Inicio / Encuentros Cercanos / Un «Encuentro con los demonios» en la meseta de Cussac
Cussac ovni

Un «Encuentro con los demonios» en la meseta de Cussac

Un encuentro en las tierras altas francesas una mañana del verano de 1967 no sólo atrajo la atención de los investigadores de OVNIS, sino también, por un tiempo, de los medios de comunicación nacionales franceses. Aunque los dos testigos eran sólo niños, algo que muchos escépticos señalarían como razón para dudar de sus afirmaciones, cada uno contaría la misma historia una y otra vez sin variaciones. De hecho, a lo largo de los años siguientes, dejaron a muchos investigadores de OVNIS que hablaron directamente con ellos sin ninguna duda sobre su autenticidad.

Además, los dos niños, junto con sus otros hermanos, eran bien conocidos y queridos en la ciudad donde vivían. Más aún, su padre era el alcalde en servicio de Cussac en el momento del avistamiento. Estaba tan convencido de la autenticidad de los relatos de los niños que se puso inmediatamente en contacto con la policía, independientemente de la publicidad adversa que pudiera generar. Tal acción por parte de alguien que se encuentra en una posición pública potencialmente precaria es quizás un testimonio de cuán genuino creía que era el encuentro.

Como veremos más adelante, varios otros avistamientos similares ocurrieron en Francia más o menos al mismo tiempo que el incidente de Cussac. Todos con detalles similares de extrañas figuras vestidas de negro u oscuro, y/o de extrañas esferas brillantes en el cielo.

Temprano por la mañana en la meseta de Cussac

Eran alrededor de las 8 de la mañana del 29 de agosto de 1967, en la meseta del Cantal, en el municipio francés de Cussac. François, de 13 años, y su hermana de 9 años, Anne-Marie, junto con el perro de la familia, Medor, estaban pastoreando diez vacas a través del campo abierto durante la mañana. Era un día cálido y despejado, pero debido a su elevación, una niebla abrazó el suelo durante un tiempo. Y el viento, cuando soplaba, picaba.

Para pasar el tiempo, los hermanos jugaban a las cartas y hablaban, al tiempo que vigilaban el rebaño familiar. Alrededor de las 10:30 de la mañana, François notó que varias de las vacas intentaban cruzar un muro bajo que conducía a la tierra de un vecino. Rápidamente se levantó, dando órdenes a Medor para que reuniera a la manada y la trajera de vuelta de la muralla.

Mientras hacía esto, sin embargo, notó cuatro figuras pequeñas en un campo adyacente. Creía que eran niños, aunque su vista estaba oscurecida por un seto al borde del campo. Se subió a unas grandes piedras para ver sobre el seto y ver mejor. Cuando lo hizo, sin embargo, se quedó aún más perplejo en cuanto a quiénes eran estos misteriosos «niños». Todos ellos vestían ropas extrañas y negras que tenían una » apariencia de seda » para ellos. Extrañamente, y un poco desconcertante para él, no podía distinguir ningún tipo de rasgos faciales en absoluto. Calculaba que medían unos tres pies de altura, aunque dos de ellos eran claramente más pequeños que eso. Describía sus cabezas como de tamaño normal, aunque sus extremidades eran más largas de lo normal.

Mientras seguía observando al grupo, se dio cuenta de que recogían «muestras» del suelo.

Flotando en la esfera

Aunque François ya estaba seguro de que estas extrañas criaturas no eran niños, Anne-Marie, posiblemente debido a su corta edad, todavía lo era mucho. Tanto que de repente gritó: «¿Quieres jugar con nosotros?» Tan pronto como la pregunta fue respondida, las cuatro criaturas, que ahora se daban cuenta de que estaban siendo observadas, se zambulleron detrás del seto cercano y se pusieron a cubierto.

Junto al misterioso grupo había una brillante «esfera» que ahora era visible para los dos espectadores. El brillo de esta esfera era tal que ni François ni Anne-Marie podían mirarla directamente durante mucho tiempo.

Entonces, para su asombro, una de las extrañas figuras saltó al aire, manteniendo su altura como si tuviera un cohete invisible en la espalda. Flotó sobre la brillante esfera y luego se metió de cabeza en ella y desapareció. Otra figura hizo lo mismo, al igual que una tercera.

Entonces, la única figura que quedaba, con la esfera empezando a levantarse del suelo, pareció concentrarse en el suelo como si estuviera recogiendo algo. François notó que parecía ser un dispositivo parecido a un espejo que él había visto sostener antes. Con el objeto brillante en la mano, la cuarta figura cogió la esfera, que ahora se movía en espiral, y se sumergió en ella como las otras tres.

Mientras el globo luminoso seguía elevándose, ahora a unos 15 metros del suelo, un suave «silbido» emanaba de él. Al mismo tiempo, un fuerte olor a Azufre golpeó ambas fosas nasales. Medor ladró ansiosamente y el rebaño estaba cada vez más inquieto.

Informes oficiales y atención de los medios de comunicación

Los dos niños estaban divididos entre la necesidad de acorralar al ganado agitado y la de observar la brillante esfera, que ahora aumentaba en velocidad a medida que se alejaba de ellos hacia el cielo. En treinta segundos había desaparecido de su vista.

Los dos niños recogieron rápidamente el ganado y lo devolvieron a la granja familiar. Su padre, el alcalde de Cussac, notó inmediatamente el estado de agitación de Medor y la manada. Así como la aparente conmoción y confusión de sus hijos. Le hablaban de los «demonios» que se alejaban flotando en la brillante esfera. En respuesta, se pondría en contacto con la policía local, a la que por cierto conocía y con la que se llevaba muy bien. Llegaban alrededor de las 4 de la tarde, varias horas después del encuentro de esa mañana.

Ellos, con los niños y su padre, iban a la escena del avistamiento. El olor a azufre seguía siendo fuerte. También había una mancha amarillenta de césped cerca del seto donde los niños afirmaban haber visto al grupo. Medía alrededor de 15 pies de ancho.

La policía registraba el incidente con sus superiores. En última instancia, aparecería en los periódicos locales y luego nacionales franceses. Sin embargo, aún no se ha explicado.

Un Caso «Significativo e Importante»!

Varios investigadores de OVNIs examinarían el incidente durante la siguiente década. Y aunque hay muy pocas dudas sobre la autenticidad de los dos testigos, para algunos queda la duda de si el incidente es un encuentro cercano extraterrestre genuino. Por cierto, y en honor a los niños, no han variado ni una sola vez en su relato del incidente. Que hayan sido testigos de algo es bastante aparente.

Cuando los investigadores de OVNIS, Joel Mesnard y Claude Pavy, visitaron a los niños varias semanas después, los entrevistaron por separado. También habían hecho a propósito las mismas preguntas de diferentes maneras para comprobar la autenticidad de sus relatos. Cada uno dijo la misma versión, y ninguno de los dos se contradijo a sí mismo o al otro. Mesnard y Pavy declararían su creencia en el relato de los niños. Y además, que el «significado e importancia» del caso no debe ser descartado.

Si bien su edad, además de ser los únicos testigos, lleva a algunos a poner en duda los detalles del incidente, durante la investigación inicial del caso apareció un testigo que lo corroboró. Un «policía rural», que aunque no se encontraba en el lugar de los hechos, decía oír «un extraño silbido» cerca de la zona del avistamiento más o menos al mismo tiempo que los niños decían que había ocurrido el incidente.

Francia, como muchos otros países, tiene una historia particularmente larga de avistamientos de OVNIS. Varios de los cuales tendrían lugar en 1967.

¿Qué estaba pasando en Francia en 1967?

Ya sea que exista o no una conexión con el incidente de Cussac, en 1967 se produjeron varios encuentros interesantes con OVNIS. Por ejemplo, en agosto, en Roanne, hacia las 23 horas, un testigo denunciaba a una «figura humanoide oscura» fuera de su propiedad. Mientras seguían observando, esta figura se acercó a un «disco oscuro» que flotaba en el borde de un bosque cercano.

Sólo el mes anterior, el 17 de julio, en Arc-sous-Cicon, varios niños fueron testigos de extrañas criaturas «con estómagos salientes» y «vestidos con trajes negros». Además dirían que se movían muy rápido «sin tocar el suelo». Cuando las extrañas figuras desaparecían, los niños descubrían un «círculo de hierba quemada» donde estaban parados. Aún más intrigante, un trabajador agrícola había sido testigo de estas extrañas criaturas durante dos días consecutivos. Los días 14 y 15 de julio, con motivo del avistamiento de los niños.

Aunque se desconoce la fecha exacta, aparte de la de 1967 en Seine et Marne, un agricultor fue testigo de una nave en forma de platillo que flotaba silenciosamente sobre su tierra. Según su informe, en la parte superior de la embarcación había una «cúpula transparente». A través de esto, pudo ver varias figuras pequeñas vestidas con ropa azul oscuro.

La tarde del 6 de enero de 1967, unos ocho meses antes del encuentro de Cussac, hacia las 23 horas en el Aveyron, se vieron «seis esferas luminosas» sobrevolando la ciudad. Aún más extraño, un «rayo de luz» emergió de la parte inferior de una de las extrañas naves que llegaban al suelo. Según el testigo, dentro de esta extraña columna de luz había una figura humanoide.

Fuente: Marcus Lowth – www.ufoinsight.com

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Colabora con ProyectoSigno

Le puede interesar

Val Johnson

El extraño e intrigante caso de Val Johnson

Un incidente de Marshall Country, Minnesota, en agosto de 1979, todavía se habla de él …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *