Inicio / Ciencia y Tecnologia / Todavía no aparece la vida extraterrestre? Eso podría ser una señal de advertencia
aliens sombra extraterrestre

Todavía no aparece la vida extraterrestre? Eso podría ser una señal de advertencia

Apenas se mencionó en los medios de comunicación, pero en junio la Marina de los EE.UU. informó a los miembros del Congreso sobre los OVNIs. El hecho de que vivamos en una cultura en la que esto es sólo una noticia menor me da una pausa; si algún día la vida extraterrestre realmente visita la Tierra, la historia será la menos incluida en la lista de las 10 «Cosas más significativas que han sucedido en la historia de la humanidad».

Para ser justos, el informe fue clasificado, así que en realidad no sabemos lo que le dijeron al Congreso. Pero según una encuesta de 2015, el 56 por ciento de los estadounidenses ya «cree» en los OVNIS, independientemente de lo que los pilotos de la Marina puedan o no haber visto.

Para mucha gente, «OVNI» es sinónimo de extraterrestres, pero vale la pena recordar que literalmente significa «objeto volador no identificado». Un objeto no identificado puede ser casi cualquier cosa, porque… bueno, no está identificado. Uno de nuestros lemas en la ciencia es que «las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias».

Esto no significa que las cosas que suenan a locura nunca son verdaderas; significa que debemos practicar la debida diligencia al pensar en derribar ideas bien entendidas o probadas. Este lema también sugiere que vigilemos la navaja de afeitar de Occam, la idea de que la explicación más simple es la que tiene más probabilidades de ser cierta.

¿Son correctas a veces las ideas ridículamente locas y complejas? Absolutamente. ¿Deberíamos llegar a la conclusión de que están en lo cierto sin descartar más explicaciones de vainilla? Probablemente no. Cuando se trata de OVNIS, podríamos preguntarnos si es más probable que la vida de E.T. exista, que se haya interesado en nosotros, que haya viajado a través del universo, que haya viajado a través de nuestros cielos, y que luego haya desaparecido, o que haya desaparecido, o que aún sea más inverosímil, que se haya estrellado en Roswell, Nuevo México.

¿O es quizás más probable que los aviones militares experimentales o los fenómenos naturales mal entendidos sean responsables de las cosas que vemos en el cielo pero que no podemos identificar?

Sin pruebas «extraordinarias», voy con la segunda opción. Dicho esto, la mayoría de los científicos que conozco (incluyéndome a mí mismo) piensan que encontrar evidencia extraordinaria para la vida E.T. sería uno de los descubrimientos que más cambios de paradigma en toda la historia de la humanidad.

Pero también tenemos que ser conscientes del sesgo de la confirmación: el hecho bien documentado de que cuanto más queremos que algo sea cierto, más probable es que lo creamos, y menos probable es que apliquemos una visión verdaderamente crítica. Pero de hecho, como a menudo les digo a mis estudiantes, cuanto más queremos que algo sea verdad, más críticos tenemos que ser. O como dijo Richard Feynman: «El primer principio es que no debes engañarte a ti mismo, y eres la persona más fácil de engañar.»

En mi opinión, incluso si los objetos voladores no identificados son de origen terrestre, merecen ser comprendidos. Dejando a un lado los engaños, el estudio de objetos genuinamente no identificados podría darnos nuevos conocimientos científicos o proporcionarnos información sobre las amenazas a la seguridad nacional. Sólo porque algo es improbable no significa que no merezca un estudio académico serio. De hecho, yo diría que cuanto más raro es un fenómeno, más perspicacia es probable que nos dé sobre cómo funcionan las cosas.

Desde 1947 ha habido tres (conocidas) investigaciones formales sobre OVNIS: Proyecto Sign (1947-1949), Proyecto Grudge (1949-1951) y Proyecto Blue Book (1952-1969). Como parte del Proyecto Libro Azul, el Comité Condon fue convocado en 1966, incluyendo luminarias como el difunto Carl Sagan, y encargado de llevar a cabo un análisis independiente de los datos disponibles sobre los OVNIs.

Tal vez no sea sorprendente, pero decepcionante para muchos, el comité no encontró que ninguno de los informes sobre OVNIS que examinaron requiriera explicaciones extraordinarias. Sin embargo, es interesante notar que aproximadamente el 6 por ciento de los 10,147 reportes de OVNIs que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos investigó fueron clasificados como «no identificados». Eso sigue siendo más de 600 casos.

De estos casos no identificados, el Comité Condon concluyó que, «la mayoría de los casos así enumerados son simplemente aquellos en los que la información disponible no proporciona una base adecuada para el análisis». Algunos casos, sin embargo, levantaron las cejas. Por ejemplo, el incidente de Lakenheath-Bentwaters, que tuvo lugar en Inglaterra en 1956, involucró tanto a la Fuerza Aérea de Estados Unidos como a la Real Fuerza Aérea.

Sobre este caso, el comité informó, «en conclusión, aunque las explicaciones convencionales o naturales ciertamente no pueden ser descartadas, la probabilidad de que esto ocurra parece baja en este caso y la probabilidad de que al menos un OVNI genuino esté involucrado parece ser bastante alta». ¿Qué es lo que realmente pasó? ¿Quién sabe? Esto fue hace más de 60 años. Nuestra tecnología científica estaba muy por detrás de lo que es ahora. Por otra parte, también lo fue nuestra capacidad para hacer bromas.

Gran parte del problema con casos como el de Lakenheath-Bentwaters es que no son repetibles. Cuando algo sucede sólo una vez y nunca más, es realmente difícil probar nuestras hipótesis-y la base del método científico es que una hipótesis simplemente debe ser comprobable para ser manejada científicamente. Otro famoso ejemplo de un caso no repetido y sin resolver ocurrió en 1977 con la señal «¡Wow!

Una señal de radio de banda estrecha extremadamente fuerte fue detectada por el radiotelescopio Big Ear a casi exactamente la frecuencia de una línea fundamental de transición de hidrógeno (1420.41 MHz), que esperamos que una civilización de E.T. pueda usar para comunicarse.

Avanzando rápidamente 40 años, los astrónomos identifican un cometa desconocido que pasaba por aquí en 1977 y que podría haber dado cuenta de la señal de «¡Wow! ¿Este nuevo descubrimiento descarta un origen E.T.? No. Pero la navaja de Occam sugiere que un cometa que sabemos que existe, y sabemos que podría haber causado la señal, parece un poco más probable.

La vida extraterrestre también estaba sobre la mesa como opción en 1967 cuando Jocelyn Bell Burnell observó pulsos de radio cortos que venían de un lugar fijo en el cielo y se repetían. Debido a que los pulsos se repitieron, fue posible descartar explicaciones convencionales como las estrellas o las emisiones basadas en la Tierra. Como Burnell escribe sobre el potencial de la vida de E.T., «obviamente la idea había cruzado nuestras mentes y no teníamos pruebas de que fuera una emisión de radio totalmente natural».

Con la hipótesis de E.T. todavía sobre la mesa, la fuente de radio fue incluso apodada LGM-1 («Little Green Men 1»). Pero la fuente repitió, y se encontraron más de estas fuentes de radio repetidas, y se pudieron probar hipótesis. ¿Cuáles eran las señales de estos misterios? Burnell había descubierto púlsares, restos extraordinariamente densos y giratorios de supernovas. Si bien se descartó el origen de vida de las señales por parte de un T.E., el descubrimiento de los púlsares ha sido de tal importancia para entender nuestro universo que han dado como resultado dos Premios Nobel.

Admitiré que nuestras repetidas fallas en la detección de señales de extraterrestres es deprimente. Una de las razones por las que esto me afecta es por algo llamado «La paradoja de Fermi». En pocas palabras, dadas algunas suposiciones básicas sobre la vida, uno podría concluir razonablemente que nuestra galaxia debería estar repleta de ella. Así que como Enrico Fermi preguntó: «¿Dónde están?»

Hay tres categorías principales de soluciones: Primero, la vida podría ser muy, muy, muy difícil de poner en marcha. Nuestra muy limitada evidencia en la Tierra sugiere que esto no es así; la vida surgió en nuestro planeta casi tan pronto como pudo haberlo hecho. Pero un punto de datos singular no es suficiente. En este momento no podemos descartar que estemos completamente solos en nuestra galaxia, si no en todo el cosmos. Eso es deprimente.

La segunda clase de explicaciones sugiere que existe, de hecho, vida extraterrestre, pero no la hemos detectado. Eso puede ser porque todavía no hemos buscado mucho, o porque no estamos buscando en la dirección correcta, o porque no quieren que los veamos. Dada la edad del universo y de nuestra galaxia, si la vida no es súper difícil de emerger, es estadísticamente más probable que seamos bebés cósmicos.

En este contexto, es probable que la vida extraterrestre sea millones de años más avanzada tecnológicamente que la nuestra. Pensando en lo lejos que ha llegado nuestra tecnología en los últimos 100 años, es insondable pensar de lo que podríamos ser capaces en un millón. Si sobrevivimos tanto tiempo. Si la vida en E.T. es millones de años más avanzada que nosotros, y no quieren que sepamos de ellos, estoy bastante seguro de que no sabríamos de ellos.

Luego está el tercer conjunto de soluciones a la paradoja de Fermi. Estos van en la línea de lo siguiente: La vida se ha formado y evolucionado en otros lugares. Tal vez muchas veces. Pero no existe ahora. Hay muchas formas en que el universo podría matarnos, por ejemplo, un gran impacto de asteroide. Sin embargo, si estuviéramos lo suficientemente avanzados tecnológicamente, nos daría una oportunidad de luchar.

O podríamos matarnos a nosotros mismos. Aquí es donde la Paradoja de Fermi se vuelve realmente deprimente. Estamos en nuestra adolescencia tecnológica, es decir, somos lo suficientemente inteligentes como para destruirnos a nosotros mismos, pero quizá no lo suficientemente inteligentes como para no hacerlo. Podría ser que cualquier civilización que se convierta en lo suficientemente avanzada tecnológicamente esté condenada a destruirse a sí misma.

Por el momento, por lo que sabemos, somos la única vida sensible capaz de tratar de entender el universo. Si la cagamos, no parece que nadie vaya a venir a salvarnos. Espero que la vida extraterrestre esté ahí fuera, millones de años más avanzada, y esperando a que crezcamos antes de que venga a visitarnos. Y espero que ese titular llegue a la primera plana por encima del pliegue.

Fuente: Kelsey Johnson – scientificamerican.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

alien planets

Podría haber 36 civilizaciones alienígenas inteligentes en la Vía Láctea, según un estudio

Un estudio ha descubierto que puede haber más de 30 civilizaciones alienígenas inteligentes viviendo en …

One comment

  1. Mario Alberto Casillas Ochoa

    El estudio de OVNIS, no debe ser tachado como algo absurdo; la ciencia debe tratar de estudiar un caso y de hallar una explicación lógica, es cierto que muchos fenómenos pueden ser explicados como meteoros, algún fenómeno astronómico o con una explicación lógica y racional; pero en dado caso que se presentará un acontecimiento que pareciera no tener explicación debe usarse el método científico y juntar y reunir todas las evidencias para poder formular una hipótesis sobre un suceso, y en caso de que algún suceso no pudiera explicarse con las herramientas científicas, dar el beneficio de la duda; quizá se trate de algún fenómeno natural no explicado por la ciencia actual; o quizás; ese suceso, se trate de algo, que es real y que no podemos descartar, solo porque no tenemos las herramientas científicas, para dar una explicación racional a un fenómeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *