Inicio / Encuentros Cercanos / Una extraña abducción alienígena en Japón
Yoshihiro Fujiwara
Dibujos de Yoshihiro Fujiwara de los extraterrestres que vio en 1974.

Una extraña abducción alienígena en Japón

Uno de los relatos más extraños de abducción extraterrestre que existe comenzó en la madrugada del 6 de abril de 1974, en la remota ciudad agrícola de Kitami, en Hokkaido, Japón. Esta oscura mañana, un granjero llamado Yoshihiro Fujiwara estaba profundamente dormido en su cama cuando fue sacado de sus sueños por el repentino golpeteo de alguien en su puerta y su perro ladrando y aullando afuera. Teniendo en cuenta que la suya era una granja bastante aislada en medio de la nada, era extraño recibir visitas a las 3 de la madrugada, y al principio Fujiwara, bastante molesto, pensó que eran sólo unos niños que estaban jugando. No habría habido ninguna razón en esta pequeña y segura aldea para pensar que era otra cosa, y se dirigió a la puerta para abriéndola a una vista que le cambiaría para siempre. Y así comenzaría uno de los informes de encuentros extraterrestres más extraños y controvertidos que Japón haya visto jamás.

Allí, en la fría oscuridad de la madrugada, había un pequeñín de un metro de alto vestido con un traje de una sola pieza que parecía hecho de vinilo transparente, y la cosa en sí misma era sólo un poco humanoide, pareciéndose a lo que el testigo llamaría más tarde una combinación de «estrella de mar y humano», «con cuatro apéndices en forma de tentáculo, una cabeza bulbosa que recuerda a un pulpo vestido con un casco azul, ojos inclinados y un extraño juego de fosas nasales en forma de V, todo ello cubierto con piel de sapo moteada, marrón y viscosa, con aspecto de sapo, y descansaba sobre dos de sus extremidades parecidas a un pecíolo y sus redondeados nódulos como si fueran los de sus patas». Era completamente silencioso e inmóvil, excepto por su extraño casco cónico, que tenía una antena que sobresalía de él, lo que generaba una visible carga eléctrica que zumbaba en el aire de forma ominosa.

El asustado granjero y este anómalo ser permanecieron allí durante varios momentos simplemente mirándose fijamente, quizás cada uno tan sorprendido como el otro, antes de que ese extraño momento congelado en el tiempo fuera destrozado por un repentino movimiento de la criatura mientras movía uno de sus tentáculos para que apuntase hacia arriba y apuntara hacia el cielo. A esto le siguió un rayo de luz cegadora que lo bañó todo, generando un calor profundo que hizo que el asustado granjero volviera a entrar en su casa y cerrara la puerta de golpe. Una rápida mirada al exterior mostró que la brillante luz de color naranja emanaba de una nave iluminada que medía alrededor de 26 pies de ancho y que aparentemente disparaba rayos de luz naranja.

Si Fujiwara pensó que estaba a salvo simplemente mirando por la ventana a esta extraña vista, estaba equivocado, ya que de repente sintió que sus pies eran empujados hacia delante por alguna fuerza inexplicable. Al principio fue simplemente arrastrado por el suelo, para su asombro, pero luego supuestamente comenzó a flotar, antes de ser finalmente levitado completamente del suelo para salir volando por la ventana y dirigirse hacia el inescrutable disco flotante con sus centelleantes rayos de luz. Fue arrastrado cada vez más rápido hacia el objeto, aparentemente en un rumbo de colisión, pero en lugar de chocar contra su lado metálico, se encontró a sí mismo siendo arrastrado a través de sus paredes para ser arrojado al suelo de la embarcación.

Un dibujo de Yoshihiro Fujiwara del OVNI que vio y más tarde entró.

El interior de la embarcación se describía como azul brillante, con algún tipo de escritura en las paredes que el granjero no podía comprender y todo ello recubierto de un olor repugnante que le hacía sentir mareado. Fue entonces cuando dos criaturas idénticas a la que lo había asustado en la puerta se le acercaron para decirle telepáticamente: «No hay peligro». Prometemos liberarte en tu casa». Tan pacífico como sonaba esto, las dos entidades, sin embargo, hicieron que lo agarraran y lo sostuvieran con fuerza, sobre lo cual Fujiwara sintió que el miedo lo dejaba y su instinto de supervivencia se apoderó de él, arrancando y corriendo a través de una escotilla abierta para ir corriendo y brincar a través de una apertura, que afortunadamente estaba a unos 3 metros por debajo.

Fujiwara reconoció vagamente que estaba a unos 2 kilómetros de donde se había ido, y corrió alocadamente hacia la casa de una persona que conocía en la zona, que le dejó entrar. Era en su casa donde se daría cuenta de que había pasado una hora entera, aunque a él le parecía que habían pasado unos instantes desde que fue llevado a bordo de la extraña embarcación por sus extraños habitantes octopoides. Aunque la experiencia había sido desconcertante y no un poco aterradora, Fujiwara se sintió al menos aliviado de que todo hubiera terminado, y en silencio regresó a su casa para tratar de encontrar alguna manera de superar lo que acababa de ocurrir. Poco sabía en ese momento que aún no había terminado.

La noche siguiente, Fujiwara estaba sentado solo en su casa, sin duda sus pensamientos volviendo a esos extraños enanos de tentáculos y su nave de otro mundo, cuando repentinamente fue vencido por un agudo dolor que le atravesaba las orejas y las puntas de los dedos. Se sintió aturdido, y por alguna razón sus manos tomaron vida propia y empezaron a garabatear extrañas letras en un trozo de papel por voluntad propia. Todo esto fue seguido por una voz que reverberaba a través de su cráneo, la cual le ordenó: «Cuando el disco aterrice en la montaña, vendrás y abordarás por ti mismo», la cual fue acompañada por una potente visión de la zona a la que ellos querían que viniera, y que le dejó resplandeciente en su mente. Después el dolor se fue abruptamente, dejando a Fujiwara allí sacudido y con jeroglíficos extraños grabados en papel por su mano, pero cuyo significado desconocía.

El granjero tomó el encargo de la voz por la cercana montaña Nikoro, y aunque todavía estaba asustado por su terrible experiencia, sintió la compulsión de ir allí para ver qué pasaba. Para ello, recogió algunas provisiones y dos compañeros que se le unieron y partieron, inseguros de lo que les esperaba en aquella solitaria cima. Aparentemente, Fujiwara se dirigió solo a la zona que había visto en su visión, donde esperaba la misma nave con forma de disco luminoso y abordó sin oponerse a la misma. Una vez a bordo, los alienígenas supuestamente lo llevaron en un vuelo al espacio, volando alrededor de la luna y alrededor de la tierra dos veces, todo ello en el espacio de una hora. Cuando regresaron de su vertiginoso viaje, el granjero perdió el conocimiento, tras lo cual, al parecer, lo dejaron tirado en la ladera de la montaña para que sus amigos lo encontraran.

Esto no fue el final de todo, ya que Fujiwara afirmaba que el último viaje le había dejado con extraños poderes telequinéticos que le permitían mover objetos y doblar cucharas, y fue invitado telepáticamente a otra excursión el 13 de abril de 1974. Esta vez los seres extraños lo llevaron en un viaje que dio la vuelta al planeta Júpiter, así como a la luna de Saturno, Titán, donde una de las criaturas supuestamente saldría a recuperar una roca de la superficie como recuerdo para él.

Esta misteriosa roca se convertiría en una roca bastante controvertida. Fue enviada a los científicos para su análisis, pero volvió como una de las muchas rocas comunes de una cueva de Kitami, lo que trajo una buena cantidad de burlas sobre Fujiwara y su asombrosa historia. Mientras tanto, el granjero comenzaría a dirigirse a sí mismo como el representante terrenal de la «Unión de Llamadas Espaciales de Invocación», y afirmaba que sus poderes telepáticos aumentaban exponencialmente, permitiéndole levitar objetos, predecir catástrofes e incluso teletransportarse a través de vastas distancias, de las que diría:

Puedo teletransportarme a una estrella a 250 millones de años luz en 6 minutos. Mi papel es retrasar desastres naturales como terremotos y erupciones.

También afirmaba que podía viajar dentro de la tierra para detener las erupciones volcánicas y juntar las placas tectónicas para prevenir terremotos. Todo es totalmente extraño por decir lo menos, pero un investigador japonés de OVNIS llamado Ninichi Arai ha ofrecido evidencia de que había algo de esto cuando descubrió que varios otros locales que no conocían a Fujiwara también reportaron haber visto extrañas luces en los cielos durante el mismo período de tiempo, y hubo otros que afirmaron haber sido testigos de primera mano de los poderes mentales del granjero, corroborando de alguna manera sus extrañas historias. ¿Hay algo en este relato o Fujiwara es una persona perturbada y un testigo poco fiable? Es difícil saberlo con seguridad, pero es un viaje salvaje de todos modos, y va a demostrar que los relatos de abducción alienígena pueden ser verdaderamente surrealistas.

Fuente: Brent Swancer – mysteriousuniverse.org

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. proyectosigno.com distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

Le puede interesar

George Adamski

George Adamski se hizo famoso al compartir sus fotos de OVNIs y encuentros con extraterrestres

George Adamski afirmó haber conversado con los venusianos usando gestos con las manos y telepatía …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *