Inicio / Conspiraciones / ¿Tienes que creer en los Ovnis? No, no tienes que creer
ovni campo

¿Tienes que creer en los Ovnis? No, no tienes que creer

Los platillos voladores han formado parte de nuestro paisaje cultural durante más de 70 años. Durante la mayor parte de este tiempo, se han tambaleado precariamente al margen de un debate aceptable, ampliamente considerado como material de fantasía y paranoia, pero puede ser que las actitudes estén empezando a cambiar gradualmente. En diciembre de 2017, el gobierno de EE.UU. rompió sus décadas de silencio sobre el tema de los OVNIs a través del reconocimiento de un proyecto de OVNIs del Pentágono llamado Advanced Aviation Threat Identification Program (AATIP). Las conclusiones del proyecto, que duró de 2008 a 2012 con un costo de 22 millones de dólares (y que continúa en silencio hasta el día de hoy), fueron que las «aeronaves» de origen aparentemente sobrenatural están penetrando rutinariamente en el espacio aéreo de Estados Unidos.

Estos aviones, según el ex jefe del proyecto del Pentágono, Louis Elizondo, exhiben características de vuelo que desafían las leyes de nuestra física conocida. No pertenecen a los Estados Unidos de América, ni, aparentemente, a ninguna otra nación de la Tierra. Además, también se descubrió que el Pentágono ha recuperado aleaciones metálicas de OVNIS que actualmente están siendo almacenadas y estudiadas bajo llave por el multimillonario contratista de defensa Robert Bigelow.

Desde entonces, han aparecido varios videos de OVNIS que han sido rastreados y perseguidos por aviones militares en casos investigados por el programa AATIP del Pentágono. Los oficiales militares involucrados en estos casos fueron entrevistados posteriormente en programas de noticias en horario estelar y tratados por sus anfitriones en Fox, CNN y otros con el mayor respeto. ¿Podría ser que los medios de comunicación corporativos estén reconociendo rápidamente como legítimo un tema que durante tanto tiempo ha servido como poco más que forraje de los tabloides? Si es así, debemos hacernos una pregunta: ¿todavía se considera una locura creer en los OVNIs?

Como alguien que se ha labrado una semicarrera en el extraño mundo de la «OVNIs», yo diría que nunca ha sido realmente descabellado creer en los OVNIs. De hecho, yo diría que la «creencia» en los OVNIS nunca ha sido realmente necesaria. Existen Objetos Voladores no identificados, sea lo que sea que realmente representen. Esto está claro. Son reales, y los gobiernos de todo el mundo lo han sabido durante muchas décadas.

Los OVNIS y la seguridad nacional en todo el mundo

El interés del gobierno de los Estados Unidos por los OVNIS se remonta al verano de 1947, cuando el aparato de seguridad nacional de los Estados Unidos fue asediado por cientos de informes de ciudadanos y militares preocupados por lo que parecían ser objetos en forma de disco metálico que atravesaban los cielos de la nación, a veces en formación y a menudo a velocidades imposibles. El 24 de junio de 1947, un aviador privado y hombre de negocios, Kenneth Arnold, informó haber visto una cadena de nueve objetos inusuales sobre las montañas Cascade en el estado de Washington. Describió el movimiento de los objetos como «como un platillo si lo saltas sobre el agua», inspirando a la prensa a doblar los objetos misteriosos «platillos voladores». Muchos cientos de avistamientos de platillos fueron reportados en todo el mundo en los meses siguientes.

roswell diario

En 1948, la Fuerza Aérea de los EE.UU. produjo su «Estimación de la situación», un informe oficial que concluía que los platillos voladores eran de origen «interplanetario». Otras facciones dentro de la Fuerza Aérea, sin embargo, favorecieron la idea más aceptable de que los platillos eran el producto de las innovaciones tecnológicas en la Unión Soviética. De cualquier manera, el secreto sobre el tema era de suma importancia, ya que la cuestión de si los objetos eran físicamente reales ya había sido respondida afirmativamente en las mentes de los líderes militares de Estados Unidos. En una carta secreta al Cuartel General de la Fuerza Aérea fechada el 23 de septiembre de 1947, el General Nathan Twining, jefe del Comando de Material Aéreo (AMC), declaró que los platillos voladores eran «reales y no visionarios o ficticios», que tenían «superficies metálicas o reflectantes de la luz», que tenían «forma circular o elíptica, plana en la parte inferior y con cúpula en la parte superior» y que a veces se veían en «vuelos de formación bien mantenidos que variaban entre tres y nueve objetos». En un documento del gobierno canadiense que data de 1950, Wilbert Smith, jefe del proyecto de investigación sobre OVNIS del gobierno canadiense, señaló que «la materia es el tema más altamente clasificado en el gobierno de Estados Unidos, con una calificación superior incluso a la de la bomba H».

Hoy en día, numerosos gobiernos de todo el mundo mantienen proyectos de estudio de OVNIs dedicados y costosos, cotejando e investigando lo que colectivamente equivalen a miles de informes de avistamientos de OVNIs hechos anualmente a las autoridades. Sólo en Sudamérica, los gobiernos de Argentina, Uruguay, Perú, Chile y Brasil operan unidades de investigación de OVNIS o recogen activamente informes de avistamientos de OVNIS a través de sus ejércitos. Otros gobiernos, incluyendo los de Francia, Nueva Zelanda, Dinamarca, Canadá y Rusia, han publicado en los últimos años miles de páginas de archivos de OVNIS previamente clasificados.

El gobierno del Reino Unido se ha comprometido con su ciudadanía a través de un proceso que ha visto la liberación de miles de archivos de OVNIS previamente clasificados a través de los Archivos Nacionales. Según el Ministerio de Defensa del Reino Unido (MoD), los OVNIS (o Fenómenos Aéreos No Identificados UAP) «ciertamente existen», pero «todavía son apenas entendidos». En una evaluación secreta de 400 páginas sobre el fenómeno OVNI, publicada en 2006 en virtud de la Ley de Libertad de Información, el Defence Intelligence Staff del Reino Unido lo reconoció:

«Los fenómenos ocurren a diario, en todo el mundo. La existencia de UAP es indiscutible. Acreditados con la habilidad de volar, aterrizar, despegar, acelerar a velocidades excepcionales y desaparecer, pueden alterar repentinamente su dirección de vuelo y claramente pueden exhibir características aerodinámicas mucho más allá de las de cualquier avión o misil conocido, ya sea tripulado o no tripulado».

El informe también señala que «los intentos de otras naciones de interceptar los objetos inexplicables, que claramente pueden cambiar de posición más rápido que un avión, han causado ya víctimas mortales», y advierte que, con la creciente densidad de informes de la UAP en la región de defensa aérea del Reino Unido, «puede existir una pequeña posibilidad… de un encuentro frontal con una UAP».

Parece, pues, que existe un amplio consenso entre los gobiernos antes citados: Los OVNIS son objetivamente reales, aunque en la actualidad no son plenamente comprendidos por la ciencia. En el mejor de los casos, merecen un estudio específico y, como mínimo, una supervisión sostenida en interés de la seguridad de la aviación y la seguridad nacional.

Parece que los OVNIS, independientemente de su naturaleza y origen precisos, son objetivamente reales. Además, parecería que al menos algunos OVNIS son el producto de inteligencias no terrestres y que varios gobiernos, o grupos militares y de inteligencia dentro de ellos, son muy conscientes de este hecho. Abordemos esta frase anterior en dos partes. Primero, ¿por qué deberíamos permitirnos la noción de que algunos OVNIS pueden ser de naturaleza extraterrestre?

No estamos solos

En 2015, la jefa científica de la NASA, Ellen Stofan, anunció su convicción de que dentro de sólo diez años se descubrirán signos de vida alienígena primitiva. «Sabemos dónde buscar. Sabemos cómo mirar», dijo mientras hablaba en un panel de discusión transmitido por la Nasa TV. «En la mayoría de los casos tenemos la tecnología y estamos en camino de implementarla. Así que creo que definitivamente estamos en la carretera».

Stofan estaba discutiendo el descubrimiento de formas de vida alienígenas rudimentarias. Sin embargo, el renombrado físico teórico Profesor Mickio Kaku ha ido considerablemente más allá con su sugerencia de que la vida alienígena ya nos está visitando y que algunos OVNIS podrían ser en realidad naves espaciales extraterrestres. Según Kaku, considerando la edad del universo (13.820 millones de años), muchas, si no la mayoría de las civilizaciones extraterrestres serán tecnológicamente miles o incluso millones de años más avanzadas que la nuestra (la nuestra es tan joven que apenas se registra en la línea temporal cósmica). Si existen tales civilizaciones, algunos físicos, entre ellos Kaku, consideran probable que hayan desarrollado tecnologías hiperespaciales que permitan a sus naves espaciales eludir la barrera de la velocidad de la luz, abriendo así las puertas para los viajes interestelares.

La suposición popular en la comunidad OVNI es que los verdaderos OVNIs son vehículos extraterrestres -una suposición indudablemente reforzada por Hollywood, que prefiere un enfoque simplista. Sin embargo, mientras que la Hipótesis Extraterrestre (ETH) es atractiva en muchos niveles, algunos han argumentado que no tiene en cuenta todos los aspectos del fenómeno OVNI según lo reportado por los testigos. Ciertamente, ha sido mi propia experiencia que cuanto más de cerca se miran los OVNIS, más difícil se hace reconciliar el fenómeno únicamente con las visitas desde el espacio exterior. De hecho, en una cantidad desconcertante de casos, el fenómeno parece adaptar sus manifestaciones a las expectativas del individuo percibidor basadas en valores espirituales o ideológicos. Las inteligencias extraterrestres pueden jugar algún papel en todo esto, pero sería un error considerar a los extraterrestres como una solución definitiva al enigma del OVNI.

Sin embargo, la ETH tiene un mérito considerable a primera vista. Es casi seguro que existe vida extraterrestre en formas primitivas. Si existe, entonces las leyes de la evolución dictan que probablemente existan inteligencias extraterrestres mucho antes que las nuestras. Como ha sido declarado muy recientemente por personal militar vinculado al programa de estudio de OVNIs del Pentágono, las embarcaciones estructuradas que exhiben características de desempeño mucho más allá de las tecnologías más avanzadas de la Tierra definitivamente existen, y han sido estudiadas silenciosamente durante años. Por lo tanto, no parece irrazonable sugerir que al menos algunos OVNIs pueden ser de origen no humano, a pesar de las afirmaciones históricas en sentido contrario.

En cuanto a mi sugerencia de que varios gobiernos -o grupos militares y de inteligencia dentro de ellos- están tranquilamente conscientes de la posible naturaleza no humana de los OVNIS, esta es una lógica basada no en películas de Hollywood o programas de televisión como Men In Black o The X-Files, sino en decenas de miles de páginas de documentación gubernamental desclasificada que, en su conjunto, pinta un cuadro sorprendentemente claro (aunque ciertamente no explícito) de un fenómeno decididamente sobrenatural que durante más de seis décadas ha mantenido, viceversa, la atención de los poderes que existen, no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo.

Los verdaderos X-Files: Los OVNIS y el oficialismo

El 31 de enero de 1949, el FBI emitió un memorándum sobre los OVNIs titulado «Protección de las instalaciones vitales». El documento clasificado fue enviado al G-2 del Ejército, a la Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea, a la Oficina de Inteligencia Naval y al Director del FBI, J. Edgar Hoover. El memorando revela que recientemente se ha celebrado una reunión entre estas autoridades en relación con los OVNIs, y afirma que «el asunto de ‘Aviones no identificados’ o ‘Fenómenos aéreos no identificados’, también conocido como ‘Discos voladores’, ‘Platillos voladores’ y ‘Bolas de fuego’, es considerado como un secreto de alto nivel por los oficiales de inteligencia tanto del Ejército como de las Fuerzas Aéreas». El documento del FBI cataloga una lista de incursiones de objetos desconocidos en el espacio aéreo restringido que rodea la instalación de investigación altamente sensible de la Comisión de Energía Atómica en Los Álamos, Nuevo México, durante diciembre de 1948 y principios de 1949.

El memorándum continúa explicando que «los fenómenos no identificados viajan a una velocidad estimada en un mínimo de tres millas por segundo y un máximo de doce millas por segundo, o una velocidad media calculada de siete millas y media por segundo, o 27.000 millas por hora». No hace falta decir que estas velocidades están muy por encima de la capacidad de cualquier avión terrestre del siglo XXI, por no hablar del siglo XX. Aún más llamativas son las afirmaciones del memorándum de que «en dos ocasiones distintas se indicó un cambio vertical definitivo en la trayectoria», y que la apariencia del objeto era «redonda en un punto de luz con un área definida hacia la fuente de luz». Algunas de las luces tenían «forma de diamante», mientras que otras eran «alargadas».

top_secretCabe señalar que este memorándum se produjo en un momento en que el Gobierno de los Estados Unidos insistía ante el público en que los platillos voladores no tenían importancia para la defensa y que todos los OVNIs podían ser explicados como aviones convencionales, alucinaciones, identificaciones erróneas de fenómenos naturales o simplemente engaños. Y sin embargo, como el documento deja claro, entre bastidores, el fenómeno fue considerado de extrema importancia defensiva y de «alto secreto».

Casi cuatro años después, el 2 de diciembre de 1952, otro documento relacionado con los OVNIs fue producido, no por el FBI, sino por la CIA. En un memorándum secreto al Director de la CIA, General Walter Bedell Smith, el Director de Inteligencia Científica de la Agencia, H. Marshall Chadwell, escribió sobre los OVNIs:

En este momento, los informes de los incidentes nos convencen de que está ocurriendo algo que debe ser objeto de atención inmediata….». Los avistamientos de objetos inexplicables a grandes altitudes y los viajes a alta velocidad en las proximidades de las principales instalaciones de defensa de los Estados Unidos son de tal naturaleza que no son atribuibles a fenómenos naturales o a tipos conocidos de vehículos aéreos».

En otras palabras, a falta de otras explicaciones satisfactorias, estos objetos eran, con toda probabilidad, naves inteligentemente controladas que no pertenecían al gobierno de los Estados Unidos, ni presumiblemente a ninguna otra potencia terrestre. Leyendo entre líneas, parece que Chadwell estaba considerando seriamente la posibilidad de que estos objetos fueran de origen no terrestre, pero sabía que no debía declararlo explícitamente en la documentación oficial. Es mejor que estas discusiones se lleven a cabo en una oficina tranquila, cara a cara.

Hasta el día de hoy, a pesar del reconocimiento del Pentágono de su programa de estudio de OVNIs (AATIP), el gobierno de los Estados Unidos sigue siendo reacio a reconocer oficialmente la naturaleza exótica subyacente de los OVNIs (el reconocimiento oficial abre una enorme lata de gusanos). Otros gobiernos, sin embargo, han sido relativamente explícitos sobre el fenómeno y lo están siendo cada vez más con el paso de los años.

Las autoridades sudamericanas en particular han sido especialmente directas con respecto a los encuentros militares con OVNIS. El Coronel Wilson Salgado de la Fuerza Aérea ecuatoriana, en una entrevista para el documental OVNIs en Sudamérica 2010, habló sobre la autoridad directa del Presidente de Ecuador, Rafael Correa: La divulgación ha comenzado:

La información que tenemos disponible -no sólo nuestra, sino también la procedente del extranjero, en particular de los Estados Unidos- me hace confiar en que estamos tratando con…. Objetos Voladores No Identificados. En términos reales, son objetos extraterrestres, y estoy seguro de ello. Compartimos el universo con otros seres.

En febrero de 2012, el Coronel Ariel Sánchez, jefe de la Comisión de Recepción e Investigación de Informes sobre OVNIS de la Fuerza Aérea Uruguaya (conocida como «Cridovni»), le dijo al periodista norteamericano Billy Cox del Sarasota Herald Tribune: «Creo que Uruguay, al igual que Argentina, Chile, Perú, Ecuador y, por supuesto, Brasil, todos han desclasificado sólo la parte más pequeña de sus archivos». Sánchez dijo que la información sobre los OVNIS divulgada hasta ahora por estos gobiernos no es más que «la punta de un enorme iceberg».

Algunas de las declaraciones más notables de los oficiales militares sobre los OVNIs provienen de Francia, un país en el que estos fenómenos han sido investigados activamente a nivel oficial desde 1977. En 1999, el Instituto de Estudios Superiores para la Defensa Nacional (Institute of Higher Studies for National Defence), un grupo de expertos militares, preparó un informe de noventa páginas detallando los resultados de un estudio independiente sobre los OVNIs. El libro blanco, ahora comúnmente conocido como el Informe COMETA, fue compilado por un grupo de trece generales retirados de alto nivel, almirantes y científicos del gobierno (incluyendo al ex jefe de la Fuerza Aérea Táctica Francesa, General Bernard Norlain, y al ex jefe del CNES [el equivalente francés de la NASA]), Andre Lebeau. En el informe se documentaba la existencia de objetos voladores no identificados y sus consecuencias para la seguridad nacional. El Presidente Jacques Chirac y el Primer Ministro Lionel Jospin recibieron copias. El informe concluyó que, para un pequeño porcentaje de avistamientos de OVNIS, la hipótesis extraterrestre era válida. Afirmó que algunos OVNIS representan «máquinas voladoras completamente desconocidas con rendimientos excepcionales que son guiadas por la inteligencia natural o artificial» y señaló que, aunque la hipótesis extraterrestre «no ha sido categóricamente probada…. existen fuertes presunciones a su favor». A continuación, el informe examina en detalle las probables consecuencias del contacto extraterrestre abierto para la política, la ciencia y la religión.

En cuanto a la investigación histórica de los OVNIS del gobierno de los EE.UU., el informe de COMETA afirma:

«Es evidente que el Pentágono ha tenido, y probablemente todavía tiene, el mayor interés en ocultar, de la mejor manera posible, toda esta investigación, que puede, con el tiempo, hacer que Estados Unidos ocupe una posición de gran supremacía sobre los adversarios terrestres, a la vez que le otorga una considerable capacidad de respuesta ante una posible amenaza proveniente del espacio. En este contexto, es imposible que divulguen las fuentes de esta investigación y los objetivos que se persiguen, ya que esto podría señalar inmediatamente a los posibles rivales por las vías más beneficiosas. Los encubrimientos y la desinformación (tanto activa como pasiva) siguen siendo, bajo esta hipótesis, una necesidad absoluta. Por lo tanto, parece natural en la mente de los líderes militares de EE.UU., el secreto debe mantenerse el mayor tiempo posible».

Además de las montones de documentos oficiales y libros blancos académicos que aluden a un origen no terrestre de los OVNIS, también hay muchos oficiales retirados, y en algunos casos en servicio, del gobierno, del ejército y de los servicios de inteligencia, que han testificado públicamente de su propio conocimiento de los OVNIS y/o de las inteligencias que hay detrás de ellos, y del secreto extremo que rodea a estos asuntos. Entre estas personas destacan el ex director de la CIA Roscoe Hillenkoetter; el ex asistente especial del subdirector de la CIA Richard Helms, Víctor Marchetti; el senador Barry Goldwater; el astronauta de Géminis Cnel. Gordon Cooper; el ex jefe del Estado Mayor de Defensa del Reino Unido y presidente del Comité Militar de la OTAN, el almirante de la Flota Lord Hill Norton; el multimillonario financiero Lawrence Rockefeller; el astronauta de Apollo Edgar Mitchell; el ex gobernador de Arizona Fife Symington; y la ministra de Defensa de Japón Shigiru Ishiba.

Y todo esto no quiere decir nada de los literalmente millones de individuos de todas las condiciones sociales y de todos los rincones del mundo que, durante las últimas siete décadas, han reportado haber visto no sólo naves estructuradas diferentes a las que se sabe que han sido construidas por el hombre, sino también, y de manera crucial, entidades no humanas en las cercanías de, y dentro de dichas naves.

Entonces, ¿qué vamos a hacer con todo esto? Es muy posible que nuestra realidad sea drásticamente más extraña de lo que nos han hecho creer, y que ciertas organizaciones -o ciertos individuos dentro de ellas- sean demasiado conscientes de ello. El fenómeno OVNI, sea lo que sea, no muestra signos de desaparecer pronto. De hecho, las principales plataformas de medios de comunicación están ahora más dispuestas que nunca a cubrir el tema de los OVNIS sin las referencias, una vez obligatorias, a Los X-Files y los chismes de usar y tirar acerca de los hombrecitos verdes y las sondas anales. Si los OVNIS alguna vez se convierten en una historia continua de noticias duras, un tema de debate legítimo, ¿cambiará esto el estatus social del creyente en los OVNIS? ¿O, de hecho, la «creencia» finalmente será eliminada de la cuestión de los OVNIS?

Fuente: Robbie Graham – weirddarkness.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

¿Un famoso contactado de OVNIs trabajó en secreto para el Tío Sam?

El 25 de febrero de 2009, una figura legendaria dentro del campo de Contactos – …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *