Inicio / Ciencia y Tecnologia / ¿Somos realmente los chicos más inteligentes del Bloque Cósmico?
UT4 telescope
Rayo láser del telescopio UT4 en el cielo sobre el observatorio de Paranal ESO en Chile con la Vía Láctea al fondo. Crédito: Alberto Ghizzi Panizza Getty Images

¿Somos realmente los chicos más inteligentes del Bloque Cósmico?

Es poco probable, y si seguimos pensando lo contrario, podríamos estar perdiendo algunas pistas importantes sobre la existencia de vida extraterrestre.

No está claro cuántas civilizaciones inteligentes han surgido en la Vía Láctea hasta ahora, pero si algunas lo han hecho, me viene a la mente una pregunta apremiante: ¿eran o son más inteligentes que nosotros?

Al leer el periódico matutino, es difícil evitar pensar que nuestra propia barra de inteligencia no es particularmente alta ni difícil de superar. Luchamos entre nosotros en situaciones de «pérdida-perdida»; no promovemos soluciones a largo plazo en lugar de soluciones a corto plazo; y hemos estado transmitiendo nuestra existencia a la galaxia con ondas de radio durante más de un siglo sin preocuparnos de si hay depredadores o competidores en el espacio exterior. (Si se trata de esto último, es posible que nos hayan estado ignorando porque parecemos tan incompetentes).

Si existen otras civilizaciones, una clave para tomar conciencia de ellas es si somos lo suficientemente inteligentes como para interpretar adecuadamente sus señales o para identificar una pieza de su tecnología si aparece en nuestro sistema solar. Un hecho es claro: si asignamos una probabilidad nula de que esas pruebas se presenten, como hicieron algunos científicos en el caso de Oumuamua invocando el principio de que «nunca son extraterrestres», de hecho nunca las encontraremos. Seremos como avestruces enterrando nuestras cabezas en la arena.

De hecho, esta actitud puede ser una señal de que nuestra inteligencia no es muy impresionante: que la raza humana en su conjunto sufre el efecto Dunning-Kruger, en el que aquellos con habilidades mediocres insisten en que son inusualmente talentosos o inteligentes.

¿Cómo puede madurar nuestra civilización? De la misma manera que los niños: saliendo de casa, saliendo al vecindario, conociendo a otros y comparando notas con ellos. En otras palabras, podemos desarrollar una perspectiva equilibrada de nuestros logros tecnológicos actuales si nos dedicamos a la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI). Dado que nuestro propio desarrollo tecnológico se acelera exponencialmente con un tiempo de plegado electrónico de unos pocos años, es difícil imaginar cómo sería una tecnología mucho más avanzada creada por una civilización que había vivido para una escala de tiempo cósmica -miles de millones de esos tiempos de plegado electrónico-.

Por muy natural que pueda parecer esta sugerencia de búsqueda, es evidente que el SETI se enfrenta a una cultura mayoritariamente hostil en astronomía. La simple propuesta de considerar la posibilidad de que Oumumua sea un desecho tecnológico como explicación de sus inusuales propiedades, por ejemplo, fue recibida con controversia en los medios sociales.

Es cierto que el SETI lleva un bagaje no científico relacionado con aspectos poco realistas de la literatura de ciencia ficción e informes sin fundamento sobre objetos voladores no identificados (OVNIS), algo a lo que los investigadores del SETI a veces se refieren como el «factor risa». Pero al mismo tiempo, sería un error estratégico que los observadores restringieran la interpretación de los datos de sus telescopios y no buscaran a «otros niños de nuestro vecindario» sólo por este equipaje. La existencia de inteligencia extraterrestre no tiene nada que ver con la credibilidad de las historias de ciencia ficción de los informes sobre OVNIS. El problema de adoptar esta actitud equivocada es que retrasa el progreso científico. A menudo se pide a los solicitantes de subvenciones que pronostiquen los descubrimientos científicos que harán si se aprueba su solicitud, pero si ponemos entre paréntesis la gama de posibilidades por adelantado, es posible que nunca descubramos lo inesperado. En cambio, cultivamos una cultura científica que tiende a replicar lo que ya sabemos.

La historia nos enseña que esto es un error. La búsqueda de planetas extrasolares encontró resistencia en sus primeros días. Las propuestas de búsqueda de frutos colgantes, como los «júpiter calientes», que son los más fáciles de detectar, fueron rechazadas por comités conservadores de asignación de tiempo de telescopio que argumentaban que tales planetas no deberían existir en la naturaleza en base a lo que sabemos sobre el sistema solar. Pero el descubrimiento siguió adelante a medida que algunos observadores se atrevieron a desafiar este prejuicio, demostrando que los Júpiter calientes son abundantes. Sin embargo, hubo un retraso de 40 años, dado que la primera propuesta teórica para hacer tal búsqueda fue hecha por Otto Struve ya en 1952.

Por lo tanto, un obstáculo obvio para identificar a nuestros vecinos es la tendencia a limitar nuestra imaginación a lo que ya sabemos. Pero esto no debería seguir siendo así en el futuro. Lo que imaginamos para la vida extraterrestre no debe ser definido únicamente por los procesos químicos y geológicos naturales que tuvieron lugar espontáneamente en la Tierra. Podríamos, por ejemplo, producir vida sintética en el laboratorio bajo una gama más amplia de condiciones que aquellas con las que estamos familiarizados. Metafóricamente, podríamos hornear nuevos tipos de pasteles usando los mismos ingredientes, expandiendo el libro de recetas que nos entregó la Madre Tierra.

Darse cuenta de que la vida puede existir bajo nuevas condiciones mejorará nuestros pronósticos de dónde buscarla en el espacio y cómo interpretar nuestros hallazgos, de la misma manera que las leyes de la física -que fueron reveladas por primera vez en experimentos de laboratorio- permitieron a los astrofísicos estudiar el universo a miles de millones de años luz de distancia.

Una habilidad importante para sobrevivir en compañía de vecinos desconocidos es escuchar antes de hablar. Dado nuestro comportamiento descuidado en la transmisión de señales al espacio exterior sin restricciones, sólo podemos esperar que no nos hayamos convertido en el hazmerreír de nuestro vecindario galáctico a estas alturas. Pero incluso si lo hemos hecho, aún podemos actuar juntos y hacerlo mejor en el futuro. Para saber cómo comportarnos, debemos averiguar primero quién está en nuestra calle buscando con nuestros mejores telescopios los destellos electromagnéticos inusuales, la contaminación industrial de las atmósferas planetarias, la luz o el calor artificial, los residuos del espacio artificial o algo completamente inesperado.

Fuente: Abraham Loeb – scientificamerican.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

alien planets

Podría haber 36 civilizaciones alienígenas inteligentes en la Vía Láctea, según un estudio

Un estudio ha descubierto que puede haber más de 30 civilizaciones alienígenas inteligentes viviendo en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *