Inicio / Ciencia y Tecnologia / Para encontrar alienígenas, debemos pensar en la vida como si no la conociéramos
Titán en colores
Lado izquierdo: Titán en colores naturales con filtros de banda ancha Rojo, Verde, Azul y UV en sus respectivos canales con Azul y UV compartiendo el canal azul. Foto; Judy Schmidt. Flickr https://flic.kr/p/ks8p4Y

Para encontrar alienígenas, debemos pensar en la vida como si no la conociéramos

Desde medusas globosas hasta líquenes rocosos, nuestro planeta está lleno de tanta diversidad de vida que es difícil reconocer que algunos organismos estén vivos. Esa complejidad insinúa el desafío de buscar la vida como no la conocemos – la biología alienígena que podría haberse apoderado de otros planetas, donde las condiciones podrían ser diferentes a cualquier cosa que hayamos visto antes. El Universo es un lugar realmente grande. Lo más probable es que, si podemos imaginarlo, es que esté en algún lugar del planeta», dijo Morgan Cable, astroquímico del Jet Propulsion Laboratory de Pasadena, California. La pregunta es, ¿seremos capaces de encontrarla?

Durante décadas, los astrónomos han llegado a esa cuestión limitando su búsqueda a organismos ampliamente similares a los de aquí. En 1976, los exploradores Viking de la NASA examinaron muestras de suelo en Marte, y trataron de animarlas usando el tipo de nutrientes orgánicos que les gustan a los microbios de la Tierra, con resultados inconclusos. A finales de este año, el Orbitador de Trazado de Gas ExoMars de la Agencia Espacial Europea comenzará a investigar el metano en la atmósfera marciana, que podría ser producido por una vida bacteriana similar a la de la Tierra. El vehículo rover Marte 2020 de la NASA también buscará compuestos basados en carbono de posibles organismos de Marte pasados o presentes.

Pero el ambiente en Marte no es muy parecido al de la Tierra, y los exoplanetas que los astrónomos están encontrando alrededor de otras estrellas son aún más extraños – muchos de ellos muy diferentes a cualquier cosa en nuestro sistema solar. Por eso, es importante ampliar la búsqueda de la vida. Necesitamos abrir nuestras mentes a los procesos biológicos, químicos, geológicos y físicos genuinamente extraños. Todo el mundo busca «biosignaturas», pero no tienen sentido porque no tenemos otros ejemplos de biología», dijo el químico Lee Cronin de la Universidad de Glasgow.

Para abrir nuestras mentes, necesitamos volver a lo básico y considerar las condiciones fundamentales que son necesarias para la vida. En primer lugar, necesita alguna forma de energía, como la de los manantiales termales volcánicos o los respiraderos hidrotérmicos. Eso parece descartar cualquier planeta o luna que carezca de una fuerte fuente de calor interno. La vida también necesita protección contra la radiación espacial, como la capa de ozono atmosférico. Muchos mundos recién descubiertos del tamaño de la Tierra, incluyendo los que rodean a TRAPPIST-1 y Proxima Centauri, orbitan estrellas enanas rojas cuyas poderosas llamaradas podrían despojar a la atmósfera de un planeta. Los estudios del James Webb Space Telescope (JWST), cuyo lanzamiento está previsto para el año próximo, revelarán si debemos descartar estos mundos también.

Finalmente, todo lo que sabemos sobre la vida indica que requiere algún tipo de diluyente líquido en el que las interacciones químicas pueden conducir a moléculas autorreplicadoras. El agua es excepcionalmente eficaz en este sentido. Facilita la creación y ruptura de enlaces químicos, el ensamblaje de proteínas u otras moléculas estructurales y, en el caso de un organismo real, la alimentación y la eliminación de residuos. Es por eso que los científicos planetarios se centran actualmente en la «zona habitable» alrededor de las estrellas, los lugares donde un mundo podría tener la temperatura adecuada para el agua líquida en su superficie.

Estas limitaciones siguen dejando un abanico de posibilidades desconcertante. Tal vez otros líquidos podrían sustituir al agua. O una posibilidad menos exótica: tal vez la biología podría surgir en el océano enterrado en un mundo alienígena cubierto de hielo. Tal entorno podría ofrecer energía, protección y agua líquida, pero casi no proporciona señales de vida externas, lo que dificulta su detección. Para los planetas alrededor de otras estrellas, simplemente no sabemos lo suficiente como para decir lo que está (o no) sucediendo allí. Es difícil imaginar que podríamos encontrar vida definitivamente en un exoplaneta», reconoció Jonathan Lunine, científico planetario de la Universidad de Cornell. Pero el sistema solar exterior es accesible para nosotros.

Por lo tanto, la búsqueda de vida exótica debe comenzar cerca de casa. Las lunas de Saturno y Júpiter ofrecen un caso de prueba de si la biología podría existir sin una atmósfera. Tanto Europa de Júpiter como Encélado de Saturno tienen océanos internos y fuentes de calor internas. Encélado arroja enormes géiseres de vapor de agua desde su polo sur; Europa también parece inhalar ocasionalmente plumas. Las futuras misiones espaciales podrían volar a través de los penachos y estudiarlos en busca de posibles productos bioquímicos. El módulo de aterrizaje Europa propuesto por la NASA, que podría ser lanzado en aproximadamente una década, podría buscar posibles microbios en el agua del océano que se filtrara o nevara de nuevo en la superficie.

Mientras tanto, otra luna de Saturno, Titán, podría decirnos si la vida puede surgir sin agua líquida. Titán está salpicada de lagos de metano y etano, llenos de una lluvia estacional de hidrocarburos. Lunine y sus colegas han especulado que la vida podría surgir en este entorno helado. Existen varios conceptos bien formulados (pero aún no financiados) para un módulo de aterrizaje que podría investigar los lagos de metano de Titán, buscando vida microbiana.

Sin embargo para el abigarrado grupo de exoplanetas que no tienen análogos en nuestro sistema solar, los científicos tienen que confiar en los experimentos de laboratorio y en la pura imaginación. Todavía estamos buscando los requisitos físicos y químicos básicos que creemos que la vida necesita, pero estamos tratando de mantener la red lo más amplia posible», dijo Cable. Investigadores de exoplanetas como Sara Seager, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, y Victoria Meadows, de la Universidad de Washington, están modelando distintos tipos de posibles atmósferas planetarias y los tipos de firmas químicas que la vida podría estampar en ellas.

Ahora es responsabilidad de la NASA y otras agencias espaciales diseñar instrumentos capaces de detectar tantos signos de vida como sea posible. La mayoría de los telescopios actuales sólo tienen acceso a un rango limitado de longitudes de onda. Si se piensa en el espectro como un conjunto de persianas venecianas, sólo se han eliminado unas pocas láminas. Esa no es una buena manera de llegar a la composición,’ dijo Lunine. En respuesta, los astrónomos liderados por Seager y Scott Gaudí de la Universidad Estatal de Ohio han propuesto la Misión de Imagenología Exoplanetaria Habitable (HabEx) para la NASA en la década de 2030 o 2040. Escanearía exoplanetas en una amplia gama de longitudes de ondas ópticas e infrarrojas cercanas en busca de señales de oxígeno y vapor de agua.

Hacer una búsqueda amplia de ET no será fácil y no será barato, pero seguramente será transformador. Aunque los astrobiólogos no encuentren nada, ese conocimiento nos dirá lo especial que es la vida aquí en la Tierra. Y cualquier tipo de éxito será demoledor. Encontrar bacterias terrestres en Marte nos dirá que no estamos solos. Encontrar organismos nadadores de metano en Titán nos diría, aún más profundamente, que la nuestra no es la única manera de hacer vida. De cualquier manera, nosotros los terrícolas nunca volveremos a ver el cosmos de la misma manera.

Fuente; Ramin skibba. Astrofísico convertido en escritor científico y periodista independiente, cuyo trabajo ha aparecido en la revista New Scientist, Nature y Hakai, entre otros.

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

alien AI

¿Qué pasa si ET es una Inteligencia Artificial?

Después de siglos buscando vida extraterrestre, podríamos encontrar que el primer contacto no es con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *