Inicio / Noticias / ¿Son los OVNIS una amenaza para la seguridad nacional? Este ex-oficial de los EE.UU. cree que se justifica una investigación
china ufo

¿Son los OVNIS una amenaza para la seguridad nacional? Este ex-oficial de los EE.UU. cree que se justifica una investigación

Chris Mellon cree que el gobierno debería reunir información más agresiva sobre los avistamientos militares de OVNIS, algunos de los cuales fueron capturados en video.

A lo largo de su distinguida carrera en el gobierno, Chris Mellon se ha centrado en la perspectiva de amenazas nacionales no convencionales. Ahora trabaja con un grupo civil llamado To the Stars Academy of Arts & Science, tratando de incitar a las comunidades de defensa e inteligencia de Estados Unidos a investigar informes de fenómenos aéreos no identificados (UAPs, también conocidos como OVNIS) que maniobran de maneras que no tienen precedentes conocidos.

Se inspira, dice, en el creciente número de avistamientos de este tipo en contextos militares sensibles, reportados por testigos altamente entrenados y creíbles y corroborados por algunas de las tecnologías más sofisticadas del mundo, incluyendo varios videos infrarrojos filmados desde aviones de combate. No afirma saber lo que podrían ser estas inusuales naves, ni asume que traen «extraterrestres» de lejos. Para él, señalan una amenaza estratégica potencial de alto nivel de origen desconocido, una amenaza que la nación sería tonta si la ignorara.

Mellon está especialmente cualificado para evaluar tales amenazas. Después de haber servido como Subsecretario Adjunto de Defensa para Inteligencia durante las administraciones de Clinton y George W. Bush, y más tarde como Director de Personal de Minorías del Comité de Inteligencia del Senado, fue muy responsable de revisar las agencias y presupuestos involucrados en «programas negros» de alto secreto relacionados con cosas tales como operaciones especiales y armas nucleares. Mellon es ahora parte integral del equipo de investigación que aparece en «Unidentified» de HISTORY: dentro de la investigación de OVNIs de América». Hablamos con él sobre lo que está sucediendo y lo que él cree que se debe hacer.

¿Por qué dar la alarma ahora sobre los OVNIs/AAVs?

Lo que realmente me motiva en este momento, lo que realmente ha acelerado y solidificado mi interés, es el caso del USS Nimitz [2004] cuando me enteré de ello y empecé a hablar con el personal militar involucrado. Tuvimos múltiples aviadores navales [informando] de lo que vieron [OVNIs sin alas, con capacidades extraordinarias] a plena luz del día, durante un largo período de tiempo. Fue corroborado por los sistemas de sensores de defensa aérea más sofisticados de la Tierra y en múltiples plataformas operadas por múltiples individuos independientes. Así que cuando empiezas a hablar de ese nivel de evidencia, creo que cualquier persona razonable tendría que decir-esto es real, y debemos proceder en consecuencia.

¿Qué significa eso? ¿Reunión de inteligencia? ¿Evaluación de riesgos?

Desde el punto de vista de la seguridad nacional, por supuesto, se te paga para que seas paranoico, para que pienses en el riesgo. Así que inevitablemente te preguntas: ¿Por qué están estas cosas actualmente en estos lugares en estos momentos? ¿Hemos sido tecnológicamente superados? ¿Podrían ser los rusos o los chinos, o alguien más? ¿Y qué más puede estar pasando?

Hay naves que están violando nuestro espacio aéreo con intenciones desconocidas y capacidades extraordinarias. Y hasta que no obtengamos algunas respuestas a las preguntas sobre la tecnología involucrada y la capacidad, las intenciones, no debemos descansar tranquilos.

He vivido y sobrevivido a los fracasos de la inteligencia, incluyendo el ataque del 11 de septiembre contra el Pentágono y la guerra de Irak. Algunos de esos problemas se manifiestan de nuevo en la situación actual. Y eso es parte de lo que me preocupa: la gente no presta atención o no se involucra, y los datos son extremadamente convincentes. No queremos tener que revivir errores que hemos visto en el pasado, como en Pearl Harbor, donde se observaron pitidos de radar y nadie prestó atención.

Cuando los pilotos del Nimitz regresaron al portaaviones, nadie tomó en serio su informe.

Fue extraordinario que cuando los pilotos aterrizaron, fueran ridiculizados. No hubo ningún interés por parte del personal de inteligencia a bordo, en cuanto a la documentación de este hecho y su gestión a lo largo de la cadena. Era lo contrario de lo que uno esperaría normalmente. Gastamos 50.000 millones de dólares al año y tenemos un aparato de inteligencia, en gran parte para evitar sorpresas estratégicas. Y aquí tenemos un caso en el que se está manifestando una tecnología increíble, vehículos controlados inteligentemente que operan dentro y alrededor del grupo de batalla del portaaviones, y el sistema no reacciona. Se apaga. Intenta suprimir la información.

¿Por qué crees que es así?

Creo que gran parte de la razón es porque a la gente le cuesta procesar algo tan radical; no hay un marco de referencia para ello.

Hay una gran agitación por parte de nuestro personal de combate que se encuentra con estos objetos, lo cual es comprensible. Sus preocupaciones son las que estamos tratando de transmitir. Respetamos el uniforme, respetamos a ese personal, y estamos profundamente preocupados de que la información que están tratando de proporcionar no esté siendo utilizada.

Si una de estas naves llevara una insignia rusa, ¿cree que la respuesta sería diferente?

Una de las cosas que he señalado a menudo -y nunca he encontrado a nadie que esté en desacuerdo con esto- es que si alguno de estos objetos tuviera una insignia rusa, todo el sistema se electrificaría y entraría en acción.

Hace sesenta años, el público se agitó con razón al enterarse de que la Unión Soviética nos había derrotado en el espacio y había desplegado el primer satélite artificial en órbita. Esa capacidad y el impulso que estaban logrando con su programa espacial generaron, comprensiblemente, una gran preocupación en el contexto de la Guerra Fría. Espero que la gente, cuando obtenga esta información, reaccione ahora como lo hacía entonces el público, es decir, que plantee preguntas sobre lo que estamos haciendo en respuesta a ello.

¿Cómo te ha ido con esa pregunta dentro de la circunvalación?

Cuando hables con la gente sobre este tema en el Pentágono, vas a dibujar miradas en blanco. Incluso por parte de funcionarios de muy alto rango, muy, muy pocos de ellos están expuestos a la información real subyacente y a los datos empíricos. Así que la gente tiende a decir: «Bueno, si esto fuera real, lo sabría, porque estoy bien conectado, tengo todas estas autorizaciones de seguridad y tengo acceso a toda esta información».

Pues bien, el hecho es que la información no se ha difundido por los canales normales.

¿No investigó el gobierno de Estados Unidos los OVNIS durante la Guerra Fría?

En la década de 1940, poco después de la guerra, los militares comenzaron a encontrar un número creciente de OVNIS, y el número de incidentes aumentó enormemente. Reconocieron la necesidad de tratar de entender el fenómeno, lo que resultó en una serie de investigaciones que culminaron en el Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea, un programa que duró hasta finales de los ’60.

Sabemos por documentos que en Nuevo México, el director de seguridad de la Fuerza Aérea estaba abogando por un estudio del fenómeno, porque mucha gente en Los Álamos y sus alrededores y en otras instalaciones donde se estaban probando armas nucleares, estaban observando estas [anómalas] embarcaciones: científicos, pilotos militares, pilotos civiles, una amplia gama de individuos.

En última instancia, el gobierno determinó que necesitaba aplacar la preocupación pública, en parte porque durante la Guerra Fría, esto podría crear algún tipo de histeria. El gobierno concluyó, entre bastidores, que necesitaba desacreditar este fenómeno, no por falta de información convincente. En realidad fue el resultado de una información convincente. Cuando la Fuerza Aérea realizó este estudio, examinó 12.000 casos. De ellos, 700 eran inexplicables.

¿Podrían ser estas naves… nuestras?

La primera pregunta que todos nos hemos hecho cuando hemos visto la información es: ¿Podría ser este uno de nuestros propios programas, un programa de pruebas altamente clasificado de Estados Unidos?

Trabajé en un puesto en el que era mi trabajo supervisar nuestros programas negros, y nunca vi nada de este tipo en los libros. Además, una vez se me pidió específicamente que determinara si teníamos una capacidad en este sentido, en respuesta a una pregunta del presidente de la Comisión de Asignaciones del Senado, el senador Bobby Byrd.

Yo corrí todo el camino hasta la Fuerza Aérea y otros, y créanme, todos respetaron al Senador Byrd. Nadie iba a mentirle y arriesgar su ira. Y la respuesta fue: «Por supuesto que no. No tenemos un triángulo negro súper secreto que pueda ir a velocidades hipersónicas y todo eso».

En segundo lugar, una tecnología como ésta es tan radical que no puede aparecer de la nada. Tiene que haber instalaciones, tiene que haber investigación y desarrollo, un prototipo. No vemos ninguna evidencia de eso en ninguna parte.

En tercer lugar, se está observando que estas aeronaves operan dentro y alrededor de grupos de combate de portaaviones que están armados con misiles aire-aire, etc. Que yo sepa, nunca ponemos en peligro a ese personal -o al personal de pruebas- al volarlo de manera descoordinada contra los grupos de batalla de portaaviones. Así no es como operamos.

Habla sobre To the Stars Academy, donde trabajas con Tom DeLonge y Luis Elizondo. ¿Cuál es la misión?

No necesariamente están afirmando que se trata de una nave alienígena ni nada de eso. Son personas como yo que ven esto como un increíble misterio y enigma que necesita ser resuelto.

Estamos ayudando a cambiar el clima, creo, y a establecer que hay gente razonable, sensata y patriótica que está dispuesta a hablar de esto.

¿Qué papel juegas tú?

Mi objetivo, personalmente, en mi papel dentro de la organización, es ayudar a derribar los muros burocráticos que impiden que esta información llegue al Congreso y al pueblo estadounidense. No estoy tratando de impulsar ninguna agenda en particular. Quiero garantizar, si es posible, que las personas que tienen la responsabilidad de la seguridad nacional estén informadas y dispongan de los hechos y los datos.

¿Alguien más está explorando estas preguntas?

Una de las cosas que más me emocionan es que somos uno de los tres únicos esfuerzos en el mundo que están [actualmente] en condiciones de responder a la profunda e intemporal pregunta «¿Estamos solos en el universo?»

Hoy en día, la NASA está gastando alrededor de 20.000 millones de dólares al año. Una pequeña porción de eso está dirigida a tratar de descubrir e identificar la exobiología – la vida alienígena. Están buscando vida microbiana en Marte, y quieren usar la próxima generación de telescopios espaciales para examinar las atmósferas de diferentes planetas en busca de moléculas que sean consistentes con la vida. No necesariamente vida inteligente, sólo algún tipo de vida. Así que esa es una ciencia muy lenta y maravillosa, con un programa exquisito, pero no es probable que responda a la pregunta en un futuro cercano.

Hay un multimillonario ruso que ha autofinanciado un programa que escucha señales del espacio que podrían revelar comunicaciones extraterrestres. Es un esfuerzo que vale la pena. Pero hasta ahora no han tenido éxito. Probablemente ni siquiera sepamos qué buscar. Probablemente no reconoceríamos las señales. Así que es una propuesta difícil.

El tercer esfuerzo, con el que estamos asociados, es tratar de convencer a nuestro gobierno para que use las capacidades que ya tiene para entender el fenómeno OVNI. Y si descubrimos que son los rusos, los chinos u otros, entonces hemos hecho una gran cosa por el país y por la seguridad nacional.

¿Cuáles son esas capacidades? ¿Qué estás sugiriendo?

El gobierno de Estados Unidos tiene una extraordinaria red de sensores -desde una órbita geosincrónica a 22.500 millas de distancia hasta las profundidades del océano- y muchos lugares en el medio. Y esa red de sensores exquisitamente sofisticada y calibrada está adquiriendo datos que podrían ayudar a responder estas preguntas que nadie se está molestando en mirar.

Ya lo hemos pagado. Está ahí sentado frente a una computadora y nadie está lo suficientemente interesado como para decir: «Vaya, durante ese período en el que este grupo de batalla de portaaviones estaba enfrentando a estos vehículos desconocidos en el Pacífico…. ¿Qué otras firmas estamos viendo en esa área? Nadie la está analizando, nadie la está juntando.

Así que el primer paso es convencer al Congreso, a la rama ejecutiva, de que simplemente utilice el aparato que el contribuyente ya ha comprado y pagado para tratar de responder a la pregunta.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

mark walker

Congresista pregunta si los avistamientos de OVNIs de la Marina podrían ser tecnología militar de otras naciones

RANDOLPH COUNTY, N.C. (Tribune News Service) – El republicano republicano Mark Walker está planteando preguntas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *