Inicio / Noticias / 3 Razones para investigar los Incidentes ovnis de la Marina de los EE.UU.
ufo radar ovnis ejército incidentes

3 Razones para investigar los Incidentes ovnis de la Marina de los EE.UU.

Los «avistamientos» de los incidentes ovnis son el material de los teóricos de la conspiración del sombrero de papel de aluminio. Es decir, hasta que uno escuche el relato extraordinario del comandante retirado de la Marina de los Estados Unidos, David Fravor, y sus colegas. Fravor, un piloto de carrera de combate, ex comandante de escuadrón y capitán de barco en un aclamado documental de PBS, es un testigo particularmente convincente de un incidente que todavía no se ha explicado y que ocurrió frente a las costas del sur de California en 2004.

Como recuerda el CDR Fravor, él, su oficial de sistemas de armas y otro Super Hornet F/A-18F de dos asientos volaban en una misión de entrenamiento de rutina en un día tranquilo y despejado de noviembre. Pero su ejercicio se cancela repentinamente y su formación de dos naves se desvía en un «vector del mundo real». Sin que Fravor y sus compañeros lo sepan, un barco cercano, el USS Princeton, ha pasado semanas rastreando numerosos contactos de radar que se mueven de maneras que desafían toda explicación.

Por primera vez, los aviones de combate de movimiento rápido se elevan cuando el conjunto de radares hipersensibles del Princeton capta los contactos peculiares. El Super Hornet del CDR Fravor y el jet que los acompaña se encargan de echar un vistazo más de cerca.

Lo que sucede a continuación es mejor que lo describa sólo el CDR Fravor y uno de los oficiales de sistemas de armas que volaban ese día. En resumen, Fravor fue «extrañado» por un objeto -sin sistema de propulsión ni alas visibles- que aceleró, desaceleró y, en última instancia, desapareció de la vista a una velocidad extrema, «como nada[que él hubiera] visto jamás».
Según Fravor, el radar del USS Princeton readquirió el objeto 30 segundos después, a 60 millas de distancia.

Si es preciso, esto implica una velocidad aproximadamente seis veces mayor que la velocidad máxima del Super Hornet súper rápido de Fravor.

Más tarde ese mismo día, gracias a una combinación de suerte y habilidad en la puntería, un vuelo de seguimiento logró capturar el objeto en vídeo.

Sin duda, el incidente de 2004 es único. No menos de siete aviadores navales, así como oficiales de guerra en la superficie, que no eran muy conspiradores, informaron de primera mano sobre este suceso. Quizás lo más importante es que están corroborados por datos de radar, infrarrojos y ópticos.

Una serie de eventos similares ocurrieron 11 años después. Las tripulaciones navales que operaban frente a la costa este de los Estados Unidos reportaron contactos con objetos que realizaban maniobras extremas que desafiaban cualquier capacidad tecnológica conocida (o remotamente concebible). Al igual que el incidente de 2004, sus relatos se ven reforzados por sofisticados datos de sensores de múltiples fuentes.

El Pentágono ha confirmado que los videos de los incidentes de 2004 y 2014-2015 son auténticos, lo que en última instancia ha atraído el escrutinio del Congreso.

Como con cualquier «avistamiento» de OVNIs, se justifica una enorme dosis de escepticismo. El clásico dicho de Carl Sagan de que «las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias» sin duda suena cierto. Cabe destacar que no hay evidencia de que los hombrecillos verdes hayan pilotado los objetos que CDR Fravor y sus compañeros pilotos reportaron haber visto sobre el océano.

Habiendo trabajado estrechamente con los pilotos de la Marina, también puedo confirmar que esta raza de aviadores militares tiene un sentido del humor particularmente único. Por lo tanto, es posible que Fravor y sus colegas estén embelleciendo los fallos técnicos con cuentos chinos de encuentros fuera de este mundo.

Pero mientras que CDR Fravor admite libremente (en una anécdota particularmente entretenida) a los ocasionalmente aterradores y desdichados campistas del desierto para que se conviertan en verdaderos creyentes en OVNIs, es relativamente poco probable que él y tantos de sus compañeros aviadores se estén haciendo la broma del siglo (por supuesto, quítales el sombrero a CDR Fravor y a sus amigos si es que lo son).

Esto plantea la posibilidad de que estos pilotos hayan sido testigos de una tecnología que va más allá del alcance o los límites de la ciencia. Si estas cuentas son exactas – y los datos sofisticados de los sensores indican que pueden serlo – las capacidades exhibidas por estos objetos representan un asombroso salto adelante desde el status quo tecnológico.

Como tal, se puede presentar un argumento convincente para invertir en la investigación completa de estos fenómenos. Como señala acertadamente CDR Fravor, estudiar a fondo (y eficientemente) tales eventos equivaldría a menos de un error de redondeo en el asombroso presupuesto del Pentágono de 738.000 millones de dólares. El retorno de la inversión podría ser significativo, por algunas razones clave.

En primer lugar, las consecuencias para la seguridad nacional de llegar al fondo de estos incidentes son evidentes. Además de plantear un grave riesgo de colisión, determinar la naturaleza de los objetos -ya sean benignos, fenómenos fácilmente explicables o potencialmente amenazantes- es de vital importancia. De hecho, según algunos informes, esos incidentes se producen con mayor frecuencia.

Además, la tecnología avanzada y desafiante de la física sería el Santo Grial para cualquier nación. Dadas las inclinaciones antidemocráticas y autoritarias de algunas grandes potencias mundiales, es imperativo que dichas capacidades caigan en las manos «correctas» (es decir, democráticas).

Entre otras posibilidades, podría establecerse una fuerza de reacción rápida dirigida por civiles para evaluar rápidamente esos incidentes, algunos de los cuales se produjeron durante varios días.

En segundo lugar, sin aventurarse en el «debate» sobre las causas del calentamiento global, no cabe duda de que el clima de la Tierra está experimentando un cambio tremendo. El Medio Oeste fue testigo de múltiples inundaciones de «500 años» en el lapso de unos pocos años; poderosos huracanes alimentados por aguas más cálidas han azotado la costa este; incendios sin precedentes han devastado la costa oeste. Las empresas esperan perder 1 billón de dólares debido al cambio climático en los próximos años, de los cuales los últimos cinco fueron los más calientes jamás registrados.

Con los investigadores examinando cómo se pueden manipular las nubes para combatir el cambio climático, la posibilidad remota de adquirir tecnología que permita un tiempo de vuelo indefinido a velocidades extremas merece un escrutinio particularmente atento.

Tercero, CDR Fravor argumenta que si él y los sofisticados sensores de la Marina observan el mismo fenómeno, hay una buena posibilidad de que la tecnología que él presenció pueda moverse sin esfuerzo a través del agua, el aire y el espacio a velocidades extraordinarias. En el caso de que tal capacidad exista, el mero conocimiento de la misma debería provocar un cambio fundamental, alejándose de las prioridades básicas de la humanidad en favor de objetivos más elevados y nobles.

Tal vez lo más importante, como uno de los pilotos de caza de la Marina que reportó un encuentro cercano, es que la humanidad se siente impulsada por la curiosidad. A lo largo de la historia, la inclinación humana por explorar lo desconocido ha precipitado avances monumentales en un corto espacio de tiempo. Dada la escasa probabilidad de que lo que el CDR Fravor, sus colegas y sus sensores observaron refleje una capacidad técnica de buena fe, no sólo se justifica una investigación pública bien financiada y gestionada de manera eficiente, sino que debe ser priorizada.

Fuente: thehill.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

drone hypersonico UAV

¿Un ovni o el más reciente UAV sigiloso de E.E.U.U.? Irán acaba de ver algo que pasa volando a mach 10

Punto clave: Es poco probable que el nuevo UAV sea capaz de realizar un vuelo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *