cultura de desprecio y ridiculización dentro de las comunidades militar y de inteligencia ha inhibido a los testigos de presentarse, lo que puede explicar en parte las deficiencias en la información. De hecho, la Evaluación Preliminar parece abrir el camino para que más científicos y expertos técnicos se unan al debate, aunque sigue sin estar claro cómo deben hacerlo.

Cabe esperar que los analistas de inteligencia sigan vigilando la situación. Los activistas acudirán a las redes sociales para exigir a las agencias gubernamentales que revelen toda la información. Y tanto los escépticos como los creyentes en las visitas alienígenas saldrán con la sensación de que su bando ha ganado la partida. Lejos del final de la controversia sobre los OVNIs, éste es sólo el comienzo de un nuevo capítulo.

Fuente: dailygalaxy.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

ovnis bosque

El actual debate sobre los ovnis podría recibir una inyección de sentido común

Después de semanas de especulación en los medios de comunicación sobre el reciente informe del …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *